Nos visitan del mundo

sábado, 15 de julio de 2017

El trabajo de Sisifo

El trabajo de Sisifo

 Existen personas que no reconocen sus errores. Entonces tienen la alegoría del trabajo de Sisifo. Cada vez que quieres involucrarlos en una responsabilidad te contestan que no perderán el tiempo, que no desean hacerlo, que no les interesa. Pero eso si, a la hora de evaluar los resultados les encanta la invocación del verbo hubiera. Hubiera sido mejor esto, hubiera sido mejor aquello, yo les dije de antemano, no previnieron a pesar de que yo les dije.

El caso es no reconocer errores. 

Estos casos se dan entre las personas que son arrogantes y narcisitas. Por lo regular parasitan, viven del trabajo de los demás, pero les encanta adornarse con los resultados cuando estos son buenos o critcar deslindándose cuando los resultados son malos.

Es el trabajo de Sísifo, porque es un bucle, un cuento de nunca acabar. No se comprometen, pero tienen la habilidad de decir que se hicieron mal las cosas porque no se previó. En realidad trabajar, llevar a cabo es siempre un riesgo que conlleva errores, eludir la responsabilidad de los errores es no meterse hasta que el trabajo esta terminado o cuando los acontecimientos dieron resultados, entonces sí hay que regresas como evaluadores.

Programa que terminó en la corrupción.

 En una dependencia, un programa de inervención para que los alumnos se titularan terminó con el manejo de una mujer que recababa fondos fuera de la dependencia de manera no oficial y se quedaba con el dinero. Esta persona se aprovechó todo lo que pudo y quién en su momento la nombró, la criticaba, pero omitió siempre convenientemente que la había nombrado.

Obsrucción a los titulados con un criterio de doble ciego.

Este mecanismo obstruyó, retrasó durante años la titulación de muchos egresados en una institución de enseñanza superior. Pero a la hora de reconocer que este engendro lo habían puesto durante la administración bajo su responsabilidad, como si los trabajos terminales de los egresados fueran papers de CONACYT, se eludía la responsabilidad diciendo que este problema se había producido porque habían cambiando deshonestamente el reglamento. En realidad la operación era la misma.

Un convenio que es una vergüenza.

 Teniendo derecho a la intervención y a la gestión por Ley, se firma un convenio para ser observador. ¿Ahora que se dirá?