Nos visitan del mundo

domingo, 4 de marzo de 2012

Creyentes, polarización y guerra sucia, responsables de hundir al país.

Hace años, cuando Acción Nacional era oposición no solían convencerme. Hablaban con pocos argumentos contra el gobierno y en un conjunto de tópicos que eran el común denominador de las tradicionales posiciones de la gente opositora. Crítica a la corrupción, crítica a la falta de sufragio efectivo, falta de alternancia, presunción de que era por la vía pacífica y democrática como se debía llegar al poder. Algo demasiado básico como para poder gobernar después de conquistar democráticamente el poder.
Manuel Gómez Morín
El pasado mes de diciembre se reunió la familia y mis tíos, viejos panistas de los años 40 ya con más de 80 años estuvieron presentes para dar de nuevo una de las viejas tertulias y discusiones que caracterizaban a mi familia materna.
Recuerdo que cuando era un jóven en los 20 años, mis intervenciones se volvieron populares porque era de los pocos de mi generación que se atrevía a contradecir a priístas y panistas de la familia desde la perspectiva de los jóvenes de los 70. Recuerdo también que fuera de los tópicos comunes aludidos, jamás los panistas pudieron debatir consistentemente los principios básicos del Partido; conceptos como la Dignidad humana, el bien común, la solidaridad y la familia que se encontraba en el documento de Principios de Acción Nacional desde su fundación. Me respondían siempre que esos, los principios, eran bases del PAN y que le daban identidad. Pero nunca pudieron discutir el contenido desde la ética ¿por qué esa visión de dignidad humana? ¿Por qué esa visión de bien común? ¿Por qué esos valores de solidaridad y familia? En la reunión de diciembre de 2011, mi Tío me adelantaba la candidatura de Vázquez Mota y simplemente ya no pudo con mi cuestionamiento rudo, beligerante, el reclamo del fracaso ético de la acción en el gobierno de su partido, el partido por el que ha luchado toda su vida, el Partido Acción Nacional. Nadie puede justificar porque un político gana más de 450 mil pesos mientras que una enfermera 6 mil.
Sueldos escandalosos de funcionarios del PAN, desvío del presupuesto derivado del ingreso petrolero en gasto corriente, entreguismo de la soberanía ante las transnacionales. Los viejos tópicos que exponían como alternancia, sufragio, corrupción ya son también increíbles para quienes conocemos como gobierna la derecha. Dejaron de ser oposición y ahora son gobierno, lejos de gobernar responsablemente, los gobiernos del PAN son profundamente irresponsables, corruptos, nepotistas. Y no sólo eso, ahora es evidente para cualquier persona inteligente que no son democráticos, son sucios en las campañas, clientelares, reparten dinero del erario, usan los programas sociales para inducir el voto y después de 2006, no respetan el voto mayoritario de la población que no vota por ellos, sino que se reparte en tercios. 2/3 del voto son para el PRI y para la oposición de izquierda, así que el PAN no gobierna con la mayoría. La bancarrota de la alternancia fue lapidariamente enterrada en la propia frase de Calderón, ganamos el poder como dicen en su pueblo, Haiga sido como haiga sido. La irresponsablidad es la base de la política del PAN y no el bien común, la dignidad humana y la solidaridad. Frenta a esta caida de la ética de gobierno del PAN, mi Tío, el más viejo de los militantes del PAN de la familia materna, simplemente guardó silencio.
¿Quiénes son los responsables del desastre? 1/3 de la población que constituye el voto duro de los votantes de Acción Nacional, nada los conmueve, nada los convence, creen simplemente. Creyentes que jamás votarán en otro sentido que no sea ese partido, ni por la izquierda, ni por el centro, siempre por la derecha. Como no pueden argumentar el principio liberal del bien general o en el concepto de Rousseau, el interés general, jamás podrán entender que vender el petróleo, darlo en concesión a las empresas extranjeras, dar contratos múltiples, constituye un atraco nacional que va en contra de ese interés general. Los ejemplos de como esto no tiene porque ser así abundan en el continente. Los demócratas cristianos corruptos e irresponsables odian a Hugo Chávez y pretenden equiparar el gobierno de Chávez al que sería de izquierda en México.

Si sólo nos atenemos a esta frase falsa, pues AMLO es civil y Chávez militar, AMLO tiene una visión socialdemócrata y Chávez postula el socialismo bolivariano, los resultados de Chávez en Venezuela harían languidecer los fracasos de PAN en materia de programas sociales y salud. Dicho en sencillo, para todas las mentes, Chávez uso mayoritariamente los ingresos del petróleo venezolano para programas de desarrollo, de salud y de bienestar social. El resultado es que Venezuela tiene en proporción menos problemas de pobreza que  México puesto que en México, los panistas usaron los ingresos petroleros para financiar sueldos honerosos a sus funcionarios y a sus aliados, los priístas, jets, casas, automoviles, caminonetas, helicópteros, viajes al extranjero y banquetes a funcionarios. Hoy son conocidas las costosas tertulias que se organizan estos funcionarios del ejecutivo, legislativo y judicial, mientras que el salario promedio de empleados públicos y privados es poco superior a los 5 dólares diarios. Cualquier persona informada y sensata puede contrastar el crecimiento de Venezuela y sus programas sociales, contra el estancamiento y las migajas que da el PAN, clientelarmente, electoralmente en sus llamados "programas sociales".

