Nos visitan del mundo

martes, 3 de agosto de 2021

Del foro de Maganna y Tomb, ForoNuevo

 Luis González de Alba escribió:

La psicología social mexicana tiene un magnífico tema de investigación en nuestra identificación con los vencidos y no con los vencedores, siendo hijos de ambos. Decimos que “ellos”, los españoles, llegaron y “nos” conquistaron. ¿Por qué nos llamamos conquistados si también somos conquistadores? ¿No tenemos ojos de todos los colores y pieles de todas las tonalidades? ¿No nos llamamos Carlos, Miguel, Antonio, María, Carmen? Nos apellidamos González, López, Payán, Cárdenas, Aguilar, Toledo, Segovia, Cortés. La idílica y tonta visión que tenemos del imperio azteca la pensamos en español y cuando insultamos a España la insultamos en español. Un pueblo urgido de psicoanálisis éste, donde, a pesar de tanto indigenismo, los indios no pueden ni levantarse en armas sin que un güerito se lleve los reflectores: fatalidad digna de estudio.

Ciertamente en México hay un rechazo contra la conquista y ciertamente hay un sentimiento de agravio por la misma. Pero aclaro mi posición antes de continuar. No todos, ni siquiera la mayoría de los mexicanos acoge esa tesis, una tesis indigenista que ciertamente promovió el Estado nacional. Pero no todo en el Estado nacional es indigenismo. La plaza donde fue capturado Luis González De Alba se llama plaza de las tres culturas, juzguen en la foto:

Las tres culturas, indígena, española y actual. Contrariamente a lo que ha venido exponiendo la ignorancia de los adversarios de la leyenda negra, en México los historiadores mexicanos no sostienen la leyenda negra.


González De Alba desconoce los procesos identitarios que son complejos, como algunos foristas acá a pesar de que se los describen los niegan. No Cataluña no existe, dicen, los catalanes no son una nación y una identidad propia. He insistido que no entienden que esa actitud fue la que hechó a patadas a los españoles y no precisamente el "trauma" de la conquista.


El indigenismo no surgió entre los indígenas sino entre los criollos. ¿Curioso no! Se acentuó no en el siglo XVI sino en el siglo XVII y se acentuó como efecto de las reformas borbonicas. Aquí  @EL POSTIGUET tendrá tema amplio. Como sabemos la ilustración penetró España por Francia y posteriormente a sus virreinatos. Los españoles del siglo XVII y sobre todo los ilustrados alegaron la inferioridad de los nativos, incluyendo a los criollos. Esa actitud de no son nada, los españoles somos todos fue la que provocó la reacción, no el sentimiento de la conquista. El sentimiento contra la conquista es una construcción del siglo XX.


Pues bien a ese no son nada hubo dos respuestas. Una teológica y otra ilustrada. La teológica se centra en el patronazgo de la virgen de Guadalupe. SI la madre de Dios se apareció en el Tepeyac, Dios considera a los mexicanos sus hijos y por extensión a los americanos. Si somos hijos de Dios, todos los hijos de Dios somos iguales.  Entonces los españoles no nos hicieron ningún favor al venir y evangelizarnos, en todo caso en este momento todos somos cristianos. No sé si entienden este argumento, sobre todo para los oídos del siglo XVII en una sociedad inhundada por la religión.


La respuesta ilustrada la dieron los jesuitas. Así como algunos españoles se la han pasado diciendo aquí que los indígenas venidos del medieovo mexicano eran bárbaros, se postulaba que los barbaros que llegaron en el siglo XVI eran civilizados. El error de españoles hispanistas y de mexicanos indigenistas, es que ni los españoles de hoy son los conquistadores, aunque algunos foristas se lo creen, ni los mexicanos hoy son los indígenas mesoamericanos. Si partimos de esa realidad resolvemos la ecuación. Hoy México no se reconoce indígena, el discurso nacional es el mestizaje. Hay sectores de mexicanos que siguen con la necedad de la conquista, como hay españoles que siguen con la necedad de ser civilizadores. Afortunadamente ni en México, ni en España predominan estos especímenes.


Al psicoanálisis de González De ALba le faltó la hispanidad en España, es decir el revivir su complejo de superioridad. Lo cierto es que en este debate, México es distinto y España es distinta y hay mucho de la cultura española en México y mucho de la cultura mexicana en España. ¿No es curioso que se agarren de las etimologías nahuas, un ejercicio muy lúdico como pueden ver en los primeros mensajes para volver a sus toxicidades y sus odios. Odian, se ha visto, todo lo que no son ellos mismos. Donde hay diversidad, como en México, el racismo está muy acotado. Es curioso que los racistas españoles nos hable de la discriminación a los indígenas cuando odian a los catalanes. Yo diré son la misma calaña unos y otros. Ellos serían los que discriminarían a los indígenas en México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario