Nos visitan del mundo

sábado, 3 de agosto de 2013

Pablo Neruda, el más grande poeta del siglo XX

Pablo Neruda, el más grande poeta del siglo XX.

El maestro de mi maestro, Dámaso Alonso decía esto. No se ha valorado, pero la poesía de Neruda es la más importante en el habla hispana. Hoy no valorada porque Neruda cuyo nombre verdadero es Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto tenía una concepción marxista y por lo tanto a mucha de la intelectualidad reaccionaria latinoamericana, que vive de las burguesías locales o internacionales, les molesta que se mezcle arte y política. Tan terrenal y tan mundana que no merece ser objeto de la atención de quienes creen que el idealismo literario es lo más puro y menos contaminados. Me decía un filósofo recientemente que es curioso que los que claman más por el idealismo y el mundo ideal fuera del mundo material sean los que posean los mayores bienes materiales y los gocen, mientras que los materialistas, sean los que padezcan mayor miseria.
 
Pasemos a uno de los poemas de Veinte poemas de amor y una canción desesperada.
 
Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.
Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros
y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.
Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia!
Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!
Cuerpo de mujer mía, persistirá en tu gracia.
Mi sed, mi ansia sin limite, mi camino indeciso!
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
y la fatiga sigue, y el dolor infinito.
 
La poesía que me impactó especialmente fue la de la Guerra civil española, recuerdos de adolescencia cuando el club coral de la Preparatoria 6 presentaba en el teatro los poemas selectos de la Guerra Civil. Neruda, Machado, Miguel Hernández, la poesía me rondaba y escuchaba emocionado la declamación de mis compañeros de la Prepa, en los momentos en que 5 vascos eran condenados a morir a garrote vil, mientras que los jóvenes de mi país nos manifestábamos por las calles, poesía y ganar la calle, era algo que no estaba separado.
 
Preguntaréis: Y dónde están las lilas?
Y la metafísica cubierta de amapolas?
Y la lluvia que a menudo golpeaba
sus palabras llenándolas
de agujeros y pájaros?

Os voy a contar todo lo que me pasa.
Yo vivía en un barrio
de Madrid, con campanas,
con relojes, con árboles.

Desde allí se veía
el rostro seco de Castilla
como un océano de cuero.
Mi casa era llamada
la casa de las flores, porque por todas partes
estallaban geranios: era
una bella casa
con perros y chiquillos.
Raúl, te acuerdas?
Te acuerdas, Rafael?
Federico, te acuerdas
debajo de la tierra,
te acuerdas de mi casa con balcones en donde
la luz de junio ahogaba flores en tu boca?
Hermano, hermano!
Todo
eran grandes voces, sal de mercaderías,
aglomeraciones de pan palpitante,
mercados de mi barrio de Argüelles con su estatua
como un tintero pálido entre las merluzas:
el aceite llegaba a las cucharas,
un profundo latido
de pies y manos llenaba las calles,
metros, litros, esencia
aguda de la vida,
pescados hacinados,
contextura de techos con sol frío en el cual
la flecha se fatiga,

delirante marfil fino de las patatas,
tomates repetidos hasta el mar.

 
.
Y una mañana todo estaba ardiendo,
y una mañana las hogueras
salían de la tierra
devorando seres,
y desde entonces fuego,
pólvora desde entonces,
y desde entonces sangre.
Bandidos con aviones y con moros,
bandidos con sortijas y duquesas,
bandidos con frailes negros bendiciendo
venían por el cielo a matar niños,
y por las calles la sangre de los niños
corría simplemente, como sangre de niños.

Chacales que el chacal rechazaría,
piedras que el cardo seco mordería escupiendo,
víboras que las víboras odiaran!

Frente a vosotros he visto la sangre
de España levantarse
para ahogaros en una sola ola
de orgullo y de cuchillos!

Generales
traidores:
mirad mi casa muerta,
mirad España rota:
pero de cada casa muerta sale metal ardiendo
en vez de flores,
pero de cada hueco de España
sale España,
pero de cada niño muerto sale un fusil con ojos,
pero de cada crimen nacen balas
que os hallar un día el sitio
del corazón.
Preguntaréis por qué su poesía
no nos habla del sueño, de las hojas,
de los grandes volcanes de su país natal?

Venid a ver la sangre por las calles,
venid a ver
la sangre por las calles,
por las calles!