La destrucción de la seguridad social es un hecho. Me decía una colega recientemente que tuvo que llevar a su padre de urgencia al IMSS y que le recetaron calmantes para regresarlo a casa. Tenía una intoxicación peligrosa, urgencias no lo atendió y no detectó este problema en el primer momento. Tuvieron que acudir a otra clínica del IMSS para que detectaran el problema. Esta historia me sucedió a mi mismo con un familiar, tres veces ingresó a urgencias para que detectaran lo que tenía, dos veces la regresaron con calmantes. ¿Por qué el PAN es tan indolente con la Seguridad Social? En los años 70 y 80 el IMSS  o el ISSSTE eran centros de atención de buen nivel, ahora son centros llenos de salas de espera dónde no atienden a nadie bien. Antes los funcionarios se curaban en el ISSSTE, ahora los panistas tienen costosos seguros privados, ganan lo suficiente como para curarse en el extranjero. La población en México muere en hospitales públicos porque estos tienen un rezago de décadas. Esto no sucede en Venezuela o en Cuba. El gobierno panista propicia el genocidio de mala atención porque sus hospitales no funcionan bien. Mató a niños en la guardería ABC concesionada a la iniciativa privada y mata todos los días a ancianos por la mala atención de sus hospitales.
Frente a esta realidad la pregunta es ¿por qué el voto duro del PAN sigue confiando ciegamente en ese partido? Me consta que muchos de sus militantes se  han quedado sin trabajo, la crisis no pasa desaprecibida por ellos. ¿Por qué seguir votando por un partido que evidentemente no tiene estrategia para el crecimiento del país?
El votante duro del PAN es un creyente que es autoritario, que no es democrático y que no razona más allá de una corriente de opinión que construye razonamientos elementales tan falsos que no resisten el más mínimo contraste. Pero son cabezas duras, ningún razonamiento por brillante que se les exponga es suficiente, para construcciones tan elementales como dogmáticas. Nada que no sea el PAN, como nada que no sea el Papa. El militante panista suele ser al mismo tiempo un católico reconcentrado, dogmático e inflexible. Se han convertido en un serio obstáculo para la democratización del país.
Un votante democrático, plural, reparte el voto. El votante de acción nacional jamás votará por las razones que sean, por otro partido que no sea el PAN. Diciéndoles como sectores de izquierda posibilitaron la alternancia en el año 2000, pues votaron por Vicente Fox, dándole el beneficio de la duda al PAN, cuando se les cuestiona ¿por qué no dar a la izquierda el mismo beneficio? Ellos, los votantes acérrimos y dogmáticos siempre responderán con improperios de descalifiación contra la izquierda y sus dirigentes. El votante del PAN jamás votará por la izquierda, así sea para avanzar en la alternancia democrática del país. Son un obstáculo para construir democracia.
El autoritarismo del votante del PAN se refleja en juicios elementales que sólo siembran encono y que cuestionan en sí mismo la cultura democrática. Parecieran no ciudadanos responsables, sino hinchas de un equipo de futbol, barras de animación de discursos que ni ellos mismos comprenden bien. Son incapaces de cuestionarse porque el programa económico no puede ser un programa de desarrollo, simplemente lo dan por sentado bajo un vocablo que no entienden, la globalización. Ignorancia de como el propio mundo global evoluciona e incapaces de entender porque las economías juegan al proteccionismo y la liberalización de acuerdo a sus intereses. La cultura panista no siembra el bien común, la cultura democrática o la solidaridad. Por el contrario, se constituye por esquemas de descalificación de los contrarios, descalificaciones personales, infames, categóricas. Su beneficio personal y familiar, el olvido de los que gobiernan.
No le discuten al PRI su programa ineficaz para el desarrollo, o sus resultados, porque hasta en eso los panistas han sido ineficaces. Para ellos todo lo que no sea PAN es PRI, incluyendo al PRD. Dios o PRI, es la consigna del partido católico de la derecha mexicano, para los panistas 1/3 de la población es democrática, al resto hay que excluirlos, aunque la exclusión sea una antitesis al gobierno democrático de una pluralidad de actores.

