Nos visitan del mundo

lunes, 10 de septiembre de 2012

Nos cobrarán a todos las tarejtas MONEX y Soriana.

Sonido de sables.


¿Y qué esperaban? Que el enorme gasto para dar migajas no es gratuito, cobrarán a escala geométrica lo que dieron aritméticamente. La élite nos desprecia, sabe que la miseria de la gente se ataca con migajas, que somos tan menesterosos, que podemos perder la dignidad fácilmente. Pero ellos no perdonará jamás la candidez, preparan en todos los planos su ofensiva contra lo que queda de nuestros derechos laborales, de la riqueza petrolera y de lo que nos quitarán para distribuirlo entre ellos.

Reforma Laboral.

Preparan un conjunto de agresiones, Calderón nos quiere dar un último golpe a quienes trabajamos. Veamos:

Mientras Felipe Calderón goza de una pensión vitalicia de cientos de miles de pesos mensuales. Le recorta a las empresas el pago de liquidaciones y reduce los salarios a los trabajadores por hora acabando el salario mínimo que fue una conquista de 1917. Ellos hablan de una ley obsoleta, en realidad será una regresión laboral que pretende suprimir derechos y otorgar privilegios a los empresarios. Precarizar más el trabajo y pulverizar la regulación social en materia laboral. No sólo reducirán salario y salarios caídos, le darán ventajas a las empresas, eliminarán la antigüedad laboral para que las empresas no tengan la obligación de jubilar a los trabajadores y romperán toda defensa del trabajador para facilitar los despidos. Van contra los bastiones de base que han conquistado los trabajadores, contra su derecho a nos ser despedido sin indemnización, a obtener su jubilación por vejez, a tener prestaciones sociales como vacaciones pagadas, días de descanso obligatorio, aguinaldo y un contrato colectivo de trabajo. Todo esto que aún conservan muchas dependencias de gobierno o empresas dónde la tradición y lucha creo Contratos Colectivos o Condiciones Gnerales de Trabajo, tratarán de ser suprimidas por la nueva "Reforma Laboral". Saben que sólo un tercio de la población tiene trabajo fijo, empleo remunerado. El PRI y el PAN buscan destruir lo que queda del trabajo en México.
 
Así como ellos dicen que todos "somos empresarios" los trabajadores que perciben deben responder a la idología del Consejo Coordinador Empresarial y del Yunque, con la consigna: "Todos somos trabajadores asalariados". La consciencia de que nuestra clase es una clase asalariada y que no somos empresarios nos debe llevar a la formación de un gran frente nacional en México contra las reformas laborales.

Reforma energética.

Han utilizado el petróleo y sus ganancias como caja chica para financiar los honerosos salarios de funcionarios, prestaciones de los mismos como aviones, teléfonos, empleados a su servicio, vehículos y gastos de representación como comidas, bebidas y viaticos a lugares que no necesariamente se justifican. Por eso, dicen que el petróleo no es rentable, lo cuál es absurdo. Como son voraces y no se han contentado con saquear las utilidades, quieren que lo que no es suyo y saquean les de más dividendos. Calderón desde que era Secretario de energía vendió a empresas extranjeras, norteamericanas y españolas un sistema corrupto de participación llamado contratos de servicios múltiples. Para ningún mexicano es desconocida la poca transparencia de los gobernantes corruptos a la hora de otorgar concesiones. Cada contrato, es una venta de la empresa que pudiendo o teniendo la capacidad de ahorrar las utilidades de las empresas extranjeras, les es muy rentable a los funcionarios otorgarlas a cambio de jugosas comisiones. Pretextan que PEMEX no tiene capacidad o rentabilidad, lo cuál sería suficiente para que los cesen por ineptos. Tampoco les interesa consolidar la paraestatal. Con una o dos refinerías bajarían los costos de la Gasolina, pero ellos prefieren dar gasolinazos porque obtienen de ellos grandes dividendos de una población que paga más que cualquier persona en el mundo por la gasolina. Lo curioso es que vivimos en un país petrolero.
 
Hoy se frotan las manos porque enfilarán una reforma energética en la que volverán a intentar el remate de secciones completas de la industria. No lo hacen sino para obtener las jugosas comisiones que les darán por la venta. Esto lo han prometido al exterior y con esto se cobrarán todas las migajas que le tiraron al pueblo durante la elección de 2012. A ellos no les importamos, somos un conjunto de personas a las que no se nos debe pedir opinión. Priístas y panistas son hoy lo mismo.
 
La venta de las ramas petroleras derivará en un saqueo nacional dónde ni siquiera ingresaran las utilidades para el presupuesto nacional, ellos se llevarán su dinero, el petróleo regresará a los monopilios internacionales y nosotros, el pueblo, los asalariados pagaremos, más y más caro todo.

Reforma fiscal.

En México la Secretaría de Hacienda recauda no más del 11 % del PIB en impuestos. Los pagan principalmente grandes, medianos y pequeños empresarios; profesionistas libres, trabajadores asalariados. Un padrón cautivo al que le clavan el diente por la imposibilidad y la cobardía de la Secretaría de Hacienda para cobrarle a las grandes coproraciones nacionales y a la aristocracia mexicana, nuestra oligarquía nacional.
 
Sus misceláneas fiscales mantienen un sistema de evasión fiscal, pobreza y descuentos privilegiados a un sector minoritario con ingresos multimillonarios. Ellos no pagan impuestos, tienen ejércitos de contadores que deducén con programas falsamente altruistas como el teletón o los "redondeos" con tal de no pagar impuestos o aprovechar que las reglas obligan al Estado a regresárselos.
 
Hoy un trabajador asalariado que percibe 10 mil pesos mensuales o más (766 dólares o 602.28 euros) tiene que pagar el 30 % de impuesto sobre la renta. Es decir que el Estado se queda con 3 mil pesos (229.91 dólares o 180 euros). Además de que paga impuestos locales como tenencia sobre el uso de automóviles y el 16 % de IVA por mercancias de todo tipo, exepto una canasta básica de alimentos y medicinas.
 
Alguien que gana 10 mil pesos que no es el común denominador, pues la mayoría gana como 6 mil mensuales(459 dlls o 361.69 euros), es considerado alguien con ingresos altos, aunque no se pueda vivir dignamente. Mientras los asalariados pagan esto, los medianos y grandes empresarios tienen que pagar un impuesto especial llamado IETU que les quita cerca del 35 % de los ingresos. Mientras los más ricos del país no pagan nada. ¿Qué reforma fiscal requiere el país? Una reforma que cobre impuestos diferenciales por grupos y que paguen más los que más ganan, pero esto no es así, en México pagan menos los que más tienen. Entonces ¿A dónde se dirige la reforma fiscal de Peña Nieto? A las tasas de otros países. Se proyectoa aumentar el ISR de 35 a 40 % contra el padrón cautivo, es decir contra los que han venido y aún pagan impuestos. Además que aumentarán el IVA de 16 a 23 % eliminando la canasta básica de alimentos y medicinas.
 
¿Te supieron las tarjetas MONEX? Ahora te las cobrarán y con intereses y te tomarán en cuenta tanto como todos aquellos que tuvimos el coraje de agruparnos para un cambio como el movimiento Yo soy 132 o MORENA.