Nos visitan del mundo

domingo, 13 de septiembre de 2009

Examen de oposición, certficación y exámenes de calidad.(1)

Hace tiempo que Nómada y un servidur discuten el problema de la educación. Ha sido constante que Nómada traiga cosas que se discutieron atrás sin que nuestros lectores puedan reconstruir adecuadamente el origen, el sentido, la lógica y los argumentos. Por lo que los reclamos aparecen como si un servidor fuese una persona que de manera gratuita califica, señala sin fundamento o por el sólo hecho de querer esterotipar, como ella nos dice.

En la dinámica del debate, nos llenamos de mucho más que argumentos, a veces se cae en descalificación personal, para desviar los argumentos principales.No me lo tomo en realidad personal, conozco bien la dinámica de las charlas que se convierten en peleas.

Por eso no voy hacer lo mismo de "victimizarme" y reproducir todo lo que Nómada ha dicho a propósito de querer descalificar el mundo académico. Sólo comentaré como las cosas no son como parecen.

La docencia es una actividad que tiene categorías. No es lo mismo ser un profesor de asignatura, que un profesor definitivo. Y no es lo mismo ser definitivo a ser un profesor de carrera o de tiempo completo. En la escuela dónde laboro sólo estamos poco más de 80 profesores de tiempo completo, cuando 300 son profesores de asignatura. Los requisitos para ser profesor de asignatura son:

Estar titulado, tener experiencia en la materia que va a impartir y desempeñarse bien como docente para permanecer. En las escuelas privadas dónde trabajé, estos son los requisitos.

Para dar clases en la UNAM, a nivel medio es necesario acreditar un examen que se llama examen filtro. Este examen se realiza cuando se abre la necesidad de que docentes ingresen y para ello pueden pasar años. El examen se hace para la materia que vas a impartir en específico. Se requiere ser profesionista titulado en el perfil y mostrar experiencia. Muchos que presentan el examen no lo pasan y por lo tanto no pueden impartir clases. Los que hemos aprobado esos exámenes tampoco tenemos garantizado entrar, pues los que pasaron primero y tienen más tiempo dando clases van primero. Sólo después de unos años, los profesores pueden ir contratando materias. No es fácil.

Albert Einstein fue un profesor universitario.

Las plazas de defintividad surgen a cuenta gotas, una de vez en cuando. En ellas los profesores que ya imparten cátedra concursan por ellas. Para conseguir una, se tiene que vencer a los demás en un examen. Se puntea el curriculum con la experiencia acreditada mediante documentos, cuentan los cursos de actualización que se tomen que son obligatoriamente dos al año, en periodos intersemestrales o interanuales y se tiene que pasar un examen que consiste en: a) la defensa de una propuesta docente para la materia a concursar dónde se expone por escrito el tema; b) La calificacion de la habilidad para dar clases en activo frente un jurado y c) la defensa del proyecto frente al mismo jurado. De todos los que presentan, sólo un profesor tendrá la definitividad sobre un curso.

Las plazas de carrera o tiempo completo son las más preciadas y las más difíciles de conseguir. Aunque el procedimiento es similar: Evaluación de trayectoria currucular documentada, presentación de una clase y defensa de un proyecto frente a un jurado, ganarla es de lo más complicado en este medio. Muy pocos alcanzan plazas de tiempo completo, pueden pasar años sin que un profesor lo logre y muchos jamás la alcanzarán.

Un docente universitario no es jamás un improvisado, para llegar a ser investigador se tiene que ganar con mucho esfuerzo su puesto. Por eso, sin afán de pelear, cuando Nómada hace sus chistes sobre lo "vividores" que somos los profesores, sólo puedo exhalar un ligero "Si supieras"