Nos visitan del mundo

viernes, 2 de octubre de 2020

El futuro de la Escuela Nacional de Antropología e Historia

Un movimiento que se decanta y el futuro próximo

La escuela va regresando paulatinamente a la normalidad. La suspensión de actividades por el COVID-19 enfrió un ambiente envenenado que se derivó de la acción política equivocada y de confrontación. Existen muchas señales de que la convivencia debe ser diferente y el debilitamiento de la ajena trajo consigo la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente. Esto se manifiesta en la reorganización de nuevas fuerzas que no siguen el hilo que impuso el asambleísmo y sustitucionismo de las fuerzas que actuaron. Una parte muy importante de la comunidad rechaza la confrontación y sólo una parte persiste en pretender hablar en nombre de la comunidad. Si bien ajena, amena, canuta y colmena persistirán, pues son fuerzas que expresan sectores, ya no son los únicos. 

Asociación estudiantil y Fuerza INAH

Desde el paro estudiantil la exclusión sistemática, el mayoriteo empujó a otros sectores a la reagrupación fuera de la asamblea buscando independencia de los grupos activistas existentes. Estas fuerzas emergentes se organizaron en aquellas licenciaturas donde la Ajena no era fuerte. Sectores de Arqueología, los estudiantes de Historia y Etnohistoria, así como estudiantes en el posgrado. El ataque intolerante, la descalificación y el intento de subordinar a la asamblea sólo trajo el ánimo de organizarse de manera independiente. 

Historia y Etnohistoria, los ejes de una defensa

Las asambleas de Historia y de Etnohistoria no hicieron eco al parismo total de la asamblea, estos sectores que formaban parte de la misma asamblea, se organizaron exteriormente como asambleas de disciplina. La inmadurez de los activistas de la Asamblea y los profesores que los alentaron lo único que provocó fue la fractura de estos sectores que ya no se sintieron representados. Epítetos como esquiroles a quienes solicitaban el paro activo como modalidad fue una actitud inmadura y muy poco democrática, cuasi estalinista que comenzó a manifestarse en un maniqueísmo político en el que nada que no fuese la asamblea era válido. Las agresiones contra la comunidad de Historia, por ejemplo precipitó un cierre de filas de la licenciatura contra los estudiantes de social y de etnología que después ya no pudieron recuperar una confianza que se perdió. 

De esta pérdida de confianza siguió la decisión de agrupar en organizaciones independientes a los estudiantes que se no sólo ya no apoyaron a quiénes se auto erigieron en una asamblea cada vez más inexistente, menos mayoritaria, para convertirse al final en una minoría que se enfrentaba a grupos que por lo menos tenían el mismo trabajo que ellos. Calumnias, insultos fueron una expresión de la incapacidad de los "dirigentes" de la asamblea para agrupar a quiénes dejaron de comulgar con ellos. 

El papel de Paro Activo en el medio estudiantil

Paro Activo fue un grupo creado por los estudiantes de últimos semestres de Historia. Había en sus creadores y administradores personas muy inteligentes y creativas que encontraron en este grupo de Facebook que aún existe el medio de salir del control que la página de la Asamblea General ejercía o bien su subsidiaria como Asamblea General de Etnología. Era de entrada la expresión de los estudiantes de la licenciatura de Historia que rechazaban la intolerancia y los descalificativos de los dirigentes de los otros dos grupos. 

La página fue una necesidad y se convirtió en el real interlocutor de la Asamblea General en la medida en que fue perdiendo fuerza. En lugar de entrar en un debate de universitarios, los miembros de la Asamblea se fueron a los insultos y a la aparición de ataques en páginas de memes. La dinámica se transformó de un debate en el que se dirimía la dirección de un movimiento, en una práctica de denuestos agarrando parejo a todos los estudiantes de la licenciatura. La respuesta, propia del nivel estudiantil fue la aparición de páginas de memes de las que nadie puede sentirse orgullosos. En lugar de debate, las páginas de memes se convirtieron en un intercambio de insultos. 

No obstante esa dinámica, Paro Activo si tuvo respuestas muy inteligentes y con argumentos a la dinámica que comenzó a deteriorar el ambiente. 

La recuperación de la Asociación de Estudiantes de la ENAH

Estudiantes de diferentes licenciaturas y sobre todo de Historia y Etnohistoria decidieron revivir la Asociación de alumnos de la ENAH, como un medio de expresión organizada. Recuperando la vieja idea de la Sociedad que había existido en la ENAH, los alumnos siguieron la conformación e estructuras políticas independientes que mostraron a la comunidad que la ajena no era la única fuerza organizada y que existían puntos de vista diferentes. La irrupción en la vida política de la Asociación fue un contrapeso al intento de monopolizar y hablar en nombre de la comunidad estudiantil. 

Fuerza estudiantil la diversidad se impone

En la licenciatura de Etnohistoria hubo su propio intento que más tarde cristalizó en Fuerza INAH, un organismo cuyo interés central fue la recuperación de la defensa del INAH de la baja presupuestal que la institución aplica en contra de la materia de trabajo. A partir de la Pandemia, el INAH vio recortado su presupuesto de investigación en un 75% y los estudiantes decidieron crear una fuerza independiente que enfocara dicha lucha. 

