Nos visitan del mundo

jueves, 21 de enero de 2010

Un nuevo pacto social en México

Después de 2006 le preguntamos a los panistas ¿Y ahora, cómo gobernarán al país? Habían producido una fractura de legitimidad al negarse a contar voto por voto y con ello incrementar la duda sobre el fraude electoral del 2 de julio de 2006. Y no sólo eso, habían sembrado un encono que aún perdura en las cabecitas pobres de ideas y amplificadores de una campaña sistemática montada por el PAN con la ayuda del monopolio de los medios de comunicación.
Ahora como podrían gobernar si descalificaban la opción por la que al menos habían votado 15 millones de mexicanos, la misma dimensión de los que habían votado por su presidente, declarando loco, egocentrista y desquiciado a su contrincante. ¿Cómo convivir y sobre todo gobernar si queremos desaparecer al adversario, negándolo?
López Obrador sigue movilizando a millones de personas, había que frenarlo a como diera lugar. Pero en estas cosas, uno no sabe para quién trabaja y los golpes que debería propinar al PRD, debilitaron al PAN y fortalecieron a su viejo enemigo, al Partido que había sido un partido hegemónico.
El PAN siguió la máxima romana: "Divide y Vencerás" y para ello recurrió a comprar a una parte del adversario para confrotarlo con el otro, sabía de la división de las facciones en el Partido de la Revolución Democrática y se atrajo a la facción más venal y con antecedentes más oscuros, los Chuchos cuya corriente oficial dentro del PRD se llama Nueva Izquierda.
En plena contienda electoral por ganar la dirigencia nacional del PRD, el PAN comenzó a insmiscuirse con una campaña nacional de la que fueron amplificadores sus epígonos queriendo sembrar la falacia de que Nueva Izquierda era la corriente buena, de una izquierda moderna y progresista y que los rivales de ellos la corriente Izquierda Unida era la corriente de una izquierda anquilosada y vieja que hacía daño al país. (Ver nota de los orígenes de Nueva Izquierda)

