Nos visitan del mundo

domingo, 16 de enero de 2011

Derecho a no creer en Dios.


Recientemente, hace pocos años, se han venido constituyendo grupos de no creyentes. A diferencia de las Iglesias, los no creyentes son redes más parecidas a los primeros cristianos que la organización de Iglesias propiamente dichas. Al principio fueron o bien atacados virulentamente por creyentes o bien se trató de re evangelizarlos. Los ateos son personas que simplemente dejaron de creer en Dios y se apoyan en sus propias convicciones para no hacerlo.

En México son actualmente, poco más del 3.5 % de la población, son pocos, pero son varios millones ya. Provienen de al menos dos vertientes. La política y la escéptica de la ciencia.

Los políticos o bien son liberales o provienen de alguna de las variantes del socialismo contemporáneo.

Los escépticos provienen del pensamiento científico y del punto de vista en el que asumen que el universo no fue creado por nadie o que alguien lo mueve.

Así como la Iglesia católica re emprende un proceso de evangelización, llamada la Nueva Evangelización, dónde se pretende debatir socialmente el "falso laicismo", los ateos se posiciónan a favor de la defensa del Estado Laico, del derecho de las personas a no creer en ningún Dios o seguir los preceptos de una religión. Los ateos se coordinan porque sólo pueden hallarse en un estado de cosas de tolerancia. Su principal amenaza proviene en muchos casos de los creyentes.

Como minoría han aprendido a tolerar a las religiones, las creencias de los demás, pero en el presente, también exigen su reconocimiento como un sector que tiene derecho a ser respetado y reconocido como tal.

Las declaraciones del Papa Benedicto XVI en el sentido de que el mundo esta muy mal por el crecimiento del ateísmo, encontró hoy respuesta de los grupos ateos que lo llamaron a respetar las no creencias de los demás. Un ateo, no es pues, una persona sin ética, es simple y llanamente una persona no creyente.

Por eso en algunos países europeos han emprendido campañas de promoción de sus ideas. "Es probable que Dios no exista" "No es importante, lo importante es que disfrutes tu vida..."
Algunos de estos ateos fueron bautizados o reconocidos como miembros de una Iglesia determinada. Sus padres creyentes, los iniciaron en el rito familiar, sin embargo con los años, ellos decidieron no creer en Dios.
El derecho a la apostasía, es el derecho de cualquiera a pedir el retiro oficial de ser considerados miembros de una Iglesia, porque fueron bautizados por sus padres. Las campañas por la apostasía de los Ateos es parte de este movimiento que aunque es pequeño, crece entre los no creyentes.
La convivencia entre creyentes y no creyentes depende del establecimiento de una cultura democrática de respeto a las ideas y las opiniones.
Así como nadie puede ser perseguido y estigmatizado por su derecho a creer en una religión, nadie puede serlo por negarse a aceptar la existencia de un Dios.
La aparición de los grupos Ateos no es motivo de la perdición de la humanidad, por el contrario es la constatación de su desarrollo. El que el hombre haya alcanzado la idea de un mundo sin dioses, obedece al desarrollo de su consciencia como hombre. Una gran cantidad de pensadores importantes y que aportaron conocimientos para la humanidad son ateos. La ausencia de religión no es la ausencia del compromiso de los hombres en relación con el resto de la humanidad. Su ética no se basa en el castigo, sino en la consciencia de que dependemos de nosotros mismos.
Así como el poder de la Iglesia, consiguió un programa como el que conduce O'Farril dónde se habla del "derecho de creer", una sociedad tolerante tendría un programa dónde los ateos puedan expresar libremente sus ideas.