Nos visitan del mundo

domingo, 16 de septiembre de 2012

¿Debe celebrar México su Independencia Nacional?

Ante el avance de la pérdida de soberanía nacional y el control de los Estados Unidos sobre México, siempre sale alguien a cuestionar ¿por qué debemos celebrar la independencia? y los más extremos dicen que no debemos celebrar nada porque la Independencia nacional dejó de existir.
 
¿México es el gobierno? O sólo el gobierno no corresponde al Estado nacional que necesitamos todos los mexicanos. Nos gusta menospreciar y menospreciarnos, México existe porque cada generación de mexicanos ha luchado porque así sea. En momentos de crisis, cuando el proyecto nacional estuvo a punto de dejar de existir, los mejores hombres salieron por encima de los gobiernos a defender nuestra forma de ser y nuestra identidad como mexicanos.
En 1848, la celebración del día de la independencia nacional se vio colapzada por la entrada del ejército norteamericano a nuestro zócalo capitalino, izada la bandera de las barras y las estrellas, los mexicanos entendieron que si no emprendían una lucha en favor de un poder común, de un pacto nacional, México dejaría de exisitir.
 
Con esa voluntad de cambio, los mexicanos se reunieron para dar fin a la codependencia con Santa Ana e incoporaron a la Constitución la necesidad de un Estado moderno, el fortalecimiento de un Estado nacional que diese sentido a nuestro país.
 
Siempre existen fuerzas adversas dentro del poder político que se oponen y buscan sabotear nuestros intentos por lograr una sociedad mejor, una sociedad vivible, más humana. Nos trajeron a los franceses para convertirnos en una colonia del Imperio francés.
 
Y sin embargo, siempre los mexicanos hemos luchado contra esas adversidades con nuevas generaciones que no se doblegan ante condiciones sumamente adversas. ¿Quién pensaba que La República triunfaría contra el imperialismo francés y contra el colaboracionismo de algunos mexicanos? Los mexicanos insisten en preservar su país y su independencia y no siempre están en el poder. La sociedad es la que tiende a defender principalmente nuestra identidad nacional.
Y eso no es un conjunto de héroes abstractos, mi tatarabuelo León luchó contra los franceses y vio el fusilamiento de Maximiliano en el cerro de las campanas. No es algo externo, esta en nuestras venas si le rascamos un poquito.
 
Los gobiernos no siempre han respondido a los intereses de quienes son gobernados. El despotismo y la dictadura se han adueñado del poder político y han combatido al pueblo que dicen gobernar. Pero los mexicanos supimos rebelarnos contra la opresión y tampoco es producto de héroes y personajes abstractos, m abuelo Miguel estuvo en el compromiso de la Revolución mexicana.
 
Y no sólo mi abuelo, el abuelo de mi amigo Cuauhtémoc, supieron encarar los esfuerzos de incorporar para todos los mexicanos las conquistas sociales. Pastor Rouaix, autor de La génesis del artículo 123 constitucional,  mi propio abuelo, Francisco J. Múgica y muchos otros representaron toda una generación de lucha por sostener á nuestro país como un gran proyecto nacional. La revolución es un esfuerzo muy importante para preservar nuestra república y nuestra independencia nacional.
 
¿Por qué no celebrar el día de la independencia? Los mexicanos no somos los responsables de que las dictaduras y los gobiernos se impongan. Llevan a cusestas  la identidad nacional, no capitulan frente a quienes la merman.
 
México es el conjunto de historias familiares que se entretejen y que dan sentido a lo que somos. Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros camaradas y compañeros de vida. No es ni solamente el gobierno o los políticos que nos saquean la plata y nuestro patrimonio. No es en el triunfo de la Selección de futbol, sino en el hecho de que reconocemos una identidad nacional y una forma de vida. No somos gringos o Guatemaltecos o Beliceños, por más que nos hermanen con los latinoamericanos, somo México.
 
¿Por qué no festejarlo si nosotros hicimos cada una de las luchas que mantienen la dignidad nacional? El movimiento estudiantíl de 1968, las luchas por mantener la pluralidad democrática en el país a pesar de los autoritarismos. No han cesado los mexicanos de luchar, la independencia nacional tienen ahora un nombre, es Yo soy 132.

Aunque los gobiernos tienen el poder y se constituyen en dictaduras con un falso rostro democrático, nosotros el pueblo, quienes buscamos una unión con nuestra historia y nuestro sentido, jamás dejaremos que nos gobiernen quiénes no responden a nuestra esencia nacional.

Debemos celebrar porque ellos quieren que dejemos de celebrar, con una celebración propia, popular con nuestro propio sentido social y humano.