Nos visitan del mundo

domingo, 21 de febrero de 2010

Curso de metodología a la ideología de una "empresaria" asalariada

Ideología.

Ideología es un término muy manoseado al menos en México. Significa en el sentido común las ideas que la gente tiene. Por ello hablan de mi ideología, las ideologías políticas. Se refiere a mis ideas, a las ideas políticas de las personas. Qué simple ¿No?

Aunque es válido la construir neologismos, ¿para qué decir mi ideología en lugar de mis ideas políticas? Los conceptos deben significar, pienso yo algo más que las palabras. Pero así los usa toda la gente común y las propias fábricas de publicidad del sistema.

El origen del concepto ideología, tiene entre otras fuentes el de la Ideología alemana de Karl Marx. La famosa "metáfora" de que vemos el mundo como en una lente de manera invertida.

En realidad el concepto Ideología tiene un significado más complejo que el de las ideas políticas de cada quién. La ideología como el texto de origen lo postula, se construye en la discusión en el seno de la filosofía hegeliana del siglo XIX. Para los dialécticos, la percepción del mundo no es consciencia. Llegar a la consciencia consiste en construir mediaciones, un esfuerzo que supone superar el mundo aparencial, inmediato, engañoso, para arribar a la construcción de la verdad en torno al mundo.

Esto quiere decir que los hombres no construyen el conocimiento y la consciencia del mundo por mera apreciación, sino fundamentalmente por una inter-relación de praxis con el mundo. De Hegel a Gadamer, el hombre va aproximándose a la comprensión del mundo, en la medida en que logra construir una teoría sólida y una acción pragmática. Por esta razón, para Hegel existen Figuras de la consciencia, comprensiones del mundo inacabadas, unas más completas que las otras.

Por lo tanto, frente al mundo que postula "las ideas de cada quién", el pensamiento de Marx contestaría desde el siglo XIX:

"...no se parte de lo que los hombres dicen, se representan o se imaginan, ni tampoco del hombre predicado, pensado, representado o imaginado, para llegar, arrancando de aquí, al hombre de carne y hueso; se parte del real, se expone también el desarrollo de los reflejos ideológicos y los ecos de ese proceso de vida. También las formaciones nebulosas que se condensan en el cerebro de los hombres son sublimaciones necesarias de su proceso material de vida, proceso empíricamente registrable y sujeto a condiciones materiales."

Constatando empíricamente.

En la plática con mi amiga clase mediera, comencé a escuchar toda esa cantaleta anti lopezobradorismo que he escuchado a Nómada en el foro. Contraria al PRD, el principal des calificativo contra la izquierda electoral mexicana es que era priísta y el continuo slogan panista de que López Obrador era un dictador al estilo de Chávez.

Pregunté, pues la pregunta es la operación básica del pensamiento, en qué se basaba para decir que López Obrador aún era priísta y me contestó con la siguiente fábula.

Un grupo de reformadores entre los que estaba Luis Donaldo Colosio buscaban hacer reformas y cambios al mundo, frente a priístas tradicionales. Del lado de Colosio estaban los más jóvenes y del lado de los tradicionales estaban los viejos como Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador. La oposición a las reformas del PRI, terminaron fracturando al PRI y se salieron los tradicionalistas, mataron a Colosio. Gente tradicionalista como Cárdenas se salieron porque no encajaban ya y no obtenía puestos.

Lo primero que anoté fue que en esta construcción había un anacronismo. Puesto que Cárdenas y Muñoz Ledo habían abandonado al PRI en 1986 con la corriente democratizadora y que esta corriente fuera del PRI había formado el Frente Democrático Nacional FDN en 1988 para contender por la presidencia contra la candidatura del PRI; la de Carlos Salinas De Gortari. Mientras que Luis Donaldo Colosio habría de contender en 1994, es decir 6 años más tarde. López Obrador no era priísta en 1989, cuando formaron junto con la izquierda electoral mexicana el Partido de la Revolución Democrática.

Cuando anotaba la segunda idea, que era que debíamos preguntarnos por que tanto el PRI era el PRI nacionalista revolucionario y el PRD un partido sociademócrata. Mi amiga perdió la calma y comenzó a sentenciar una serie de cosas con tal excitación que mejor tranquilizamos la charla y cambiamos de tema. Me dijo que ella había estudiado en una Universidad católica de Holanda, que entendía que el liberalismo era una opción, que la empresa era la opción para el mundo, que ella se sentía empresaria y que López Obrador sería otro Chávez.

Interpelé simplemente que cuáles eran los parámetros para revisar las ideas de una política del futuro que no había ocurrido. Pregunté cuáles eran los indicios personales que ella tenía para calificarlo de autoritario. El amigo de un amigo, mi conocido, mi hermano, etc. Es decir ninguna evidencia clara, puros imaginarios.

Queda claro que el pensamiento panista clase mediero no requiere evidencias, construye sus dichos, su representación de la realidad sobre la base de emociones, rumores, sentimientos y la construcción desde ideas preconcebidas. Lo peor de todo es que mi amiga enseña metodología de la investigación a sus alumnos.

Me decía con tanta certeza que los empresarios eran la alternativa, cuando se olvidaba que ella era una asalariada con un sueldo muy precario, desprotegida de los más elementales derechos, sin prestaciones y condenada a la pobreza porque carecerá de pensión a la hora que tenga que jubilarse. También me hablaba de la fe, de Dios y de que el país mejoraría si todos mejorábamos individualmente nuestro trabajo.

Respeto sus ideas, pero lamento esa percepción sumamente equivocada de la realidad. La realidad terminará tarde o temprano destruyendo su percepción, a su edad será demasiado tarde. La clase media resiste a entender su realidad como trabajadores.