Nos visitan del mundo

domingo, 30 de septiembre de 2012

Desciudadanización en México


Los ciudadanos no cuentan.

Elecciones federales de 2006 y 2012.

Elecciones presidenciales de 2006.

En 2006 la diferencia de votos provocó airadas protestas en la Ciudad de México y en muchas de las ciudades del país. Más de la mitad de los mexicanos piensa que hubo fraude electoral que consistió en la intervención pública, notoria, evidente no sólo del entonces presidente panista Vicente Fox Quezada en favor de su partido. En México, esta prohibido que el Presidente emita declaraciones y Fox no sólo las hizo a favor de su partido, sino sistemáticamente en contra del candidato opositor de la izquierda Andrés Manuel López Obrador.
 
Los medios de comunicación, están controlados por dos empresarios. Emilio Azcarraga Milmo y el empresario Ricardo Salinas Pliego. Las televisoras dieron toda la plataforma para fabrircar video escándalos y para producir un linchamiento mediático en contra del candidato de la izquierda. Se llegó al extremo de atacar a empleados del gobierno del DF y políticos del PRD con maquinaciones que no se demostraron en los tribunales, pero que tuvieron su efecto mediático en una población aún muy cándida, para tratar de sacar de la contienda al candidato de la izquierda. A través de jueces, el uso faccioso del parlamento, los partidos de derecha en el país, el PRI y el PAN desaforaron al candidato de su cargo en el gobierno del DF para llevarlo a juicio. Sólo la movilización de millones de personas hizo que el entonces Presidente desistiera de su esfuerzo de eliminar, a la mala, a la izquierda.
 
Durante todo el proceso electoral los medios de comunicación reprodujeron "spots" negros, ofensivos, mentirosos en contra de la izquierda, que representa poco más de 1/3 del electorado nacional en un régimen de tres partidos. Se trataba de impedir que el tercio más grande del electorado llegara al poder por todos los medios. Se comparó a AMLO con Hugo Chávez, se amenazó con la inestabilidad del sistema financiero y se difundieron mil y un mentiras sobre el supuesto autoritarismo de una izquierda socialdemocratica en México al grado de compararla con el fascismo. Lo realmente fascista fue esa campaña.
 
Aún así, el proceso electoral de 2006 se operó en dos canales. Elba Esther Gordillo, la líder magisterial que controla el sindicato de maestros, por su número el más grande de América Latina con más de un millón de afiliados, puso en operación en la franja que va de los estados de Nayarit, Jalisco, Colima, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí una operación para controlar las casillas electorales a través de colocar maestros como funcionarios de casilla. Aparecieron muchos más votos que asignaciones de boletas, alterando las actas e inflando los votos en favor del actual Presidente Felipe Calderón y en contra de la izquierda.
 
Y sin embargo los votos alterados y las actas serían insuficientes para dar el triunfo al actual presidente. Se operó un fraude cibernético que consistió en tomar cúmulos de votos de aquí y allá, de casillas que había ganado el PRI. A través del IFE, pero sobre todo de los gobernadores priístas, se manipularon los votos en favor del PAN, un traslado de cifras antes del recuento final, operado desde las computadoras del IFE.
 
La respuesta de los ciudadanos fue que se recontara la elección voto x voto, casilla x casilla, pero el tribunal federal electoral con su estatuto de emitir fallos inapelables e inatacables impidió dicho recuento y sentenció el triunfo "legal", por criterio de los jueces, que sólo abrieron una mínima parte de los paquetes electorales. un triunfo ficticio, ilegítimo en favor de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa que declaró que a pesar de las dudas y de los cuestionamientos, de las evidencias de fraude electoral, él gobernaría "haiga sido, como haiga sido", es decir a pesar de todo, incluso de la legalidad. El robo de la voluntad popular y el sufragio efectivo en México terminaron por consolidarse en la más plena impunidad.

Elecciones presidenciales de 2012.

