Nos visitan del mundo

lunes, 24 de junio de 2013

Mutaciones personales regreso a la "normalidad" (I)

Mutaciones personales regreso a la "normalidad"

Introducción.

Distancia y alejamiento.

Estimada Nómada, como percibiste, la última vez que escribimos, estaba profundamente enamorado de una mujer. Eso concluyó hace unos días poco antes de mi cumpleaños y ahora que he aceptado el hecho, regreso a la normalidad de mi vida con la convicción de que si algo tengo es una gran red de familiares y amigos que me soportan socialmente. Mis sentimientos ahora están muy claros porque en esta red de personas que quieren, me hicieron ver informaciones que yo no conocía sobre la persona que me ligó por 9 meses continuos. Mis relaciones no duran tan poco y ahora el peso mayor de mis actividades lo ocupan proyectos que mágicamente se irán abriendo. Tengo una agenda pesada, voy a San Luis Potosí a inicios de julio, intercalado con un curso que impartiré, volaré a Sinaloa en la segunda semana de julio y luego a Argentina en el mes de Agosto. Tengo eventos importantes entre septiembre y octubre como un Congreso sobre Didáctica Universitaria y un Congreso Internacional de antropología médica. Mis amigos me mantienen ocupado y dan a sentir todo su amor y cariño del que inmerecidamente soy objeto.
Todo esto coadyuvó a alejarme del dolor, que me llega de vez en vez, pero que se va disipando poco a poco y me va metiendo a lo que naturalmente ya estaba haciendo, antes de que todo este asunto de que enamorarme sucediese.

Un amigo cercano exclamó a otros amigos, cuando se enteró de mi ruptura. ¡Por fin regresa la normalidad! y lapidariamente sepultó: "Vale, lo que vale la palabra de ella..." La diferencia es que yo tengo una red social que me mantiene.

Familia cercana, amigos me han demostrado una lealtad que me hace estar muy conmovido, todos ellos evitaron que cayera en una depresión por el encontronazo con este incidente. Así que como parte de mi terapia, he decidido escribir y creo que Dos cabezas un mundo puede ser el marco de esta reflexión que me recomponga y me haga seguir adelante, sepultando aquello que me voy convenciendo, no valía la pena.

Un mundo familiar y personal.

Explicación en el museo de Antropología
Quién tiene familia, tiene un soporte muy importante. Hablo poco de ellos para protegerlos en las redes, pues publicar la vida de uno sabes o de los seres queridos conlleva riesgos. Nunca ha dejado de estar presente mi vida familiar como un ambiente cordial donde siempre me siento a gusto. Es incondicional, lleno de amor y comprensión. Sin él un servidor habría de finalizar en algo peor. Siempre el esfuerzo para beneficiar a mi familia ha sido una constante. La madre de mis hijos de la que como dijiste hace tiempo no hablaba, porque me distancie a inicios de la década pasada, ella entro otros ha sido un puntal importante para que yo no me derrumbara, no sólo ella, mis amigos. Tener hijos es una bendición cuando se construyen relaciones de amor y cariño, yo sé construir esas relaciones; y el amor no me han faltado de regreso. He visto que quién no los ha tenido entiende muy poco de porque estos vínculos son tan fuertes, nadie experimenta en cabeza ajena. Yo no creo que las personas tienen que seguir un modelo, quiénes quieren permanecer solteros, sin hijos siempre tienen todos mis respetos. Los que los tenemos sabemos el valor que todo esto implica y defendemos nuestra óptica.

Ver crecer a seres humanos con esperanzas y voluntad propia ha sido precioso. Hace unos cuantos meses estaba decidido a construir por "salud psicológica" un espacio propio en el que no se reprodujera la disfuncionalidad de una separación en la que por la cercanía se rompiera la posibilidad de relaciones necesarias de pareja, que me aparecían.1 Ya estaba a punto de rentar un departamento con la finalidad de rehacer una vida de distancia con mi ex mujer. Era algo terapéutico me decían mis amigos, las cercanía con ellos te hace funcionar como si no te hubieses separado. ¡Qué bueno que no lo hice! Estaría en la cloaca.