Ni siquiera atienden el hecho de que ellos no son mayoría y no gobiernan con los votos de la mayoría de la población. 1/3 de los votantes no es la mayoría. Pero esto a ellos no les importa. Hoy es muy sintomático que el PAN vaya solo a la elección, pues su intención es exterminar al resto de las fuerzas y gobernar ellos solos. Por más que Vázquez Mota diga demagogicamente que gobernará con los otros. No puedes gobernar con los demás descalificando, sembrando odio electoral, usando la justicia facciosamente y promoviendo la guerra sucia en las campañas electorales.
Así no es el programa y los intereses del PRI los que hay que atacar, sino su naturaleza corrupta, su pasado autoritario, sus personajes actuales que son herederos de ese pasado por naturaleza. No son hechos concretos son abstractos. A la izquierda hay que descalificarla por su "pasado priísta" por su esencia "violenta" y porque al proponer el cambio son herejes, herejes iluminados que se siente Jesucristo, cuando el único portavoz oficial de la imagen de Jesucristo es la Iglesia católica solapada por ellos el PAN. Los únicos buenos y democráticos son los panistas, 1/3 de la población gobernando en nombre de las 2/3 partes que son corruptos.
Josefina Vazquez Mota
Así los panistas son un cliché, con las mismas frases. ¿Por qué se quiere reelegir López Obrador si ya fue presidente? pregunta una cínica Josefina Vázquez Mota, cómplice del fraude electoral del 2006 al usar los programas sociales. La misma pregunta, reproduciendo lo que dice el PAN se la hace Chelyy una tapatía que sin otra cosa que sus emociones odia a López Obrador porque los panistas odian, así y sólo descalifican, sin conocer, sin tener información, en juicios que más que fundamentos tienen muy mala fe y dósis de creencia emocional personal. Seamos claros, a los panistas no les importa gobernar con 1/3 o menos de los votantes y no les importa usar los medios que sean para preservar el poder en realidad no les importa la DEMOCRACIA. Se defenderán con todo en el 2012, no quieren que nadie los audite, que nadie les diga y señale su responsabilidad en el desastre nacional, ellos no quieren que nadie gobierne más que ellos, no son democráticos, han asimilado la pragmática del Estado nacional que propone Maquiavelo.
¿Cómo puede haber una cultura democrática, si lo que construye el PAN es la exclusión de los otros actores? En la forma en que el PAN descalifica al PRI y a la izquierda nacional, no se siembra una base democrática, dónde conviven actores diversos con programas diversos, sino una guerra civil, en la que se trata de exterminar a los opositores para que sólo exista un solo pensamiento, una sola posición.  A pesar de su parodia de defenderé tu derecho a decirlo, por la vía de los hechos el panista común impone una sola visión, la suya, los demás son corruptos y priístas,
Enrique Peña Nieto PRI
El PAN busca descarrilar a Peña Nieto, para quedarse ellos con el poder de nuevo. En esa lucha, una votación de tercios parece ser el escenario de la contienda del 2012, para ello usarán el apoyo de los medios, la negociación, la concesión, la compra de votos. Recordemos que los casinos fueron concesionados por el PAN para garantizar el apoyo de Televisa a la campaña del partido, recordemos que fue denunciada en varias ocasiones el uso de los padrones de los programas sociales para la compra de votos. Progresa, Oportunidades, el seguro popular son migajas que el PAN lanza a la población. Recordemos que como el PRI, esas migajas se las cobrarán al cuadruple cuando ellos arriben al poder. Televisa dejó de apoyar total e incondicionalmente a Peña Nieto, distribuye los huevos en dos canastas. Vázquez Mota y Peña Nieto, sus dos veladoras para negociar con el que le ofresca más.

