Nos visitan del mundo

viernes, 27 de abril de 2012

El escenario de otro sexenio panista 2013-2018. El modelo colombiano.

Entre el consenso de Washington, la militarización colombiana y los ataques sociales de Rajoy.

¿No hemos tenido suficiente con los gobiernos de Fox y Calderón?

Sólo los panistas o los cándidos no se han dado cuenta de que el desastre que vive el país, es responsabilidad de la visión política del Partido Acción Nacional. O existe la tendencia de negar que tengamos un desastre o bien quiénes no lo niegan excluyen la posibilidad de que el PAN tenga algo que ver en el asunto y persisten echándole la culpa al Partido Revolucionario Institucional, cuando el PRI no gobierna desde hace 12 años y cuando las políticas del PAN no se han salido del marco del consenso de Washington.

El PAN y el consenso de Washington.

El neoliberalismo que arranca con el consenso de Washington es el que se persiste aplicando en nuestro país. Hoy los panistas son los defensores más dogmáticos de las políticas neoliberales, cuando otros países, incluyendo los Estados Unidos, han ido abandonando dichas políticas por los efectos de desequilibrio económico que van ocasionando en la actividad económico y sobre todo los efectos sociales que van dejando como secuela.
El PAN traicionó sus antiguos principios nacionalistas y democráticos, cediendo al pragmatismo de los monetaristas. Hoy los vemos aplicando políticas al más puro estilo republicano (derecha norteamericana), tales como el shock, los programas de privatización y ataque a los derechos laborales. Los militantes del PAN han dejado de ser ciudadanos de la clase media conservadora, para convertirse en una clase política depredadora que no sólo se asigna altísimos salarios, sino que ve en el gobierno un botín de negocios que los convertirá en millonarios de la noche a la mañana. La lógica ya no es el ciudadano, sino una red de familias que asume los cargos y se vuelven privilegiados a costa del erario público.

Los panistas son capaces de mentirle a la población, por medio de la política de Shock desarrollada por Naomi Klein. La "epidemia" de N1H1 fue la aplicación en la práctica de esta política de shock, distractora, mientras se operaron medidas antiobreras y al mismo tiempo el Secretario de Salud hizo buen negocio con la importación de vacunas innecesarias, a la vez que suspendía progrmas de salud más necesarios.

El antiguo nacionalismo del PAN, se ha convertido en el más descarado entreguismo frente a los Estados Unidos. No sólo en la continuidad de la política Bush-reaganiana, que sólo beneficia a los norteamericanos, sino en la firma de convenios como el ASPAN y el Plan Mérida. Los panistas dejaron de defender en los hechos el interés nacional, para entregarse a los negocios amparados en el poder público, aún a costa de la soberanía nacional.

Los ejemplos de un gobierno corrupto panista se desbordan por todos los extremos de la administración federal y estatal. De Guanajuato a Jalisco, de los estados a la federación, la visión privatizadora del PAN arroja prácticas de corrupción. Recientemente se han señalado los actos de corrupción en la Comisión Federal de Electricidad, en las concesiones y permisos para la operación de Wall Mart y los escándalos de corrupción en PEMEX. Durante los gobiernos panistas, los funcionarios se han servido del poder para recibir cantidades de dinero por contratos. No se sabría si no es que las propias investigaciones desde los Estados Unidos, que sancionan la corrupción de sus empresas, fuera de sus fronteras, han dado a conocer investigaciones que involucran a funcionarios de la federación que hoy controla acción nacional.
Demagógicamente Josefina Vázquez Mota anunció que dará "prisión perpetua" a funcionarios que cobijen o colaboren con el crimen organizado. Lo evidente es que el PAN y sus organos de justicia no investigan a sus funcionarios, por lo regular, las investigaciones se politizan contra los opositores. En México los términos como "Michoacanazo" significa que se arrestará a políticos y funcionarios presuntamente vinculados con el crimen organizado pero de los partidos rivales del PAN como el PRI y el PRD.
Las investigaciones periodísticas que arrojan el enriquecimiento inexplicable de Genaro García Luna no han concluido en una investigación judicial, en auditorias o en aperturas de procesos en los tribunales. Vázquez Mota habla de castigo excesivo, en una visión inquisitorial donde la dureza de los castigos planteados es inversamente proporcional al nivel de impunidad con la que gozan los principales funcionarios de la seguridad nacional de los gobiernos panistas.
Se requieren investigaciones en la que los panistas no sean juez y parte, para ir descubriendo los negocios al amparo del poder que realiza la nueva casta política que se ha apoderado de ese instituto político. El cambio de gobierno arrojará entre otras cosas, el desamparo de toda esta corrupción protegida hoy desde el poder.

