Nos visitan del mundo

sábado, 2 de febrero de 2013

La prepotencia de un profesor de Latin...

Los abusos de los profesores en México no se constriñen al ámbito de lo sexual, que es de por si grave sino a muchos otros aspectos que constituyen maltrato, sin que las autoridades se hagan responsables y solucionen cosas que constituyen verdaderas injusticias.

Una estudiante de letras que era bastante competente en latín fue reprobada durante tres años continuos, porque el superchero del profesor que le impartía latín decidió que al echar el tarot, sus cartas le decían que el signo de la estudiante no era compatible con el aprendizaje de la lengua romana. Así ordinarios y extraordinarios fueron reprobados sin que ni siquiera este imbécil calificara los exámenes.

La desesperación hizo a la alumna acudir ante las distintas autoridades de esta universidad pública para solicitar una revisión que nunca se dio, porque el imbécil profesor de las cartas decía que ya no tenía los exámenes. Pero la burocracia universitaria suprimió el derecho de revisión alegando que no podían "pelearse" con este imbécil que sabe latín, porque hay pocos profesores de latín y no podían "perderlo", entonces le dan licencia para evaluar a los alumnos con el tarot.

La alumna sacó 10 al final por otro hecho totalmente arbitrario. Una de sus amigas se hizo novia del profesorucho, porque tirando las cartas encontró que se enamoraría de una Aries, entonces se hizo novia de ella. Ella le pidió que revisara los exámenes porque su amiga había reprobado tres años consecutivos y él le mostró los exámenes, no tenía uno solo calificado. Le pidió que revisara, porque ella misma había sido ayudada a pasar la materia por su amiga y ella consideraba que era injusto lo que estaba pasando. Al calificarla resultó que los examenes tenían nueve y el último era de diez. 

Sorprendida, al recibir su calificación después de tres años, vio su diez. Gracias a su amiga, que descubrió la superchería imbecil de un profesor de latín estúpido. La relación con el profesor con su novia estudiante de 19 años, terminó cuano echando la baraja, descubrió que ya no era compatible con ella.

No sería más vergonzoso si esta situación no hubiera ocurrido en la Universidad Nacional Autónoma de México. Un templo del saber científico y de enseñanza de la jurisprudencia.