Nos visitan del mundo

sábado, 20 de febrero de 2010

La "empresaria" asalariada

A mis compañeros profesores de universidades privadas.
En días recientes me reuní con una antigua compañera de escuela para platicar los viejos tiempos. Estuvimos en un café de una conocida cadena de restaurantes en mi país.
Mi amiga es profesora de una universidad privada, de estas que han crecido como hongos bajo el amparo de la nueva política de educación del gobierno y el cobijo de la Dirección General de Escuelas Incorporadas y Reconocimiento de Estudios conocida por las siglas DGIRE de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Como el gobierno tiene la política de que la educación media no debe estar vinculada a la educación superior, como en el pasado fue así, ahora los rechazados de universidades públicas se canalizan con media beca a Universidades privadas. Es más una estrategia de favorecer con subsidio público a empresas, que el de resolver la educación de cientos de miles de estudiantes que se quedan sin escuela.
Las condiciones laborales de esas escuelas son una pequeña muestra de la forma como el gobierno viola las leyes en nuestro país con la total complacencia tanto de la Secretaria de Hacienda, como de la Secretaría del Trabajo.

La Ley laboral en México determina un contrato de planta a aquellos que sean la base de un proceso productivo y  dicta que tienen que recibir las prestaciones marcadas por ley. Las condiciones que marcan la ley es que ese trabajo sea subordinado e indispensable para que la empresa pueda operar. ¿Qué produce una "Universidad" privada? Educación ¿no es así? ¿Cuáles son los elementos indispensables en el proceso de educación? Maestros y alumnos, evidentemente. Los maestros son el centro del proceso laboral de una universidad privada, eso es incuestionable. Sin embargo el gobierno conservador de México brinda proteccionismo económico a las empresas privadas garantizando la precarización del trabajo de sus maestros.
Pues bien, en México con la complicidad del gobierno federal, las Universidades privadas no contratan a sus profesores bajo el contrato de trabajador asalariado, porque de lo contrario deberían darle aguinaldo, seguro médico, vacaciones pagadas y reparto de las utilidades de la empresa, entre otras cosas. Basados en una marrullería, los contratan como "profesionistas independientes", es decir como si contrataran a un médico dueño de su consultorio, o a un ingeniero de una consultoria o un abogado de un despacho. De esta forma no se obtiene un contrato laboral, sino un contrato civil. El problema de esta contratación es que es violatoria de la ley del trabajo mexicana y evade los impuestos que existen o existían como el impuesto sobre nóminas que las empresas deben pagar. Además con ello, muchos profesores no son incluidos en el esquema del Instituto Mexicano del Seguro Social, no les pagan las vacaciones, no reciben aguinaldo, los tratan de calmar con dizque bonos de gratificación que no son equivalentes al aguinaldo anual y tampoco les dan el reparto de utilidades que calman con otros bonos de "gratificación".

A cambio las Universidades privadas se vuelven muy rentables, pues en una universidad privada promedio, mientras a toda su planta de profesores les pagan alrededor de 2,600 pesos mexicanos mensuales por grupo, a los estudiantes les cobraría 92,000 pesos mensuales. Lo que les permite distribuir pocas cantidades en mantenimiento de instalaciones, personal administrativo y de limpieza. Las universidades cambian la relación de 92,000/2,600 atiborrando los grupos, si elevan a 50 cada grupo, entonces la relación será de 115,000/2,600. Esta es la explicación de porqué las universidades privadas han tenido una expansión impresionante en México en los últimos años.
No platicaré aquí las diferencias entre este tipo de educación privada en comparación con la pública, yo he laborado en ambos sistemas y los conozco muy bien, desde las que se dicen de prestigio como las que se conocen en México como marca patito.
Pues bien mi amiga sobrevive en una de estas universidades privadas con un sueldo que no es difícil de adivinar si tiene 4 grupos. A 100 pesos la hora x 4 horas semanales x 4 semanas x 4 grupos tenemos un sueldo mensual de 6,400 pesos mexicanos al mes (Unos 367 euros al mes a 17.55 pesos por euro) (o bien 496 dólares mensuales a un tipo de cambio de 12.90 pesos x dólar) Y eso si esta en el estándar pues si percibe 70 pesos por la hora su panorama es francamente desolador.
La primera parte de la plática versó sobre el abuso de estas universidades que obligan a los maestros a acudir para no hacer nada, tan sólo que por ese medio justifican su no pago de vacaciones.
Les platico esta situación para mostrarles el sustento material de una ideología "empresarial" en sectores de la clase media mexicana. No asimilan la de pauperización, lo curioso es que mi amiga imparte para esa universidad metodología de la investigación a sus alumnos, me detendré en partes de la plática porque señalan un diagnóstico claro de lo que esta ocurriendo en muchas personas en este sector en México.
(Continuará)