La elección de 2012 se preparó 6 años antes. Hoy se habla de que existía un acuerdo para que el PRI pudiera regresar al poder en este año. El desgaste panista y el repudio de la población a la traición del PAN se dividió entre quienes se inclinaron a la izquierda y quienes pensaron que el regreso del PRI sería el regreso a la "pax social" que presuntamente tuvo este sistema entre 1930 y el 2000. El cansancio de gobiernos panistas nepotistas, corruptos que ya no se diferenciaban del PRI, fue evidente cuando el PAN comenzó a perder en las elecciones de 2009 y sobre todo en las plazas de los estados. Ni la canalización del presupuesto del gobierno, detuvo la caída electoral del PAN, que perdió diputaciones, gubernaturas y municipios.
 
En 2012 se trataba de que la diferencia entre el candidato de la izquierda, que sería de nuevo López Obrador y el candidato del PRI Enrique Peña Nieto fuese los suficientemente amplia, para que no hubiese duda y para ello no se escatimó esfuerzo alguno incluyendo el financiero, para que Peña Nieto fuese la locomotora que arrollara a la izquierda, con la ayuda de Acción Nacional.
 
Se calcula que se invirtieron 25.5 millones de dólares cuando el monto permitido para las campañas es de 0.3 millones de pesos. La campaña de 2012 fue una operación en la que se usaron masivamente la distribución de tarjetas de débito con dos mil, mil, 700 y 500 pesos a todos aquellos que "promovieran" el voto a favor del Revolucionario Institucional. Dádivas que iban de estufas de gas, material de construcción, hasta pequeños regalos como vajillas, vasos, mesas, sillas, tarjetas telefónicas y memorias usb para computadoras.
 
Una compra a la luz del día, a la vista de todos sin que el Instituto Federal Electoral o el Tribunal interviniera en actividades que están tipoficados como delitos electorales e incluso como delitos de lavado de dinero. Poco a poco se descubrieron los contratos millonarios de Televisa con Peña Nieto para crear campañas negativas contra López Obrador como el que surgió en The Guardian o triangulaciones fraudulentas de dinero como los que aparecieron con el empresario Aquino y las tarjetas Monex, la compra de tarjetas de dinero depositado de las tiendas Soriana que fueron repartidas para inclinar el voto.
 
Lo que en otro país hubiese significado la presión para la renuncia de Peña Nieto a la candidatura, en México comenzó a operarse como si nada sucediese. Los medios de comunicación controlados por el duopolio televisivo y extendido a la radio creaban una atmósfera diferente a lo que realmente sucedía. A diferencia del 2006 donde cada pequeña sospecha se amplificaba y se magnificaba contra el candidato de la izquierda, en 2012 había un absoluto vacío informativo sobre lo que estaba sucediendo en realidad. Este hecho dio origen a la aparición del movimiento estudiantíl #Yo soy 132, pues durante la visita de Peña Nieto a la universidad jesuita, la Universidad Iberoamericana, las protestas quisieron ser manipuladas en contra de los estudiantes por las declaraciones de los representantes priistas y por los medios de comunicación. Esto provocó el estallido social de los estudiantes que reclaman la pluralización de los medios de comunicación en México y la manipulación informativa. #Yo Soy 132 es un movimiento que tomó su nombre de la declaración de que una facción pequeña, un pequeño grupo de gente que no pertenecía a la Iberoamericana, había protestado contra Peña Nieto. 131 estudiantes de la Ibero difundieron un vídeo dónde mostraron sus rostros, sus nombres y sus credenciales que los acreditaban como miembros de la Iberoamericana, el respaldo a esos 131 estudiantes se sumo en el Yo soy el 132, es decir uno más, que se extendió a todas las universidades públicas y privadas del país, contra la que se iba perfilando como la imposición de Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República.
 
A pesar de que un movimiento social se volcó a cuidar las casillas en las zonas urbanas, dónde en México se concentra la mayor parte de la población. De manera extraña y aún poco evaluada, crecieron desproporcionalmente las casillas rurales, cuando en México lo que existe no es una concentración en el campo, sino en la ciudades. La operación contra Obrador se dio seguramente en esas casillas.
 
