Nos visitan del mundo

domingo, 5 de febrero de 2012

El Presidente Calderón prometió el empleo y fracasó.

¿Qué nos espera de continuar con la misma política económica?

Calderón como sabemos no pudo cumplir su promesa. Pero más allá de él como persona es interesante porque no pudo cumplir.

La economía sabe desde hace mucho que los empleos proceden del crecimiento económico del país. No puede haber crecimiento económico si no existe una inversión productiva creciente.

La inversión puede provenir al menos de tres fuentes: La Inversión Extranjera, la inversión nacional de agentes privados y la inversión nacional de agentes públicos.

Calderón y su política económica se basó en la inversión extranjera como fuente privilegiada de inversión, no dando impulso a las otras dos, creyendo en su ideología neoliberal que al activar el mercado por medio de las transnacionales el crecimiento económico vendría por si solo. Esta visión económica fue la que fracasó desde el periodo de Salinas De Gortari y ahondó el desastre económico en el país con Ernesto Zedillo. Los gobiernos panistas tuvieron la oportunidad de virar la política, pero no lo hicieron. En realidad las medidas de crecimiento económico no variaron de las impuestas por el salinismo: Atracción de la inversión extranjera, impulso a la apertura comercial, baja a cero de la inversión pública y la descapitalización nacional del mercado interno como efecto colateral. Uso de programas sociales paliativos para aminorar los efectos del empobrecimiento extremo de la población. Al final como fue la única estrategia, se trataba de hacer atractivo el programa de inversión bajo una política dañina al entorno nacional: Exención o baja de impuestos a las grandes corporaciones, aminoración de los derechos laborales de la población y venta del patrimonio nacional de los energeticos en políticas de concesiones a empresas españolas y norteamericanas.

Esta estrategia cumple 30 años este año. El panismo en realidad es una continuación de las políticas económicas del "nuevo" PRI, el PRI de Salinas de Gortari. Cualquiera de los dos partidos continuará, como lo han expresado sus teóricos con la misma política económica.
Un programa realmente diferente es el que hoy ofrece la izquierda nacional encabezada por MORENA y Andrés Manuel López Obrador. La reactivación de la inversión pública productiva y no sólo la de infraestructura; incentivar el mercado interno y con ello el fortalecimiento de los productores nacionales; desmonopolizar con este mismo fin, las actividades que han sido oligopolios de pocas familias y activar la competencia a través del fortalecimiento de diversos actores. Recomendamos la lectura de los pre-candidatos para que lean ustedes en las propuestas originales, esto que estoy diciendo. No me mueve sólo la defensa de una alternativa política. Viendo el panorama y todos los actores, no existe otra alternativa que la izquierda nacional encabezada por AMLO.