Nos visitan del mundo

martes, 23 de noviembre de 2010

¿Cómo sabemos como gobernará la Izquierda?

Uno de los chicos, con los que trato los problemas de la coyuntura mundial actual me repetía hace algunos días la diatriba contra López Obrador. López Obrador, me decía gobernará como Hugo Chávez, su ambición de poder y su agolatría son un peligro para el país.

¿Cómo sabes eso, le repliqué? ¿Dónde sabemos como gobernará alguien? ¿En la predicción de acciones futuras de gobierno o en sus acciones pasadas? Hoy sabemos como gobernó Andres Manuel López Obrador en la Ciudad de México. ¿Qué hizo de positivo y que hizo de negativo, les pregunté a los chicos con los que promuevo la discusión? Todos ellos habitantes con derecho a voto en la Ciudad de México.

Los programas sociales como las becas a los estudiantes de educación media superior. Gracias a ello, como reconoció en su centenario la Universidad, la retención de estudiantes ha sido altisima estos últimos años. Los jóvenes no desertan como lo hacían antes.


El programa a adultos mayores, replicó otro más, lo viejos que lo necesitan sólo requieren solictar la ayuda y sin condiciones, mediante una tarjeta de débito, reciben depósitos que los ayudan a mejorar su vida y sus condiciones de dignidad personal. Muchos de los adultos mayores canalizan estos recursos a medicinas, una anciana juntó su dinero para poder comprarse un monitor de televisión.

En la Ciudad de México muchos de los jóvenes no lograban entrar a la UNAM porque su cupo es limitado. AMLO abrió la Universidad Autónoma de la Ciudad de México UACM que dio cabida a miles de jóvenes que se quedaban sin educación media superior. Ningún otro gobernante había realizado una medida tan eficiente para sacar de las calles a los jóvenes de la Ciudad de México.

El gobierno del DF ha empleado recursos para apoyar las unidades habitacionales que se estaban prácticamente cayendo por falta de mantenimiento. Se les destina dinero cuyo monto es pequeño, pero que ha ayudado para realizar obras como la pintura, el arreglo de tuberías, cisternas o bombas de alimentación de agua. Los gobiernos priístas se robaban la pintura, imponían a los jefes de manzana, ahora cada año los vecinos deciden a dónde irán a parar los recursos en obras que les benefician. Para eso es el dinero público, para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la Ciudad.

Esto y no las quimeras sobre el gobierno de Chávez son las cosas que podemos evaluar de los dos últimos gobiernos perredistas.

Existen críticas, desde luego. A muchos no nos convence la manera como se han manejado los taxis en la Ciudad de México, o la manera como las gruas de tránsito extorsionan a la ciudadanía. Ello se ha señalado muchas veces.

Algunos propietarios de inmuebles expropiados para unidades habitacionales no están convencidos de que el gobierno de AMLO haya procedido con justicia o correctamente. Pero aún ellos consideran que es mucho mejor el gobierno de izquierda, que cuando teníamos gobiernos priístas.

Así que no tenemos que esperar al futuro para saber como gobernará la izquierda al país. No será la panacea, no resolverá todos los problemas, pero reorientará la política hacia programas sociales y hacia el uso de recursos con una austeridad republicana. Los funcionarios del DF no reciben sueldazos como los de la cleptocracia panista en el gobierno federal, en los estados y municipios. La reorientación de la política económica y el Estado es básica para equilibrar los daños por los excesos de los gobiernos neoliberales de corte priísta y panista.

No debemos juzgar con la falacia de lo que los enemigos del López Obrador dicen él hará en el futuro, el pasado de Ebrard y de AMLO son lo suficientemente ilustradores de lo que harán en el futuro.