Una vez más, pero ahora con la imagen de una votación menos cerrada, el PRI aparentemente quiso dar la imagen de ganar las elecciones y de nuevo tanto el Instituto Federal Electoral IFE, como el Tribunal Federal volvieron a ignorar los señalamientos, se desentendieron de una investigación a fondo y terminaron por avalar de nuevo en una "decisión legal" al candidato del PRI para que gobierne de 2012 a 2018.
 
Existe una sordera institucional, que comienza a ser la pauta de lo que sucederá en nuestro país. La percepción popular es una y la sordera y la simulación de lo que sucede por las elites de nuestro país es otra. Las movilizaciones, las denuncias, los señalamientos, las evidencias de violación a la ley, la voluntad popular no importan, lo que importa es la agenda marcada por la propia elite por encima de los ciudadanos. Pareciera que los millones y millones de ciudadanos mexicanos que se movilizaron contra la imposición no existen.
 
Pero no sólo lo pagarán injustamente los ciudadanos que votaron contra el PRI, aquellos que se beneficiaron con las migajas de los priístas, serán el centro de este choque. La generación del Baby boom va de salida, los viejos sesenta y ochoeros y los setenteros saldrán del mercado laboral jubilados en una o dos décadas, los cuarentones, de la generación de los ochenta, resienten ya el desempleo y el desplazamiento, la sobrevivencia. La generación Y, adultos nacidos en los 70 tendrán una década fugaz bajo nuevas condiciones laborales, antes de ser desplazados por quienes nacieron en los 90. Nadie en este momento tiene la certeza de que no será despedido o liquidado, la nueva ley terminará ampliando el sector informal y desempleado de la sociedad civil, para absorver a la nueva generación de jóvenes nacidos en los 90. La perversidad del poder tiene objetivos claros, la sociedad civil no hemos debatido aún estos temas.

Reformas de ajuste estructural sin importar nadie.

Primer movimiento, la reforma laboral.

Enrique Peña Nieto llegó para aplicar los ajustes, lo mismo que Rajoy en España. Las diferencias son que en México jamás existió alternancia democrática, sino imposición y que el PAN y el PRI no se diferencían hoy en nada. En España el gobierno de Rajoy fue precedido del gobierno del PSOE y de Zapatero, para México no ha habido descanso desde 1982 en el que se desmantelaron las políticas de bienestar.
 
Otra diferencia sustancial es que mientras España experimentó crecimiento y bienestar en los 90 y la primera década del siglo XXI, en México tuvimos dos décadas perdidas con decrecimiento o crecimientos mediocres. Por eso la fuerza de respuesta en España es mucho más fuerte y contundente, en México vivimos una pulverización social.
 
Las movilizaciones en México han sido tan numerosas como las españolas, pero a diferencia de España, la gente sufre desmoralización por la imposición del proceso electoral y ahora el ataque indiscriminado contra los derechos laborales de los trabajadores. Se pretende desmontar el sistema de trabajo protegido que se ganó en la Revolución mexicana, pero que dejó de funcionar sobre todo en la década de los 90 del siglo XX, ante el ataque patronal.
 
La compra del voto, como en el caso de la Presidencia, no sólo impactó favorablemente a los nuevos gobernadores del PRI, sino que incluso fortaleció las posiciones de la derecha en el gobierno. Con el voto del PRI, el PAN y el Partido Verde, que de verde no tiene nada, el día de ayer 28 de septiembre impusieron de nuevo las leyes en contra de la enorme movilización social y ciudadana. Los ciudadanos en México dejaron de importar, los diputados que ganan más de 50 veces más que cualquier ciudadano profesional común, votaron por la anulación de derechos que no les serán aplicados a ellos mismos. Una vez más no importan los señalamientos, las controversias, el rechazo de masas de ciudadanos inconformes, los diputados que fueron electos por votos comprados, voltean la espalda a los electores y votan leyes que los perjudican.

Siguientes momentos.

