Nos visitan del mundo

domingo, 25 de abril de 2010

Bancarrota del Programa de la Derecha mexicana en el proyecto de Nación.

Bancarrota de Programas políticos en México.(1)

PRI 1982

Cuando en 1982 José López Portillo lloraba pidiendo perdón a los pobres de México tras nacionalizar la Banca mexicana, el programa desarrollista del Partido Revolucionario Institucional PRI tocaba a su fin.

El Estado como regulador y factor de equilibrio no era suficiente para detener la caída del ciclo económico de la sociedad industrial mexicana. El sector emergente dentro del PRI logró reconstituir una corriente crítica desde arriba y desde adentro comenzaron a desplazar al nacionalismo revolucionario que había mantenido desde 1952 una senda de crecimiento promedio del 6 % anual.

Presidente José López Portillo, a su derecha la actual dirigente del PRI Beatriz Paredes Rangel.

El agravamiento de la crisis económica se produjo por errores e insuficiencias en el esquema de acumulación de capital. El gobierno no se había atrevido a cambiar la política agraria haciendo dinámico al campo y convirtiendo su desarrollo a las necesidades del país. El proteccionismo económico no había establecido un plan de desregulación parcial que fortaleciese a las empresas que habían crecido bajo el invernadero desarrollista. La clase política mexicana había sido incapaz de cobrar impuestos a los altos empresarios mexicanos y en lugar de con ello re canalizar ingresos para el desarrollo; se dedicaron a cobrar impuestos indirectos vía el aumento del déficit fiscal, la deuda externa y la inflación. El "boom" petrolero provocó una última etapa de crecimiento económico basado en la petrolización.

La nacionalización de la banca y el control de cambios fue el último esfuerzo desesperado de una clase política partidaria de la regulación y el fin de un programa político nacional desarrollista entró en quiebra.

PRI en 1986-1988

De forma emergente los empresarios establecieron un pacto nacional con la clase política para adecuar la política económica del Estado a los marcos desregulatorios y a la liberalización. La estrategia de Miguel de la Madrid consistió en fortalecer la liberación del mercado mediante su diversificación. Des nacionalizó la banca, abrió la regulación al ingresar al Acuerdo Arancelario de Tarifas de Comercio GATT y con ello al reinsertar a la economía mexicana a la dinámica de cambio del exterior, propia del reaganismo trató inútilmente de relanzar la economía.

A pesar de ello, la lentitud con la que el país llegó al GATT y el proteccionismo, con el mercado norteamericano, provocaron que los primeros planes neoliberales resultaran un fracaso evidente.

Las recesiones de 1983, 1986 y 1987 sólo pudieron ser controladas por políticas regulatorias. Estas políticas consistieron el planes de "shock" económicos basados en la concertación de los sectores económicos: Control de sindicatos y acuerdo con las cámaras empresariales.

Sin embargo, en 1986 el desplazamiento de los cuadros nacionalistas revolucionarios del partido hegemónico, el PRI, precipitaron ese año la ruptura de un grupo importante de militantes priístas encabezados por Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano. Paralelamente la izquierda mexicana había venido creciendo al amparo de la reforma política de 1978 que legalizó al Partido Comunista Mexicano y las consecutivas fusiones que fortalecieron electoralmente a la izquierda en el Partido Socialista Unificado de México y finalmente al Partido Mexicano Socalista.

La última recesión de 1987 fue provocada por el desgaste de una tibia neo-liberalización y por la pérdida de legitimidad política que el PRI tendría al profundizarse la crisis económica en la llamada "Década Perdida".(1982-1992) El resultado de este proceso fue el fortalecimiento del neocardenismo y la contienda electoral reñida de 1988. 88 fue el año en que se fortaleció la izquierda nacional que conformó años más tarde el Partido de la Revolución Democrática PRD.

La distribución tripartita de los votos electorales en el naciente neo cardenismo del PRD (fusión nacionalistas revolucionarios-izquierda), el PRI neoliberal y el PAN, colocó al PRI en una situación de des legitimidad al ser acusado de llegar fraudulentamente a la presidencia de 1988.

La recuperación del control fue un golpe de timón en el PRI al subordinar violentamente a los sectores internos* y al virar la política de apertura hacia el PAN.**

1992-1994 Reforma Neoliberal en México

Con Carlos Salinas de Gortari, un hijo de la clase política posrevolucionaria, economista egresado de Harvard se inaugura el nuevo modelo de flexibilización económica del país. Al carecer de una política de ingresos fiscales adecuados, el gobierno vendió los activos nacionales que había mantenido el Estado, inició una política de apertura económica basada en la reforma de la ley de inversiones extranjeras. Al carecer de un esquema sustentable de ahorro interno, se desmontó la política de fomento del Estado y en su lugar se priorizó la inversión extranjera directa como el factor principal de la inversión. Salinas en su esquema de equilibrio económico procuraba atraer capitales de todo tipo, desregulando el proteccionismo al trabajo y a los salarios, para abaratar los costos de los inversionistas y atraer flujos de capital tanto especulativo como productivo.