La comunidad estudiantil de etnología y de antropología social no puede suponer que ellos representan a todos los puntos de vista de la escuela. Las nuevas fuerzas también tienen derecho a ser escuchadas y retan la vocación democrática de una comunidad que no puede pensarse como un monolito. Ser antropólogos implica empezar a reconocer la diversidad de puntos de vista. 

Los HSM del SNDTSC

Durante años, la Coalición de profesores de asignatura fue la fuerza emergente que trató de sindicalizar a los profesores eventuales, a los profesores HSM. El problema de la Coalición es que está atrapada por una fuerza, los colmenos o miembros del PC de M que persiguen un objetivo para el que carecen de correlación de fuerzas y que legalmente es totalmente inviable. 
Mal asesorados legalmente, los miembros de la Coalición suponen que pueden lograr la basificación con fundamento en el artículo 6° de la Ley Federal de Trabajadores al Servicio del Estado que supone que los trabajadores con funciones sustantivas son trabajadores de base tras laborar 6 meses en la dependencia. Interpretan mal el reglamento interno de admisión del INAH, el RAEPCEO suponiendo que sus funciones son como profesores de asignatura, y de allí el equívoco del nombre de su sindicato. La Ley es muy clara, la función de docencia para ser de base requiere el ingreso por examen, y ese examen es de oposición. El RAEPCEO contempla a los profesores de asignatura, pero no existen plazas de asignatura, sino contratos HSM por banco de horas. Al apostar por la basificación, jurídicamente su maximalismo no tiene la menor posibilidad como mostró su fracaso en la mesa de dignificación laboral. 

La acción funesta del canutismo en el SNDTSC

Una parte de los profesores investigadores mayoritariamente de la ENAH apostaron por el sindicato nacional en lugar de por los sindicatos gremiales. A pesar de que ello es sin duda un acierto, la mayoría de ellos carecía de una experiencia sólida en el sindicalismo. No sabían realmente cómo funcionaba el sindicato y pronto aparecieron posiciones liquidacionistas y erróneas que terminaron por inmovilizar a la sección por dos años. Se apoderaron de la asamblea pero no supieron que hacer con ella. Las asambleas fueron sustituidas por reuniones no legales, descafeinadas de sindicalismo, pro patronales y haciendo el juego al charrismo sindical de Francisco Galván. La minoría, se reagrupó en el bloque minoritario de Investigadores democráticos que a pesar de su número mantuvieron actividades sindicales apoyando al Comité Ejecutivo Sectorial democrático y el proyecto de un sindicalismo nacional. 

La recuperación de la sección de Académicos en el SND

La acción destructiva del llamado grupo de los 10, jugando con el charrismo sindical y apoyando al galvanismo que finalmente abandonó el SNDTSC terminó con su propia salida cuando las fuerzas democráticas derrotaron a los charros y se impusieron con la mayoría del democrático. La destrucción del canutismo hizo evidente que el debilitamiento de los investigadores en el nacional impidiera que se pudiese atraer a más investigadores al mismo. Fue en ese momento que por pláticas con profesores HSM que ya no veían a la Coalición como una alternativa, buscaron al nacional democrático. Los Académicos que sobrevivimos al charrismo, decidimos dar un paso histórico. Permitir por primera vez que el sindicato titular y mayoritario de las CGT permitiese la afiliación de este sector muy vulnerable, los profesores HSM de la ENAH. Se preparó el proyecto y se presentó a finales de 2018 al Congreso Nacional Sectorial del INAH para aprobar la admisión de los profesores. La mayoría del sindicato nacional apoyó a los profesores, con lo que hoy ya forman parte del SNDTSC. 

Para la ENAH, así como existe una diversidad estudiantil, la Coalición dejó de ser la única agrupación que representa a los trabajadores. Hoy la visión del Sindicato Nacional está presente en la defensa y en la demanda de creación de plazas de asignatura a concurso. Ya no existe sólo una voz entre los HSM y si la defensa de un sindicato nacional que es el mayoritario. 

Tiempos completos de la ENAH

Los tiempos completos han sido un sector vilipendiado por la mala estrategia tóxica de los colmenos en la Coalición de desprestigiar a nuestros investigadores para tratar de lucrar con las plazas de los mismos. Descalificar a lo mejor que tenemos por grupos de profesores eventuales ha sido una de las peores estrategias que ha dañado profundamente el respeto y la imagen de profesores que tienen una gran calidad. 
Durante la huelga de 2018 los profesores de tiempo completo fueron un contrapeso importante al maximalismo político de una asamblea que tenía que ser matizada y a la vez reforzada en las demandas. La llamada a intervenir en el proceso por parte de la Dirección del INAH volvió a reunir a los investigadores para encarar la crisis que la escuela enfrentaba en 2018 y de nuevo en 2020. Grupos importantes de profesores regresaron a la escena política de nuevo para tratar de desatorar la crisis, mediar con el INAH y encauzar demandas que no tenían sustento a objetivos más realistas y necesarios para la ENAH. El ímpetu estudiantil, necesario, pero a la vez con poca dirección permitió la recuperación de órganos colegiados y de gobierno de la escuela como responsables de la conducción de nuestra institución. No obstante la irresponsabilidad de algunos profesores, oportunistas, protagónicos, el Consejo Técnico y el Consejo Académico regresaron a ser los órganos colegiados donde está presente todo la escuela y no sólo un grupo.Encauzar, refrescar el Consejo es una de las tareas de la ENAH. 

