Nos visitan del mundo

sábado, 6 de agosto de 2011

Sicilia, el PAN y otras cosas...

Y si no fuera una mala señal los besos y los abrazos a políticos connotados del PRI y el PAN en nuestro país, el reconocimiento al movimiento de Javier Sicilia como la "sociedad civil" con la que se instalarían mesas de discusión, recorre un mal presagio.

El PAN hará lo que sea para aliarse con quién sea, con tal de que el PRI no llegue o no llegue tan fortalecido a Los pinos. Lo primero es el deseo más acariciado por el PAN ante su fracaso evidente en el gobierno y el hartazgo de la población. Lo segundo es el PLAN B, si no continúa el PAN en el poder, tener la correlación para al menos tener fuerza para proteger sus cotos de poder ganados hasta hoy.

La tragedia la provocó, como todos sabemos el PAN y sus gobiernos, ellos sacaron al ejército a las calles, ellos compraron las armas del Plan Mérida para el Ejército, ellos son los que han solapado a los desaparecidos de todo tipo, incluyendo la reaparición del secuestro y la muerte por motivos políticos. Bajo un excelente escenario, una cortina de humo, los que desaparecen políticamente sólo se suman a los que se atribuyen al narcotráfico.

La Iglesia católica mexicana impulsa hace tiempo las marchas por la paz y ha puesto a trabajar a sus militantes de "izquierda" apostándo que el ataque al PRI es una buena estrategia para que el PAN no llegue tan debilitado a la contienda. Se trata de seguir la estrategia del PAN, "todos los políticos son malos" y por lo tanto dejarle a los votos duros de los partidos el trabajito de definir el resultado de las contiendas.

A esta estrategia se unen muchos sectores de la Iglesia. Su agenda es impedir con facilidad la llegada del PRI y apuestan la permanencia del PAN en el poder. El discurso de satanización a la izquierda no cambia, ahora parece investirse del reclamo de las víctimas de la guerra de Calderón. Los norteamericanos han dado varias señales de querer desestabilizar al país. En el operativo "Rápido y Furioso" las agencias de seguridad norteamericanas tenían conocimiento de la filtración de armas hacia el cartel de los zetas. No sólo lo permitieron, le dieron seguimiento.

También se reveló en medios de prensa recientemente que el Vicentillo, extraditado a Estados Unidos habría afirmado que se celebró un tratado con la DEA norteamericana para que a cambio de protección el Chapo Guzmán y el Mayo Zambada les dieran información acerca de los cárteles rivales. La DEA les habría dado el pitazo para eludir los operativos del gobierno para aprehenderlos.

Mientras Sicilia besa políticos, incluyendo a su mancuerna Álvarez Icaza, en el país el número de muertos se eleva con el montaje teatral de que se esta haciendo y existen personas preocupadas por los derechos humanos en México. Hace semanas dábamos cuenta del asesinato de Isabel Ayala, la viuda de Lucio Cabañas, asesinato por el cuál las procuradurías no han movido un dedo. En este caos se vale fustigar todo, a los políticos, a los partidos políticos a la izquierda, mientras que Sicilia les besa la otra mejilla en su cristianismo mal entendido. La agenda nacional requiere una reacción de la gente, los muertos no se van a detener hasta que termine este régimen y sea sancionado el Estado de militarización. Las consecuencias de la guerra de Calderón y por lo tanto del PAN son catastróficas. De 40 a 50 mil muertos al terminar el sexenio. Esta cifra debería ser el suficiente motivo para exigir la renuncia de Calderón. Sin embargo, ciego y sordo, el gobierno se mantendrá hasta que termine su mandato en 2012. Lo peor que pueden hacer los círculos católicos de izquierda como SERAPAZ o el EZLN y la "Otra" es prestarse a las maniobras de aval a un gobierno panista cuya continuidad destruirá al país.