Carlos Salinas de Gortari con Diego Fernández de Cevallos, PRI y PAN en alianza.

En alianza con el PAN, Salinas logró realizar las privatizaciones siempre beneficiando a los sectores amigables al gobierno. Telecomunicaciones, Televisoras, empresas comercializadoras, empresas productivas del gobierno fueron rematadas a transnacionales. El esfuerzo neoliberal se coronó con el acuerdo arancelario con Estados Unidos y Canadá (TLCAN - NAFTA) que pondría la inversión y los flujos de mercancías al mercado internacional en el centro de la estrategia.

El flujo de capitales mantuvo un crecimiento moderado en la economía después de una década de falta de desarrollo e inestabilidad económica. El periodo salinista fue la apoteosis del neoliberalismo mexicano. Por un lado aumentó la tasa de crecimiento económico y por el otro generó programas de regulación para paliar la pobreza.

Índice de la Actividad industrial de México entre 1980 y 2009.

El salinismo comenzó a hacer agua al final de su periodo (1988-1994) sobre todo por los problemas políticos que trajo consigo.*** La concierta cesión con el PAN valió al PRI mantener el control y renovar el gobierno usando una campaña de miedo contra los levantamientos y con la sospechosa disminución de la campaña panista y su candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos.

1995-2000 Fin de la hegemonía priísta en el gobierno.

El error de diciembre de 1995 provocó la peor caída económica de la década y las bases estructurales para el estancamiento económico.

Una política económica basada en el flujo de inversiones extranjeras pone al país en una situación de gran vulnerabilidad económica. Esto quedó de manifiesto cuando un error del ministro de Hacienda, Jaime Serra Puche, quiso manipular a los actores económicos previniéndolos de una eminente devaluación. Los inversionistas mexicanos dolarizaron sus divisas, sin que los inversionistas extranjeros, principalmente norteamericanos, pudieran hacerlo, lo que no sólo les provocó pérdidas y desventajas. La reacción fue la salida masiva de capital, primero especulativo y posteriormente productivo.

El último gobierno priísta del Dr. Ernesto Zedillo de Yale, tuvo una recesión del -6 % de caída en el PIB mexicano. Esta recesión tiene efectos importantes que aún hoy se evalúan.

Ernesto Zadillo, último presidente priísta.

Zedllo aceptó todas las condiciones que impuso el gobierno de Clinton, como elevar artificialmente las tasas de intereses nacionales y aceptar un crédito a corto plazo con altísimas tasas de interés. Los inversionistas norteamericanos no sólo recuperaron en un excelente negocio sus capitales, sino que elevaron de forma inmoral ganancia, con la complacencia del gobierno de Zedillo. La elevación de las tasas de interés de manera artificial propició la quiebra de miles de deudores hipotecarios, de créditos al consumo de bienes inmediatos y de consumo duradero, terminó también con la quiebra bancaria en México y con un rescate a los bancos en el que les regalaron miles de millones de dólares a costa del erario. El Fondo para el rescate bancario, conocido como FOBARPOA fue el regalo más descarado del gobierno a empresarios privados, mientras miles de deudores perdían su patrimonio. Aún hoy en Estados Unidos, el rescate bancario fue a cambio de acciones que el gobierno adquirió a cambio de deuda, en México, el gobierno simplemente se los regaló.

La movilización social y política contra el gobierno, la eventual alianza de los sectores progresistas presionaron al PRI dentro del Congreso Nacional para ceder en una reforma política que incluía la ciudadanización de los órganos electorales. El PRI no sólo perdió la mayoría parlamentaria, se vio obligado a ceder la reforma política. Por primera vez en 1997 la oposición ganó los suficientes escaños para la Reforma, también por primera vez tuvieron que ser reconocidos los triunfos de la izquierda en la Ciudad de México, en Michoacán, Zacatecas y otros Estados. La pluralización y la ciudadanización electoral hizo pensar a los mexicanos en la posibilidad de la alternancia en el poder para el año 2000.

En la siguiente entrega analizaremos el fracaso del gobierno mexicano de derecha en el proyecto de nación.

----------------------------------

* Salinas encarceló a los dirigentes petroleros, el sindicato más poderoso hasta ese momento por haber apoyado una política en contra del candidato presidencial del PRI. Con ello devolvió la obediencia al Presidente.

** El gobierno golpeo continuamente la puerta a la izquierda desconociéndole todos los triunfos electorales, en cambio al Partido Acción Nacional le permitió mediante negociaciones reconocer algunos triunfos como gubernaturas, a estas negociaciones se les conoce en México como concierta cesiones.

*** El levantamiento neo zapatista de 1994 trajo a cuenta el problema de la aparición de una guerrilla en las zonas indígenas en los altos de Chiapas, en un periodo ventajoso para la guerrilla dado el fin de la guerra fría y la distensión entre este-oeste. El asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del PRI y luego de José Francisco Ruiz Massieu, ex-yerno del Presidente hacía aparecer todo como que ellos mismos se estaban asesinando.