Un mundo laboral y académico.
 
El mundo Académico tiene sus avatares, triunfos, fracasos, momentos satisfactorios y momentos difíciles. Pero reza el dicho popular "No hay mal que por bien no venga", las oportunidades surgen para quién sabe encarar, transformar y dar una construcción positiva a la vida. No me puedo quejar, mis amigos me quieren ayudar y desde luego yo lo acepto.

Me gusta trabajar, no lo uso para alejarme de mis problemas personales, es un sentido que he dado a lo largo de mi existencia a mi vida. Mis necesidades económicas y de desarrollo personal, las resuelvo trabajando. Al finalizar esta etapa, como por arte de magia se abrieron un conjunto de tareas que tendría que aprovechar y acometer. Planes muy importantes que iré comentando poco a poco. Hace unos días se cerraba el mundo y hoy se abre algo que es muy atractivo y mucho mejor, en verdad no lo puedo creer, cuando se me cerraba el mundo los que me quieren me hicieron reaccionar y entender que me tengo a mi mismo.

Este nuevo derrotero vino acompañado de un reposicionamiento personal. Asistí a un examen de doctorado de un gran amigo mío. maestro y camarada de viaje. La filosofía hegeliana y los marxismos fue la temática de su tesis, que reflexiona sobre el problema de la Libertad, el derecho, el Estado y la emancipación, niveles críticos de los que no se salvó ni Marx. Filósofos de primer nivel en México que no mencionaré y que transformaron la tarde en una tertulia de excelente nivel, que volvió a reafirmar que no soy cualquier persona y que entiendo problemas centrales y profundos que valen la pena reflexionarse. La política, la vida del sistema que estamos viviendo, su futuro. De ninguna manera eran poco importantes las personas que conviví. Me di cuenta de nuevo del nivel que tengo y eso me reafirmó porque recibí reconocimiento. No quisiera alimentar mi ego, sólo me dio una autoestima que había venido perdiendo. La conversación con uno de los discípulos de Alfred Schmidt, Stefan Gandiere me regresó a una vida juvenil y me recordó el sentido para lo cuál he venido dedicando mi vida desde los 16 años. El concepto de naturaleza en Marx y la importancia de la critica al estructuralismo.

Tengo claros los objetivos en los años por venir. Lo que estudio y realizo no es irrelevante, tampoco me hará famoso, no siento que aporto al conocimiento, quizás a la reflexión personal para quien le gusta  y me convenció que lo mejor de lo que me ha sucedido es que una pareja que es incapaz de entender de estas cosas, difícilmente podría entender lo que quiero acometer y sobre todo el esfuerzo y la importancia que ello implica. Estos años que vienen, hablaré de cosas importantes en libros, artículos de revistas especializadas y es muy probable que viajaré como en el periodo anterior no lo hice. Escribiré mucho más, al parecer el futuro inmediato es muy prometedor. Estoy a punto de resolver definitivamente la ecuación que no me ha permitido proseguir mi camino. Todo cuanto te sucede con los demás no es sino una prueba que te orienta sobre el cambio. Una lucha personal con convicciones, no detenerse en quién ni siquiera las tiene.
 
No todo ha sido negativo, he asimilado críticas a mi persona. A veces mi entusiasmo no dejaba hablar a las otras personas y tampoco les escuchaba, no era arrogancia, es que mi optimismo siempre me ha desbordado.