A la izquierda la caricatura de Jesús Ortega, actual Presidente del PRD y a la derecha la caricatura de Felipe Calderón, Presidente de México y miembro de Acción Nacional.
En realidad se buscaba minar el crecimiento del PRD y sobre todo del movimiento civil del lópezobradorismo que se extendía en la Convención Nacional Democrática como movimiento civil poselectoral y en el Frente Amplio Progresista que agrupaba al Partido del Trabajo y a Convergencia, dos partidos minoritarios con registro legal.
Nueva Izquierda postuló a Jesús Ortega como Presidente del PRD, mientras que Izquierda Unida postuló a Alejandro Encinas, un viejo militante que provenía del Partido Comunista Mexicano. Encinas que contaba con el apoyo lópezobradorista ganó la elección por mayoría, a pesar de los acarreos y maniobras de Nueva Izquierda. La comisión de garantías, órgano interno de vigilancia electoral proclamó ganador a Encinas, con la protesta de Ortega y el apoyo encubierto del PAN que lo quería favorecer.
Ortega llevó su protesta a una demanda al Tribunal Electoral mexicano, dónde se rumoran nexos de la presidente del tribunal con la esposa del presidente. En una decisión extraña, ingerencista y claramente destructora de la unidad interna del PRD, el tribunal revocó la decisión de la Comisión de garantías interna y en lugar de anular el proceso electoral y llamar de nuevo a elecciones como marca la ley, decidió otorgar el triunfo a Ortega para confrontar a la mayoría lopezobradorista y con el claro propósito de dividir al partido.
Impuesto Ortega, cortó los apoyos económicos al movimiento lópezobradorista y rompió el Frente Amplio Progresista que fue la alianza con el PT y Convergencia que habían sostenido el movimiento de López Obrador. El PAN apostó con esta división aniquilar a López Obrador y reducirlo a un personaje marginal y sin apoyos.
Como López Obrador no abandonó el PRD, no dejándo el campo libre a Ortega y los suyos y se apoyó sobre todo en el Partido del Trabajo y Convergencia, la siguiente maniobra del PAN consistió en manipular el llamado al No voto por parte de organización ciudadanas en 2009 por el hastío contra los partidos políticos y basándose en el voto considerado duro que disminuiría en el PRD, manteniendose en el PAN, sin importar el PRI, calculó que fuera de la alianza con el PRD, tanto Convergencia como el Partido del Trabajo perderían el registro al no alcanzar la votación mínima. Sin registro, PT y Convergencia no podría auxilar a López Obrador y terminaría en el ostracismo político.
Tal maniobra se revirtió, dado que hubo una migración de muchos votos que eran por el PRD, para apoyar a los candidatos del PT y Convergencia, con este deslizamiento la ciudadanía impidió que se cancelace el registro a los partidos pequeños. Sin embargo, el efecto de esta resistencia provocó que el PRD perdiera de 12 millones de votos obtenidos en 2006 en elecciones para el parlamento, un total de 8 millones al obtener sólo 4 millones en las elecciones de 2009, con ello perdió 2/3 partes de su electorado.
Acción Nacional perdió la mitad del electorado que había votado por ellos en 2006 y con ello su mayoría parlamentaria. No sólo por el encono que ha sembrado contra la izquierda, también es porque postula una forma de gobernar que ha sido rebazada por los cambios a nivel internacional. Ese año México perdió más del 7% de su Producto Interno Bruto en relación a 2008. Es el país latinoamericano que tuvo la mayor caída económica en 2009.
El partido más favorecido con esta estrategia política ha sido el Partido Revolucionario Institucional, que en 2009 recuperó la mayoría parlamentaria y se ha fortalecido lo suficiente para aspirar cómodamente a recuperar el poder presidencial en 2012. En este desplazamiento el PAN juega a reducir el poder del PRI, aliandose con el PRD en algunas entidades de la República dónde se producirán elecciones de gobernadores y a tratar de concertar un acuerdo con el PRI a fin de favorecer a la larga un sistema bipartidista. La debacle del PAN lo transformará en la tercera fuerza electoral nacional, después de que ha gobernado muy mal desde la presidencia entre 2000 y 2012.
(Continuará)
____________
PAN Partido Acción Nacional, partido político que nació en 1939 contra el régimen cardenista desde la derecha mexicana en dos fracciones: la vieja derecha sinarquista con nexos e inspriada en el falangismo y un grupo de universitarios liberales encabezados por el Lic. Manuel Gómez Morín, quién aspiraba a un régimen democrático y de libertades. El PAN hasta 1988 no había modificado sustancialmente el régimen y su oposición más que cambiar legitimaba al régimen.
PRD Partido de la Revolución Democrática, partido político que nació en 1989, después del fraude electoral contra Cuauhtemoc Cárdenas Solorzano en 1988, entonces candidato por el Frente Democrático Nacional FDN. El  PRD agrupó al propio FDN, escisión del bloque nacionalista revolucionario del PRI, al Partido Mexicano Socialista PMS (Partido Comunista, sobrevivientes de la guerrilla en los 70 y ex integrantes del movimiento estudiantíl de 1968). La alianza del salinismo con el PAN desbancó a la izquierda hasta que en 1995 se conoció la peor recesión hasta el momento, el PRI debio conceder la ciudadanización de los organismos electorales, lo que le permitió al PRD obtener gubernaturas de estados y el gobierno civil de la Ciudad de México en 1997. Con el apoyo de la Ciudad de México, se lanzó a la presidencia el candidato más fuerte de la izquierda hasta ese momento, Andrés Manuel López Obrador, el cuál fue obstaculizado desde el gobierno por el PAN y por el escandaloso fraude electoral de 2006.
Nueva Izquierda. Corriente política dentro del Partido de la Revolución Democrática que se opuso a la corriente lópezobradorista. Conocidos también por los "Chuchos" apodo cariñoso del nombre Jesús, por dos de las cabezas de la corriente Jesús Ortega y Jesús Zambrano. Nueva Izquierda en realidad proviene de un grupo muy desprestigiado dentro de la izquierda, antes de entrar al PRD fueron miembros del Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional PFCRN creado después de 1988 para capitalizar la oleada cardenista de ese año, por Aguilar Talamantes. Antes del PFCNR este grupo se hacía llamar el Partido Socialista de los Trabajadores o PST, conocido porque rompió con el Comité Nacional de Auscultación y Coordinación formado por la corriente de los aperturos y encabezada por Heberto Castillo, para apoyar la campaña de José López Portillo y el PRI a la presidencia de la república, por lo que fue de los primeros partidos en obtener el registro. Repudiado por el resto de la izquierda por oportunista, más tarde fue una de las fuerzas que integró al PRD.