Nos visitan del mundo

sábado, 25 de junio de 2011

Caso de Hank Rhon terminó como el michoacanazo.

Hank Rhon salió libre porque la autoridad judicial del poder ejecutivo, la PGR no pudo acreditar su responsabilidad en el presunto acopio de armas de uso exclusivo del ejército.

Si el aparato judicial del ejecutivo no pudo probar sus acusaciones, habiéndose aventurado a realizarlas o bien son de una ineptitud notable o bien las acusaciones eran falsas y los fines de tales fueron eminentemente políticos.

La sospecha de que el PAN pretendió darle un golpe a Eruviel y a Peña Nieto desde Baja California no es del todo infundado. Después de los antecedentes en el michoacanazo.

Desde algún lugar, se impulsa un grupo de panistas cibernautas que hacen eco a la gritería a través de twitter o facebook, para declarar a Hank culpable, antes de que siquiera la Procuraduría General de la República  aportara las pruebas pertinentes. Los rumores, las sospechas contra el hijo de Hank González no son suficientes para procesarlo, si se tuvieran es obligación de la autoridad presentarlas.

El caso es que una vez más el PAN quedó en ridículo y sus pretensiones acusatorias fueron un fracaso. Mientras la línea de popularidad del gobierno rebaza la frontera de la impopularidad y se adentra en ella, en México se vive un cansancio notorio en las calles, las casas y las plazas de nuestro país.

Se percibe un efecto de holograma, dónde la descomposición alcanza todos los niveles de la sociedad y el cansancio se traduce en un que se acabe, como sea pero que el gobierno panista acabe ya.