No debo criticar lo que no conozco aunque haya escuchado de esto mismo. Estoy terminando el libro de Enrique Dussel sobre la Ética de la liberación y he entendido su argumento. Una circularidad porque confirmó lo que ya pensaba de él, lo que había escuchado no varió, pero es cierto que la crítica de quién me la hacia era válida, ahora puedo decir que leí el autor y lo conocí en el examen de doctorado que he aludido, en persona, decir sus planteamientos que ya había leído. Lo he valorado, se quién es, lo que comparto y mis diferencias después de 400 páginas-

Acabé El camino de Swann de Marcel Proust. Una delicia, me gustó esta obra. Hablo menos al comer, guardo mejor mi comportamiento no todo lo que te critican es erróneo. Pude crecer, pero es momento de pasar a otras cosas, continuar con cosas que había iniciado.
 
Lamento que la persona que apoyaba dogmáticamente a Dussel, no lo hubiera leído ella misma. Es decir, que era una crítica inconsecuente de la que escapó antes de que le confirmara su propia mentira y su propia falta de lectura. Quién tiene miedo a afrontar, no crece. En ese momento encontré por lo menos una decena de amigos que no sólo les interesaba la historia, también la filosofía.

No todo es mal lo que le sucede a uno, deje de decir setentas en lugar de setenta como es correcto, ya manejo mejor el genérico gente y las preposiciones y hiatos ya no son mi coco, aunque sigo trabajando en ellos. Lamenté que a pesar de que yo aprendí esas cosas, quién me las enseñó no pudiera entender la importancia de la historia para la formación de la consciencia y que desdeñara la historia a pesar de que se quejaba de que otros desdeñan la literatura que es lo que le gusta, no yo por cierto, jamás desdeñé la literatura.

Han sido momentos de aprendizaje difícil, no recíprocos, donde el conocimiento que un recibe tenía en pago el menosprecio de quién te lo daba. Explicaré más adelante como mis lecturas sobre la hermenéutica me ayudaron a interpretar correctamente, como se dio un paso de la interpretación a la comprensión y como la comprensión permitió una praxis liberadora de esa relación que al parecer en un tiempo record voy superando. También descubrí algo triste, la aplicación mecánica del lenguaje y la sintaxis y la ortografía, no son garantía de saber leer y saber descifrar lo que te dice el otro. Tengo ejemplos concretos, los analizaré en su momento. Este escrito que realizo es terapéutico para mi.

Un mundo de la vida y el reconocimiento de mis compañeros en el tiempo.

A dos días del jueves negro, cuando rompieron en su derecho y de hecho una relación, tuve que reunirme con mis compañeros de generación. Apostaba al fracaso de la reunión, sentenciando que no íbamos a lograr más de 20 egresados de mi educación secundaria. Había pasado 40 años, no eran los cercanos, quién se reúne con sus cercanos piensa que esta en lo correcto. Dos días antes se da una ruptura que lo precipita todo. ¿Ir o no ir a la fiesta de generación? He allí la pregunta.
 
Así que decidí a ir porque la vida significa no morir por romper la relación con otras personas. Las personas no dejan de existir porque tu te separes de ellas, no otras personas dejan de relacionarse contigo porque tu te separaste de quién creías era tu pareja. Los amigos siguen existiendo, los compañeros de trabajo, los compromisos, las personas que te quieren y que se alegran de verte, quienes quieren que tu convivas con ellos. Asistieron cerca de 60 compañeros, de aproximadamente 200. Para ser la primera vez, no estuvo mal.

Recuperé a los "jóvenes" de mi generación. Fue algo hermoso, bello, intenso. Terminamos a las 2 de la mañana con compañeros con los que había vivido hace muchos años. En mi interior había hiel, tristeza, desasosiego, todos alrededor me apapacharon, creyeron en mi, dijeron que mis actos eran importantes y lo que hacía también, me inyectaron aire.

Inicio un conjunto de reflexiones personales, mostrando mis opiniones sobre mi vida y mi yo interno, lo hago como una terapia para salir avante y reencontrarme a mi mismo.
 
------------------------------------------
Notas:
1 Me separé aproximadamente en 2001. Por condiciones específicas, mi casa esta muy cerca de la casa de mi familia separada.