Nos visitan del mundo

miércoles, 26 de septiembre de 2012

El Gobierno del Presidente de la República...

Curiosa frase de sus publicistas y por primera vez acertados y no enfrascados en las mentiras que acostumbran decirnos. En efecto, es el gobierno del Presidente, no es el gobierno de los mexicanos que jamás nos sentimos gobernados, cumpliendo el pacto que enuncia John Locke en su ensayo sobre los principios del gobierno civil. En efecto, es el gobierno de él, no el nuestro.
 
Calderón nos odia a los trabajadores, como su ideología política y la del Consejo Coordinador Empresarial odia a todos los mexicanos que viven de su propio esfuerzo. Por eso el último acto de su gobierno fue atacar definitivamente los derechos conquistados por la Revolución mexicana, la lucha que sostuvieron nuestros abuelos, los bisabuelos de nuestros hijos.
 
Calderón no sólo es responsable de haber acabado con la transición democrática en nuestro país y haber posibilitado el regreso del PRI a Los Pinos, es responsable de múltiples agresiones contra nosotros los trabajadores. No sólo contra el SME y los electricistas, o coautor de la eliminación de los derechos de los trabajadores del Seguro Social o los que tienen ISSSTE, su labor de ataque se extendió a la supresión y agresión de todos los que vivimos con el esfuerzo de nuestro trabajo.
 
Ahora busca que dejemos de tener el amparo de las leyes laborales, que nos puedan despedir o liquidar en cualquier momento, que seamos recontratados a través de empresas intermediarias para que nuestros salarios, las prestaciones y las jornadas de trabajo dignas o humanas desaparezcan. Calderón Hinojosa representa un retroceso de más de 100 años, volviendo vigentes el reclamo de los magonistas o los revolucionarios de 1910. Esto es para que no se nos olvide, los panistas se convirtieron en los enemigos de México, deberían liquidar y refundar un nuevo partido conservador, para borrar su ignominia y sua gresión contra el pueblo de México.
 
Son iguales a Rajoy, el Presidente de España, represor, agresor de los trabajadores.
 
¿Hasta cuando los trabajadores vamos a darnos cuenta de que se trata de agredirnos a todos?