La elección de 2012 es una crisis, quizás  podría ser similar a la de 1847 o 1862, en la que se juega la viabilidad de México como nación. Tanto Peña Nieto, como Calderón fueron a Europa a comprometer las últimas concesiones que le quedan al país, sus recursos naturales y el petróleo. Evidentemente no son Chávez, son Carlos Andrés Pérez rematando la soberanía nacional y la viabilidad de desarrollo para los sectores internos del país. Calderón no fue Chávez, fue Álvaro Uribe, usando la guerra contra el narcotráfico como vía de desestabilización, para alternar medidas de Shock con reformas antipopulares contra los sectores mayoritarios de trabajadores, empresarios y clase media de nuestro país. Militarizar, usar el presupuesto nacional para armar hasta los dientes los cuerpos de seguridad en lugar de construir hospitales y escuelas. Esta pendiente saber cuál es la simbiosis del narcotráfico con el gobierno mexicano. En Colombia, el Estado terrorista colombiano no es muiy diferente de los narcos. Son sus aliados naturales contra la guerrilla.
Ya en los años 90 y primera década del milenio, los beneficiaros del trabajo mexicano, no fueron las empresas mexicanas, sino las empresas norteamericanas. La migración de millones de trabajadores, aproximadamente 14 (1/3 de la fuerza laboral) es un agregado muy importante al proceso de expansión norteamericano de los años 90 y antes de la crisis de 2008. El TLC fracasó porque su objetivo era primordialmente crear los empleos aquí, para exportar las mercancias allá. Lo que el país terminó exportando a Estados Unidos fue mano de obra. Ello denuncia la inexistencia de un plan nacional de desarrollo y cuestiona el uso de los gobiernos mexicanos del Estado en contra de los trabajadores del país. La apuesta a la atracción de "capitales" por medio de la precarización de la mano de obra, de, a convertir al país en paraíso fiscal sin ningún beneficio y propicio al saqueo en favor de unos cuantos.
Hoy el PAN le aplica la misma medicina al PRI que a López Obrador en el 2006. El uso faccioso de la justicia, la administración de acusaciones para golpear la imagen y permitirse la intervención del Presidente panista en turno. Busca como en el 2006 bajar al líder de las encuestas para que su candidata, Vázquez Mota, le pueda hacer la misma trampa que Calderón a AMLO. Sin importar el encono, el gobierno ilegítimo y minoritario, los consensos nacionales. Dirige el mismo voto duro dogmático, confesional, su minoría para tratar de, polarizando, derrotar a Peña Nieto en las elecciones.
Tenemos un escenario un poco distinto. Calderón pudo llegar negociando con el PRI, que a cambio de sostener las gobernaturas de Puebla y Oaxaca, el PRI no metería las manos en el conflicto electoral contra el PRD en el 2006. Hoy sin embargo, si el PAN ataca al PRI con las mismas armas y lo acusa usando a la PGR, es prácticamente imposible que el PAN, hoy encuentre en el PRD un aliado seguro, como en 1988, antes de traicionarlo en las concertacesiones. Hoy es posible  que el PRI impida en un conflicto post-electoral la toma de posesión de Vázquez Mota. La paradoja sería tener un PRI y un PRD formando un frente nacional contra el fraude y pidiendo la anulación de la elección de 2012. Por ello, la estrategia desgastada del PAN puede resultar de alto riesgo para la estabilidad del país. Nos preocupa la tentación del PAN de dar un golpe de estado parlamentario o electoral, no imaginamos en que desembocaría un escenario así.

¿La izquierda esta descartada?

Parte de la estrategia del PAN, que apuesta a la polarización contra el PRI, es aparentar el derrumbe del tercio electoral que tiene la izquierda nacional. Recordemos que el PAN obtuvo 15 millones de votos contra 15 millones de la izquierda, prácticamente un empate técnico con el que ganó a la izquierda por el fraude del 2006. 10 millones de votos fueron por el PRI. Técnicamente el PAN gobierna con 15 millones contra 25 millones de los otros partidos. Es probable que varios de esos millones para remontar se los diese la intervención de los gobernadores del PRI en favor del PAN y en contra de AMLO.

Andrés Manuel López Obrador Izquierda mexicana.
Aún con todo el uso mediático de las encuestas que colocan a Vázquez Mota en segundo lugar o a AMLO en ese sitio (Mitosky-TELEVISA vs. REFORMA) los cálculos más optimistas y menos manipulados colocarían a Vázquez Mota con aproximadamente 11.6 millones de votantes, lejos aún de los votos obtenidos en 2006, por una diferencia de 3.4 millones. Los cálculos. Peña Nieto tendría en este momento aproximadamente 13 millones 600 mil votos en sus cálculos optimistas, mientras que en la mniobra del PAN se pretende que Obrador subió de 4.8 millones a 6.8 millones de votantes. La Encuesta que contrasta a los resultados mencionados es la del diario Reforma. De acuerdo a esta encuesta Peña Nieto sigue adelante con 19 millones 600 mil votos, mientras que López Obrador tiene 10 millones 400 mil votos. Vázquez Mota andaría en los 10 millones de votos. Todo esto en un ambiente en el que no se ha iniciado la contienda electoral.

La disparidad de las encuestas de enero nos hacen dudar mucho de su exactitud y de su uso no faccioso, electoral. Recordemos que en noviembre Vázquez Mota era colocada en 3er lugar a mucha distancia de AMLO. En México el problema es que TELEVISA concentra sus encuestadoras y las difunde, haciendo un uso político de las mismas. Las campañas electorales pueden cambiar mucho el panorama y tendremos una campaña muy similar a la de 2006, sólo que en esta ocasión la guerra sucia se dirigirá sobre todo al PRI y es muy probable que el PAN no logre remontar los tercios. Por eso AMLO dice que podría ganar con 20 millones, una cosa que es dificil si vemos las cifras actuales. Tendrían que salir a votar los 10 millones de mexicanos que no lo hacen.