Un encuentro pendiente de diálogo y la falta de convocatoria

Los tiempos completos tienen pendiente una gran reunión que fue encargada al Dr. Saúl Millán para tener una encerrona entre los que tienen una gran responsabilidad para reforzar y definir el futuro de la escuela de antropología más antigua de América Latina. Si bien los estudiantes tienen que intervenir, la huelga de 2018 demostró que debe existir una división institucional del trabajo en esta responsabilidad. Hay capacidades diferentes, los estudiantes en lo que les corresponde, los trabajadores también y desde luego los investigadores. Todos somos necesarios.

Administración actual de la ENAH

Topete sin duda fue el candidato independiente. Muchos sectores incluso contrapuestos votamos por él. Carga en sus espaldas una loza muy pesada que consiste en conciliar sectores que se polarizaron durante la huelga de 2018. No ha habido aún cicatrización de enconos y ha sido amortiguar los golpes, lo más difícil de su administración. No se puede estar con ios con Dios y con el demonio, la sombra del dicho de que quién a dos amos sirve, a ambos queda mal es la propia sombra de su administración.
La necesidad de restaurar el tejido social y recuperar el colectivo académico que se encuentra muy dividido. Las fuerzas del alacranismo, si bien están divididas, están aún activas y no desaprovechan cualquier oportunidad para saltar al escenario de nuevo. Una comunidad que esta atomizada, dificilmente tiene la capacidad de aislar a estas minorías ruidosas, a menos que se sienta una amenaza general.

Pluralidad no es clientelismo

Un encuentro general que garantice el debate y el consenso, es algo difícil. El llamado Congreso Reconstituyente es una construcción de la Ajena en la que siguen participando sectores que confían en ese diálogo. El temor a la Ajena y a la Amena aún pesan a la hora de pensar dos veces en alternativas diferentes.
La debacle de la escuela parece no tener salida desde las fuerzas internas. Y es que la intervención externa es importante. Mientras la agenda de la Amena sea su red, las necesidades internas serán subordinadas a estas concepciones francamente destructivas. La ajena por su parte ahora responde a la agenda del GAR y el trotskismo de las MTS y el CSR. Su principal problema es su visión activista y su falta de programa a mediano plazo. 
La salida, quizás es que aumente la participación no sólo de nuevas fuerzas, sino que la comunidad se involucre de una manera académica, eso pudiera suceder con las reformas que se vienen en la educación superior.

La Reforma que viene de fuera

El Congreso creará la Ley Federal de Educación Superior en México, que regirá el futuro de las Universidades Públicas y privadas en México. La iniciativa de MORENA proviene de su Secretario de Educación, Esteban Moctezuma quién obviamente quiere imponer una Ley que favorezca al grupo de Salinas Pliego y las educación privada.

También viene otra iniciativa que promueve la diputación del Partido del Trabajo que pretende consolidad la educación pública y otorgar más fuerza a las escuelas y organización académica. La presión política extraparlamentaria, de sectores sociales que demandemos un cambio profundo en las escuelas será decisivo en el futuro de la ENAH, la ENCRyM y la EAHNM. Y no sólo, se juega también el destino de las escuelas del INBAL.

Quienes se sienten diputados en un Congreso "Reconstituyente" están ya fuera de combate. Como se había anticipado con la formulación de la Ley Reglamentaria del INAH, la discusión de la educación pública pasó al terreno de la acción parlamentaria y de la formulación de leyes. Así como las fuerzas confundidas de la ENAH promueven mítines a Hacienda, en la dirección del SAT. La coyuntura política los hace llegar tarde de nuevo en las propuestas de la ley. El activista es como el toro que embiste el pañuelo rojo que tiene enfrente. No entiende los tinglados del sistema político mexicano y el régimen, porque confunde al gobierno con el Estado. Para el estudiante intermedio de Antropología o Etnología, el movilizarse contra el gobierno pierde la perspectiva del funcionamiento del régimen político y la función de la creación de leyes dentro del mismo. Son o bien peones de grupos políticos activistas o bien peones de agendas que ni ellas mismas comprenden en redes donde no se ve el cabildeo de la derecha nacional.

Así como el abogado de social no entiende nada de leyes, pues confundía quién emitía un reglamento del INAH con el parlamento. Sólo quienes tienen claro lo que se viene estarán en la representación del debate que como hemos dicho han llegado muy tarde. 

Esto nos dice que las comunidades deberían dejar la explicación a quienes tienen la capacidad y aislar a los "licenciados" que sólo hablan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario