Nos visitan del mundo

lunes, 18 de abril de 2011

LEGALIZAR LAS DROGAS PARA QUE NO TERMINEN COMO MÉXICO.

Vargas Llosa señaló recientemente que se deberían legalizar las drogas en América Latina, para que los países de la región no terminen como México. El fracaso del gobierno demócrata cristiano es más que evidente, coadyuva a desestabilizar el país en favor de los intereses norteamericanos.

La instrumentación de rapido y furioso un operativo en el que es evidente la inyección de armas desde los Estados Unidos, nos habla del doble y pragmático discurso de los norteamericanos en nuestro país. La guerra de Calderón es parte de ese escenario de inestabilidad en la que a río revuelto ganancia de pescadores.

La sociedad mexicana se aleja del gobierno calderonista y por ende, es muy probable que el gobierno demócrata cristiano cuya sede es el Partido Acción Nacional, terminará con un fuerte voto de castigo en 2012. Los panistas están alarmados, muy preocupados porque la situación se les viene encima.
Ciego y sordo, el gobierno federal repite que no cesará su guerra, las vícitmas humanas, más de tres decenas de miles, lo que ya son un evidente genocidio, han dejado de importarle. El moralismo es evidente, la droga que más mata mexicanos no es la adicción, sino el plomo. Y sin embargo, las redes de lavado de dinero han permanecido intocables, los altos miembros de la clase política y empresarial involucrados en el negocio, impunes. En realidad no se ha atacado ni un centímetro la capacidad financiera de los cárteles y ello sería sospechoso, pues ¿a quién beneficia el tráfico y de drogas en México?

La insistencia en una guerra que la mayoría desaprueba, terminará con un clamor generalizado de repudio a quienes son los responsables y a quienes la han sostenido. Este es el tema primordial en una nación como México.

El gobierno llama a la sociedad civil a una alianza nacional contra el crimen organizado, en realidad hoy la sociedad civil mexicana desconfía del gobierno, los narcotraficantes como el Mayo Zambada han señalado con claridad que la corrupción invade todos los niveles de la sociedad mexicana, los altos y los bajos. La gente no es tonta, sabe bien en qué consiste el juego, ¿a quién denunciar si el nivel de involucramiento de los diferentes niveles de gobierno es mayúsculo?

El narcotráfico en México es producto de la errada visión panista de desmantelar el Estado mexicano y constituir una visión rentista del gobierno. Los priístas al menos tenían inversión productiva, los panistas se llevan todo en gasto corriente. México ha visto consolidarse una cleptocracia en los últimos años, esto es lo que ha significado el PAN para nuestro país. No la transición democrática, no un país con crecimiento económico eficiente, sino una élite de funcionarios al servicio de las transnacionales, que cobran toda la renta nacional para gasto corriente. Vivimos realmente una emergencia nacional.