Nos visitan del mundo

sábado, 23 de julio de 2011

Isabel Ayala, la esposa de Lucio Cabañas

El día 3 de julio de 2011 cayó víctima de las balas Isabel Ayala junto a su hermana Reyna Ayala en Xaltianguis, Guerrero. ¿Quién es Isabel Ayala? para quienes desconcen que sucedió en Guerrero en los años 70 y desconocen las atrocidades del Estado mexicano en contra de los campesinos de la región de Atoyac de Álvarez, zona cafetalera en la sierra madre del sur e importante región que fue escenario de la batalla de los campesinos del lugar en contra del gobierno priísta de aquél entonces encabezado sucesivamete por Gustavo Díaz Ordaz (fallecido) y Luis Echeverría Álvarez, ambos ex-presidentes de México, cuyos crimenes contra los derechos humanos han quedado impunes.

Isabel Ayala se casó con el concido guerrillero Lucio Cabañas Barrientos, profesor de primaria que encabezó la Brigada de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres. Sobreviviente hasta el pasado mes de junio de la guerra sucia del Estado mexicano, murió a manos de individuos que le dispararon a ella y a su hermana que eran pacíficas y estaban desarmadas, saliendo de la Iglesia de la comunidad, dónde habían acudido a vender sus mercancías. Cuando se casó con Lucio, ella era sólo una adolescente y se volvió madre de la hija del profesor y dirigente del Partido de los Pobres.

La guerrilla surge en las zonas dónde la injusticia social y la asimetría entre el poder de ricos y pobres es muy distante. Difícil de entender, cómo un conjunto de hombres pacíficos, con sus vidas resueltas, con aspiraciones progresistas y que se ven arrinconados y se resuelven a tomar la decisión más peligrosas de sus vidas, levantarse contra el gobierno para tratar de cambiar las cosas. Cuando menos gente de la madera de Lucio Cabañas tienen valor personal y convicciones personales que se fundan en un comportamiento ético y en este valor que Hanna Arendt atribuye a las revoluciones, la lucha por la justicia para todos.

Isabel concedió una entrevista al grupo Madera, grupo virtual conformado por sobrevivientes de la otra guerrilla, la urbana, la Liga Comunista 23 de septiembre, en esa entrevista dice:
"Mi nombre es Isabel Ayala Nava y hoy hablaré de Lucio Cabañas el hombre, pues todo mundo habla del guerrillero. Yo conocí mas al ser humano que había dentro de ese ser que llaman guerrillero. Era un hombre justo en toda la extensión de la palabra. También era muy noble, pero muy estricto en las reglas que había dentro del grupo, pero entre lo estricto también era justo con todo y con todos." Madera


Lucio fue profesor de primaria que desde muy jóven se involucró en los problemas sociales de su región. Ya desde la normal en Ayotzinapa, la normal guerrerense, se involucró en las luchas estudantiles y desde luego con los problemas sociales de los campesinos al grado de que muy jóven ingresó a las Juventudes Comunistas de México y más tarde se destacó como dirigente de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas. FECS.  Conoció a Isabel Ayala en la última etapa de su lucha, cerca de que el ejército mexicano lo emboscara en el Otatal y él no les diera el gusto de que lo capturaran vivo.Antes de estos enfrentamientos conoció a Isabel y cuando ella, que vivía en los campamentos de la Brigada de Ajusticiamiento quedara embarazado, él vio la necesidad de trasladarla a sitio más seguro. Ella recuerda:

"La causa por la cual decido escribir estas líneas es para recordar y darle reconocimiento al hombre que luchó porque hubiera justicia para los pobres.
Yo me enamoré del hombre, no del guerrillero; fue mucho después que realmente me di cuenta de quién era mi compañero. Para mí fue algo muy especial porque me mimaba, me cuidaba." Madera

Lucio Cabañas ingresó al PCM en 1964, a la edad aproximada de 25 años, estaba involucrado en las luchas sociales desde 6° año de primaria, según recuerda Serafín Nulez Ramos, quién fue compañero de lucha de Lucio en la normal.

Lucio no inventó la guerrilla, desde la independencia Morelos caminó en la región, en su lucha contra los españoles. Más tarde en la Reforma, en la zona de Atoyac, Juan Álvarez comprometió su lucha en el Plan de Ayutla, que como todos recordamos fue el inicio de la lucha por la Reforma. Más tarde el propio Álvarez le dio al jóven oaxaqueño Porfirio Díaz el apoyo necesario para que éste último pudiese embestir lo que quedaba del ejército francés y el de Maximiliano con la ocupación de la Ciudad de Puebla.

Los guerrerenses no quedaron al margen de la Reforma como de la Revolución. Zapatistas y Constitucionalistas encontraron adeptos en el estado. El abuelo de Lucio, Pablo Cabañas fue un zapatista que peleó en la región. A ellos siguieron los agraristas de los 30, los jaramillistas y los cívicos en los años 60. Antes de que Lucio se convenciese de que no había salida, Genaro Vázquez y la ACNR había comenzado la rebelión, por razones similares a las que Lucio vivió cuando fue arrinconado en Atoyac. La represión, la impunidad, la falta de Estado de derecho. Lejos de 1967, en 1962 el propio Lucio participó con los cívicos para poner candidatos a diputaciones y alcaldias emergidos de la base, de las comunidades. La respuesta contra Genaro Vázquez fue la matanza de Chilpancingo y su repetición en Iguala, culparlo a él de las atrocidades de los enviados del gobernador y encarcerlarlo.
Isabel relata como conoció a Lucio en los 70:
"Recuerdo cuando nos conocimos, ellos llegaron a la comunidad y se reunieron en la cancha deportiva, luego llamaron al comisario de la comunidad y le pidieron si los podía apoyar con la comida. Todos se repartieron en diferentes casas y de casualidad Lucio se vino a casa de mis padres, donde, claro, estaba yo.
La verdad, desde que nos vimos hubo una química mutua, tanta que platicamos y después de varios días decidimos fugarnos." Madera
El Profesor Cabañas no estaba convencido de la lucha armada, se negó a seguir a los jaramillistas, luego a los miembros del Movimiento 23 de septiembre (restos del asalto al cuartel de Madera en Chihuahua) y tampoco a Genaro Vázquez y su ACNR. Pero los problemas de la región lo involucraron en las luchas sociales. Primero contra el saqueo maderero, luego contra los abusos de directores de escuelas que exigian uniformes a los niños y niñas campesinas pobres que no podía sufragar ni siquiera los zapatos para ir a la escuela. Su lucha en la escuela primaria Modesto G. Alarcón, dónde fue maestro, logró que los padres no se vieran obligados a pagar cuotas abusivas y a tener que sacar a sus hijos de la escuela porque no tenían para los uniformes. Ese exito se propagó en toda la región.
Los padres de familia de otra escuela, la Juan N Álvarez  fueron a pedirle ayuda porque la directora Julia Paco Piza ponía cuotas y uniformes a los alumnos. Esta vez la Directora estaba respalda y era influyente. En un mitin frente a la escuela, el 18 de mayo de 1967, en el centro de Atoyac, Lucio con otros profesores y padres de familia protestaban contra las medidas. El gobernador mandó 18 policías judiciales a asesinarlo o tomarlo preso. En el intento, hubo trifulca, la policía disparó y mató a 5 personas. La gente logró que Lucio se escabullera, se escondiera y después lo sacó de la población.
Prófugo de la misma manera que había pasado con Genaro Vázquez, decidió que la salida era el levantamiento armado. Entre 1967 y 1971 tejió una amplia red de relaciones con las comunidades, creando comités de base y una autodefensa campesina contra los caciques del lugar. A la base social, los campesinos le llamaron el Partido de los Pobres y a la autodefensa, grupo militar o guerrilla, le llamaron la Brigada de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres. Poco después de la matanza de Atoyac, caciques y clase política en guerrero perpetraron la matanza de copreros en Acapulco. La vida se tornó para Lucio, en la dirección de la autodefensa y después del grupo armado. Los campamentos, los cambios de lugar, las acciones militares contra el ejército y los caciques del lugar provocaron sin querer el respeto de ambos. Isabel reseña esta vida:



"Voy a relatarles un día dentro del grupo; no voy a escribir cosas que muchos han dicho o escrito. Yo voy a decir qué era para mí especialmente o de manera particular, porque muchos pueden y han hablado sobre lo que fue su vida guerrilleros las cosas y problemas que pasaron dentro y fuera del grupoPara mí hablar de un día dentro del grupo no quiere decir que no haya tenido contratiempos estando en la sierra, pues claro que los tuve, y muchos, sobre todo con varias compañeras."

Probablemente no fui de su agrado, pero no había de otra. Yo fui la elegida de su comandante, sobre ese detalle no podían hacer nada."Madera
Lucio pudo entretejer toda la red, porque además de que era muy reconocido en la región, tenía una familia con redes familiares extensas. Los campesinos reconocieron de inmediato que la propuesta era justa y la apoyaron a pesar del peligro para sus propias vidas.

El proceso de Guerrero no era el único. La matanza estudiantíl de 1968 y su repetición en menor escala en 1971 provocó la aparición de decenas de grupos de estudiantes armados que respondían a un Estado que era represivo. La insurrección socialista de los estudiantes y de los campesinos entre 1970 y 1974 colocó a la Brigada Campesina de Ajusticiamiento del Partido de los Pobres como uno de los dos grupos más importantes.
En 1974 se producirá el descabezamiento de ambas guerrillas. En abril con la captura, tortura y desaparición del dirgente de la Liga Comunista 23 de septiembre y en diciembre de 1974 con la muerte del dirigente del Partido de los Pobres.
Antes de la ofensiva contra el Pdl P, el embarazo saca a Isabel Ayala de la zona. La llevan con Doña Rafaela Gervasio, la madre de Lucio en la zona de Tlapa. Después del secuestro de Figueroa, el ejército cae en Tlapa y secuestra a ambas confinándolas en el Campo Militar núm. 1. Isabel recuerda su embarazo:

"Recuerdo un día que me enfermé. Yo no sabía que estaba embarazada, posiblemente él sí se dio cuenta. Casi no comía, tenía mucho vomito, no podía levantarme y así estuve durante varios días. Lucio se preocupó mucho, pero no podía hacer nada; sólo me cuidaba y me daba lo que yo necesitaba."Madera
Lucio murió el 2 de diciembre de 2011. La suerte de su esposa es propia de un Estado represivo como el mexicano. Desaparecida por el ejército que finalmente la liberó y después a la propia madre anciana de Lucio. Durante años fue acosada, intimidada por fuerzas represivas de nuestro país.
En el contexto de una denuncia contra la represión, es asesinada a la edad de 52 años. La hija de ambos Micaela Ayala Cabañas ha tenido que abandonar Xaltianguis, Guerrero. Las amenazas persisten a pesar de que la muerte de su padre Lucio Cabañas hace aproximadamente 36 años es distante. Micaela Barrientos Ayala requiere apoyo económico. Quién quiera apoyarla la cuenta es:

002261700235774510 SUCURSAL 7002 DE BANAMEX A NOMBRE DE MICAELA CABAÑAS AYALA.