El PAN y el modelo colombiano de militarización.

El Partido en el gobierno en México no sólo es responsable de un modelo de gobierno bipartidista de corrupción, que pretende matar la pluralidadad en México y repartir el pastel en dos institutos políticos. Una partidocracia más peligrosa que la partidocracia actual. El PAN es responsable de haber escalado la violencia en el país al nivel que apunta la violencia colombiana en el pasado y de la cuál copian el modelo. México no era Colombia, porque México tenía un Estado con instituciones y no una situación de control político que dependiese del aparato militar, del Ejército mexicano. Si el gobierno colombiano terminó en una sentada con más de 120 mil muertos instaurando el terror con militares y paramilitares, el gobierno de México lleva el mismo camino que le aconsejan sus asesores colombianos. Por eso es imperativo para los mexicanos quitarle al PAN el poder e iniciar procesos judiciales en su contra.

No sólo contra su corrupción y entreguismo, sino procesarlos por ser responsables de una enorme violación contra los derechos humanos y por esclarecer la situación de los más de 70 mil muertos con los que ha terminado este sexenio. Una situación de muerte que ha ido acompañada de una creciente militarización del país.

México no es Colombia, en México existieron instituciones que sólo había que democratizar, de un régimen no democrático. El despojo a las comunidades campesinas no llevó en México al crecimiento de una guerrilla como las FARC o el ELN. En México la guerrilla nunca tuvo relación con el narcotráfico como si lo tuvieron algunos de los generales militares que la combatieron como Arturo Acosta Chaparro. En lugar de solidificar las instituciones democráticas a través de la reforma del Estado, el PAN traicionó la democracia, con tal de preservarse en el poder. Y no sólo traicionó, su visión obtusa y pragmática de desmontar las instituciones del Estado creo el vacío suficiente en el gobierno y la sociedad para que las actividades económicas ilegales se escalaran al nivel que las tenemos hoy. No es el nivel de atrevimiento de Calderón, como él dice y su determinación para combatir el crimen organizado, es la determinación de acabar con las instituciones en general y el beneficio económico que les ha reportado a esta nueva elite panista en particular, lo que explica porque una actividad económica en particular, el narcotráfico haya ocupado el lugar que las instituciones ocuparon antes.

Con la renuncia del Estado a la rectoría económica, con las acciones de desmontar las instituciones de salud, de asistencia social, de educación se minó no solo al gobierno sino al Estado mismo. Atrás de cada jóven sin empleo y sin educación, se encuentran las actividades económicas ilegales que han suplantado a la economía formal y productiva de nuestro país. La renuncia al papel regulador del Estado, esta siendo acompañada por actividades económicas de saqueo cobijo del poder. El PAN ha perdido totalmente la visión de lo que es el interés general, el interés público y se ha entregado a la violación de las leyes patrimoniales de México, a la violación de las leyes laborales y al combate del monopolio privado, que es una de las funciones del Estado en toda economía sana.