Como había advertido en posts anteriores. El costo de las tarjetas monex y soriana no se detendrá en la anulación de los derechos laborales. La legalización del outsourcing o contratación a través de terceros para anular los derechos laborales, el pago por hora fragmentado, la facilitación de los despidos y la reducción de las indeminizaciones, la imposición de contratos de aprendizaje a los jóvenes y a prueba con salarios bajos, son elementos que no se aplicarán a los propios diputados que ganan cientos de miles de pesos, contra trabajadores que ganan unos pares de miles. La cosa no se detendrá allí, viene la Reforma fiscal y finalmente la Reforma energética.
 
En la Reforma fiscal lo más probable es que eleven todos los impuestos. Hoy se paga el 35 % de ISR y el 16 % de IVA pero sólo en mercancias que no son de consumo considerado básico. Se teme que el IVA pudiera llegar a arriba del 20 % y que el ISR hasta el 40 %. El IVA se extendería a los artículos básicos con lo que se excluiría alimentos y medicinas. La elite seguira sin pagar un solo centavo en materia de impuestos. El gobierno esta al servicio de una oligarquía nobiliaria que no paga impuestos.
 
Pero el paquete de reformas completo irá a atacar no solamente esto, sino se seguirá cobrando el impuesto a la gasolina y sobre todo se abrirá PEMEX a los contratos privados de empresas extranjeras. Tanto la electricidad, como el petróleo serán empresas estrategicas que nuestra élite rematarán, en favor de las extranjeras para obtener ganacias de corto plazo.

El fracaso de la democracia, la política y la ciudadanía.

Consecuencias del divorcio social.

Si como ciudadano, el número, las movilizaciones pacíficas no han logrado sensibilizar a los diputados de que lo que están haciendo atentan contra los ciudadanos que votaron por ellos. Esto es la consecuencia de que los propios diputados sienten que ellos no le deben nada a nadie, sino a la maquinaria electoral de su partido.
 
Esa maquinaria es la que le dio los millones de dólares necesarios para que ellos llegaran al poder y ahora se trata de hacer negocios al amparo del poder y a cobrar jugosas dietas que se encuentran por encima de los 200 mil pesos mensuales. Casi 12 mil euros por mes.
 
En ese contexto las movilizaciones aunque cuenten con millones no importan. Los diputados del PRI, el PAN y el Verde no se inmutarán lo más mínimo por la voluntad popular, no les importan los ciudadanos.
 
Entre las masas la gente se pregunta que si las demostraciones de fuerza, los bloqueos son insuficientes ¿cómo nos harán caso? Cuando la demostración civica, pacífica es insuficiente ante la sordera de nuestros gobernantes, ¿qué tendremos que hacer? ¿Voltear patrullas, atacar sedes gubernamentales?
 
Movilizarse ya no es suficiente, ni bloquear carreteras, ni realizar cercos contra las instituciones. La resistencia civil pacífica que reune a cientos de miles o a millones no esta dando resultados en México. Las consecuencias sociales de las reformas y lo que aprobaron los diputados comenzarán a sentirse con su aprobación en el Senado.
 
Muchos sienten que trabajando como lo están haciendo, no serán afectados. Pero ahora tienen varios vectores que transformará profundamente su vida. Quienes tienen créditos hipotecarios perderán sus casas si caen en el desempleo o tendrán dificultades cuando los impuestos reduzcan sus ingreso y no puedan pagar las mensualidades. Se viene una segunda crisis hipotecaria en nuestro país con tasas bancarias muy altas, tarjetas de crédito hasta el tope y dos variables que incidirán. El aumento de los impuestos y el aumento del costo de la vida por efecto de una inflación encubierta por las cifras oficiales. El impacto de los combustibles lleva la vida a la alza, subirá la electricidad, el costo del gas y la gasolina y por lo tanto del transporte como consecuencia de la venta del sector energético de nuesto país. Como en el caso de los bancos, comisiones e intereses sin control, por encima de los que se pagan en los países de origen de las filiales, serán ahora el mismo esquema para la electricidad y los combustibles.
 
