Nos visitan del mundo

domingo, 31 de mayo de 2009

Acerca de los cuentos y las cuentas, II

(Retomo lo del interlocutor o traductor)
La Historia escrita, acerca del origen y trayecto del hombre aquí en la tierra, se remonta principalmente a lo que hemos heredado de la Sagrada Biblia. Libro sagrado escrito por los judíos y traducido posteriormente a otras lenguas, civilizaciones y culturas (sabemos que inclusive en el Islam se habla de este libro como sagrado), pues bien, ¿qué es lo que vemos en el Antiguo Testamento?
RELIGIÓN: La representacion de un Dios rápido para la ira, con fuertes rasgos y pasiones humanas. Que necesitó de los profetas para expresarse, y se valió de varios instrumentos para hacer llegar sus órdenes, siendo Moisés el principal. Por ejemplo, cuando Moisés subió a recibir las Tablas de la Ley (los diez mandamientos), la orden fue terminante: "pon guardias a la subida del cerro, que nadie te siga porque aquél que me vea caerá muerto" (se entiende, aquél que sin invitación me vea. Ya que como sabemos, Moisés fué acompañado por una comitiva. Ignoro si los acompañantes podían o no subir hasta la cúspide del sitio sagrado y de esa manera ver al Creador, o si estos sólo deberían quedar haciendo guardia al pie del cerro). Posteriormente a éste evento, se formaron comisiones, y toda una naciente burocracia militar y administrativa. Pero el punto es: nadie podia por sí mismo hablar directamente con Dios. Para hacerlo necesitaba de un interlocutor. Espero haber dejado claro el punto.
GOBIERNO: el manejo de la sociedad pasó de estar en manos de la Iglesia y los religiosos (notese, dije el "manejo" de la sociedad, eso no es lo mismo que el "gobierno", aunque se le parece bastante), este punto es importante, así que debo abundar: lo que, en mi opinión, permitía el funcionamiento ordenado de la sociedad, era el hecho de que la mayoría de la gente, del pueblo, estaba "educada" dentro de una cultura, y considerando que el conocimiento (vuelvo al punto) estaba prácticamente monopolizado por la Iglesia, siendo los religiosos los encargados de la tarea de velar y custodiar tan valioso bien, el cual se encontraba a buen resguardo entre sus gruesos muros -al menos eso es lo que ellos creían- la tarea no presentaba mayores dificultades, y de esa manera se transmitían tanto los conocimientos, como los saberes y deberes religiosos de los unos para con los otros. Esto no era tan malo como los "ilustrados" modernos (leáse la izquierda latinoamericana) pretenden hacernos creer. Ya que a la fecha encontramos el gran desarrollo cultural que lograron impulsar algunos de estos religiosos. Cito para tal caso a la orden de los Jesuitas (Soldados de Dios) fruto que hasta la fecha aparece en las tierras donde ellos estuvieron, donde educaron a la población (por ejemplo la "Alta Califiornia"), como es sabido, muchos de estos antiguos pueblos, aún conservan los nombres originales con que esta orden religiosa los bautizó. ,
(segunda de 3 partes).