Es lógico que por cada pérdida de espacio público perdido, sean las actividades económicas de la sociedad, las que ocupen ese espacio. Pero la paradoja de México es la creación de un verdadero Frankestein que se le sale del control o del que se benefician sus amos. Si el sistema neoliberal mina las actividades económicas normales y permite el crecimiento de la economía informal a más de la tercera parte como sucede en México. Si la actividad económica productiva no rebasa 1/3 de toda la actividad del país, es lógico que un enorme ejército industrial de reserva, entre desempleados y migrantes sea el caldo de cultivo del que se alimentan actividades económicas informales como el narcotráfico y el crimen organizado en sus diferentes vertientes: Tráfico de armas, secuestro, control de zonas y venta de pisos, control de la economía informal, trata de personas y robo en todas su rubros.
Es la acción de desmontar la actividad económica formal y permitir los monopolios al cobijo del poder, lo que permite que el crimen organizado y la corrupción pública sienten sus reales sobre la sociedad. Esta renuncia no es sólo ignorancia. El beneficio con la salida de militarización es un excelente negocio para los norteamericanos que les venden las armas a ambos bandos, a los narcos y criminales organizados, y al gobierno panista. En lugar de escuelas, hospitales, programas de asistencia social o nuevas empresas productivas, el gobierno se beneficia con la compra de armas, municiones, vehículos, aeronaves que como todos sabemos, en México va acompañada de contratos, comisiones y beneficios a los expendedores de armas en los Estados Unidos. Esta es una de las aristas más negras de la quiebra moral del PAN en el gobierno y no sólo, es el gravisimo hecho de que tales acciones van acompañadas del genocidio en la población y la violación de los derechos humanos.

En México hay muchos temas que aclarar como el enriquecimiento ilícito de los nuevos "Negros Durazos" blanquiazules, la aparición de grupos paramilitares, el saqueo y control de los campos petroleros por secciones de los cárteles de la droga a la par de concesiones ilegales, anticonstitucionales sobre la extracción del petróleo en contratos que benefician a los allegados al poder y sus socios.

El PAN y la política antiobrera y antieducación pública al estilo Rajoy.

Los asalariados no pueden esperar nada bueno de la continuidad del PAN en el poder. Las recientes revelaciones de las acciones corruptoras de Wall Mart en México sobre funcionarios del gobierno federal y estatales no son sorpresivas. Desde hace años, las empresas filiales de transnacionales han venido pisoteando las leyes laborales mexicanas al cobijo de los santones panistas. No sólo los permisos y facilidades para la apertura de tiendas, las prácticas draconianas sobre los proveedores, sino el tratamiento laboral que da Wall Mart a sus empleados. Mientras en Alemania Wall Mart tuvo que aceptar la organización de los trabajadores en sindicatos, pues es parte de las leyes de aquél país, en México la práctica común ha sido la de permitir los contratos de protección y la contratación outsourcing con la que se violan las leyes laborales mexicanas.

Cuando la Ley garantiza el derecho a la sindicalización, los contratos colectivos, las prestaciones laborales, regula los horarios, los sistemas de pago, el ascenso laboral y protege los derechos de los trabajadores. Wall Mart al cobijo del poder, al que las recientes noticias descubren que soborna, registra sindicatos fantasmas que es lo que se conoce como contratos de protección para impedir que los trabajadores puedan exigir sus derechos garantizados por las leyes vigentes.Mientras el Secretaría del Trabajo niega al SME el reconocimiento de su dirigencia democráticamente elegida por mayoría, permite que abogados sin escrúpulos, despachos en realidad registren sindicatos a los que se les otorga la toma de nota sin ninguna cortapisa. El objetivo claro es la violación de la legislación laboral sin responsabilidad de los servidores públicos panistas.

Hoy sabemos que la promesa del PAN de una empresa de electrificación "mejor" que la Compañía de Luz y Fuerza, por la Comisión Federal de Electricidad es en realidad una empresa de corruptos que han venido privatizando la electricidad en favor de empresas españolas y norteamericanas que no escatiman sobornar a los gerentes de las empresas paraestatales con carros lujosos o dádivas con tal de que contratos que debe cubrir CFE, sena cubiertas por empresas privadas que desprotegen a sus trabajadores. Esta es la realidad "laboral" del PAN, su falta de respeto por el trabajo y los trabajadores.

Empresas que contratan trabajadores para que las empresas no los contraten directamente y no contraigan con ello las obligaciones de la legislación laboral. Empresas dónde los abusos son un rosario de practicas ilegales. Horas extras que no se pagan como tales, salarios precarios, obstrucción al derecho de organización defensa, retraso de pago en los salarios, retención u omisión de pagos obligatorios como aguinaldos, inexistencia de servicios médicos para los trabajadores, retraso en el pago de quincenas normales, desaparición de empresas y aparición de otras para evadir impuestos. Mientras los trabajadores pagan impuestos, las empresas no.