Los mexicanos que no se oponen, conocerán los efectos de una crisis severa que ha colapzado el mercado a nivel internacional. Hoy quienes tienen por encima de 35 años serán desempleados. Las empresas con la legalización del outsourcing, y con el pago fragmentado de horas, despedirán liquidando a sus trabajadores para recontratar en otras condiciones. Educación, familia, todo se verá afectado por estas nuevas condiciones.
 
Gobiernan, pero no gobiernan para nosotros, sino en contra de nosotros. ¿Que viene a una situación así en la teoría política? ¿Se resignarán los ciudadanos que perderán los empleos y mandarán a la indigencia a la generación que tiene más de 40 años? ¿Se pagarán impuestos altísimos aunque los ciudadanos ganen poco, mientras que los potentados del país no pagan nada? Altos costos en el transporte y la gasolina por efecto de lo que necesitan diputados, senadores, gobernadores, presidentes municipales, Ministros de Estado y Presidente.
 
Pero lo más preocupante de todo ello, es que la soberbia del poder esta respaldada en la máxima adquisición de armamento con el pretexto del narcotráfico. El gobierno mexicano esta armado hasa los dientes y sus cuerpos de seguridad por efecto de miles de millones de dólares en la adquisición de armamento. El problema no es que el enemigo sea el narcotráfico, como en el modelo colombiano fracaso del combate al narco que controla ese gobierno, el exito del modelo colombiano es el exito de su represión contra el pueblo. Zonas devastadas por paramilitares, el asesinato de centenas de miles de personas en las ofensivas de esas dos fuerzas en el centro del país contra la guerrilla colombiana.

La élite sabe que la guerrilla mexicana, incipiente aunque con experiencia, tiene menos potencialidad y arraigo social que la guerrilla colombiana. Sabe que enfrentar un problema de conflictividad social es una guerra cuyo objetivo no es el narco, sino el pueblo y por ello no trajo a un asesor que controlara la producción de coca en Colombia, producción que sigue sin disminuir, sino de lo que se trata es probablemente anticiparse a una respuesta social de pueblo mexicano.

Los mexicanos y el gobierno.

Podemos esperar poco, el movimiento social de los mexicanos pasa de una esperanza al cambio electoral a una triste conclusión de que ese cambio no ha sido posible por esa vía y que por el contrario, la participación en el terreno electoral sólo facilitó a los enemigos de la sociedad y la ciudadanización el encaramarse en las estructuras del poder para actuar libremente contra los ciudadanos.
 
Una crisis de las instituciones democráticas del país que cierran la puerta a la interlocución social y prepara el terreno para respuestas que son claramente autoritarias. Los politólogos de la televisión fracasaron, entraron en bancarrota, la dimensión de lo que viene no ha sido prevista por ellos y sus consecuencias callará su palabrería académica y semidemocrática.
 
La ruptura autoritaria con la entrada del PRI y con la hegemonía del régimen, nos hará recordar que el PAN jamás estuvo fuera del mismo, que a pesar de su aparente fachada de oposición, siempre fue un comparsa de las medidas y jamás arriesgó un ápice su pellejo para que el pueblo estuviese mejor. Ni durante 1958, ni en 1968 el PAN sacó jamás la casta, hoy es una triste oposición falsa, en bancarrota, apendice del PRI que podría ser facilmente absrobida si el PRI no necesitara una fachada de "pluralidad" política. Apuestan incluso a transformar a la izquierda en una oposición postobradorista con los chuchos a la cabeza, que no será muy diferente al rol que jugó con el PPS Vicente Lombardo Toledano.
 
Tiempos difíciles, no cabe duda, una hegemonía muy dificil de vencer en la que no basta el voluntarismo o el activismo, sino una dirección clara que comenzó ya a rebazar al obradorismo. Se necesitan nuevos liderazgos más allá de la resistencia civil pacífica, que combine una organización de masas con movimientos pacíficos con respuestas que hagan sentir la fuerza del pueblo mexicano.