Pero como si toda esta pobredumbre no fuese suficiente. El Partido Acción Nacional quiere anular definitivamente las leyes que violan las empresas y que el gobierno esta obligado a defender, pero omite. Ese es el significado de la reforma laboral, que como "reforma estructural" el PAN quiere imponer sobre el trabajo y en contra de los trabajadores. Los asalariados que votan por el PAN estan fraguando las condiciones catastróficas de desempleo que tendrá el trabajo en el futuro, legalizando las violaciones actuales y volviendolas legales en el futuro.

En México como en España con el gobierno del Partido Popular de Rajoy, la derecha busca anular los derechos laborales de los trabajadores. Recordemos que la pobredumbre del partido popular en España es la ideología que sustenta en la actualidad Acción Nacional en México. Pero en México, el ataque contra los trabajadores se ha prolongado por cerca de 40 años, pulverizando a la fuerza laboral y logrando la precarización. ¿Para que pagan impuestos los trabajadores si tienen gobiernos que no garantizan la ley?

La quiebra moral del PAN y su falta de palabra ante su programa y la ciudadanía.

Acción Nacional no democratizó la vida pública en el país. Su orientación no fortalece ni los valores de la familia, ni empodera a lo ciudadanos. Un Partido que ni siquiera practica lo que pregona en su Declaración de Principios ha quebrado moralmente frente a la sociedad.

Esto explica porque falló Vicente Fox en la alternancia en el poder y en la oportunidad de reformar las instituciones del Estado democráticamente. En lugar de ello cedió a la tentación de preservar los monopolios, defender a las élites económicas y políticas, así como entrar en la lógica pragmática de un continuismo sin principios.

El reclamo de los ciudadanos contra los partidos políticos tiene un antecedente material en la traición de Vicente Fox y Felipe Calderón a la demanda de cambio del régimen político en México. No hubo reforma del Estado, no se autonomizó el poder judicial, no se ciudadanizaron instituciones que debieron hacerlo, no se garantizó la pluralidad en los medios de comunicación de masas y con ello la voz que la sociedad demandaba.

Nadie pensó en el año 2000 reclamar al PRI todas estas cosas, porque se sabía que el PRI es defensor natural de un régimen que se opone a esos cambios. No se le puede reclamar a la izquierda los cambios de un gobierno que no ha estado en sus manos. Así que la responsabilidad de la alternancia en el poder y las promesas para el referendum contra el PRI en el 2000, recaen en Acción Nacional.

En este momento pensar que el PAN hará los cambios demandados es estúpido. Han tenido 12 años para realizar los cambios y no lo han hecho. Resultaron una nueva generación de gobernantes corruptos, voraces y sin palabra. No sólo no podemos confiar ya en su palabra, como los ciudadanos lo hicieron 2000, hoy tienen el cinismo de declararnos su programa contra los ciudadanos y contra la mayoría, los trabajadores de este país.

Los resultados de 12 años de gobiernos panistas.

 Votar por el PAN es evidente que no mejorará las condiciones del país, por el contrario las prolongará. Por esto, es necesario un relevo ya. Josefina Vázquez Mota no tiene un programa diferente al de sus antecesores, es la continuidad de políticas que llevan 12 años fracasando.

El PAN no ha podido ocultar el crecimiento de la pobreza, el deterioro que causa la falta de crecimiento económico, el crecimiento del desempleo y la economía informal en los últimos años. Es increíble que quieran ir por más, ante su fracaso.

Saber lo que el PAN quiere, no es difícil. Copian su modelo del neoliberalismo norteamericano. Para el PAN su mundo de excelencia es que nos paguen lo menos posible en una legislación laboral sin derechos y al mismo tiempo que tengamos que pagarle a las entidades privadas de las que ellos seran dueños todo. Quieren que paguemos más por la gasolina para alimentar sus negocios, quieren que sigamos pagando altos intereses y altas comisiones a unos bancos que ellos no regulan, quieren que paguemos los servicios a altos precios porque ellos se los han concesionado a sus socios españoles y norteamericanos, quieren que lo hagamos porque ellos se benefician de las concesiones. Quieren que nuestros hijos paguen su educación endeudandolos como en Estados Unidos y beneficiando a las empresas privadas de la educación que desplazarán a las públicas. Quieren que trabajemos hasta que con nuestra muerte las AFORES y el sistema de pensiones salgan beneficiados por especular con un dinero que nos quitan a la fuerza y nos regresarán menos.
El PAN busca vender definitivamente los recursos naturales estratégicos como el Petróleo y la energía. Lo harán como se ha hecho con la minería, la industria turística, los bancos, la electricidad. Las empresas no se benficiarán de estas privatizaciones sino las empresas extranjeras como REPSOL, HALLIBURTON, WALL MART y las transnacionales.
Josefina Vázquez Mota continuará con la importación masiva de armas y la militarización del país. Su rollo de que "Ella no pactará con el crimen organizado" significa que beneficiará a los que viven de la industria de la seguridad nacional. El sexenio siguiente los cuerpos de seguridad serán tan poderosos y tan impunes que se verá amenazada la sociedad como sucede en Colombia. Militares y Paramilitares repartiendose el trabajo de aterrorizar poblaciones bajo la "legitimidad" de combatir al crimen. Menor Estado y mayor militarización, arbitrariedad, uso político que amenaza cualquier posibilidad de construir un México democrático.

Los rollos sobre la educación son en verdad los más perversos. Calderón desde que era diputado vive con la obsesión neoliberal de minar la acción de las Universidades públicas que han sido el único sostén de la Educación Superior. En México, salvo el ITESM las  universidades privadas no han fortalecido ni la investigación científica, ni la investigación tecnológica. Viven de la impartición de cursos de licenciatura y posgrado cobrando altísimas colegiaturas. Calderón ha propuesto la idea de repartir el presupuesto federal de educación superior en "bonos" para que en lugar de acudir a Universidades públicas, los estudiantes "elijan" las privadas, quitándo de este manera el presupuesto a la educación pública superior en México. Este "subsidio" a las escuelas privadas, del erario público, iría acompañado del financiamiento de instituciones bancarias tal y como sucede en los Estados Unidos. En los propios Estados Unidos esto no ha producido más y mejores profesionistas, sino profesionistas endeudados que no pueden pagar los financiamientos o que se tardan años en cubrirlos por los altos intereses de las deudas que cotraen con los bancos.

Pero de todo es la carencia de inversión en la educación pública. Hoy 9 de cada 10 estudiantes que quieren entrar a la UNAM quedan fuera por la carencia de lugares en las escuelas. Lo mismo está sucediendo en las escuelas de provincia. La demanda de educación superior supera la oferta, con lo que el bono demográfico que podría significar cantidades importantes de jóvenes están quedando fuera. Los panistas quieren hacer dinero con esta desgracia y repartir el presupuesto en subsisdios a la educación privada.

Vázquez Mota y Elba Esther Gordillo
Josefina Vázquez Mota presume en sus spots publicitarios que ella instauró los exámenes a los maestros para que no se heredaran las plazas, se dieran por prevendas o por cuestiones políticas.

¿Qué hace una economista sin experiencia en la Secretaría de Educación Pública? Antes de ser Secretaria de Educación, Vázquez Mota jamás publicó o elaboró un estudio sobre educación en México. Nunca había trabajado para ninguna institución que resolviera problemas educativos. ¿Llegó a la Secretaría por un examen de conocimientos? No, nunca hizo examen, llegó porque fue la coordinadora de campaña de Felipe Calderón Hinojosa, presidente legal de México a partir de 2006. Es decir sin méritos profesionales o académicos para el pusto, sino designada por cuestiones políticas, prevenda de haber participado con el equipo de campaña del Presidente, una especie de herencia política.

¿Con qué autoridad moral, Vázquez Mota se atreve a pedirles un examen a los maestros, si ella misma fue designada por dedazo? Y no sólo eso, Vázquez Mota designó por dedazo al yerno de Elba Esther Gordillo y concedió las cuantiosas comisiones que la Gordillo le pidió para liberar operadores políticos del SNTE. Todo por los servicios prestados por esta dirigente para que Calderón llegara mediante el fraude electoral en 2006.

La llegada del PAN al poder prolongará no sólo los intereses que han saqueado al magisterio, sino que además destruirá la educación superior en favorlas universidades privadas. ¿Un México diferente? Así es, sin posibilidad de educación superior para tus hijos. Y eso lo logrará con tu ayuda.