Nos visitan del mundo

lunes, 28 de septiembre de 2009

Trabajadores y su escuela democrática.

Dos referencias, dos puntos de vista.

Me preguntado ¿por qué tenemos puntos de vista tan dispares con respecto a los trabajadores de gobierno, Nómada y un servidor? No sé ciertamente más de lo que se ha dicho en el ciberespacio, lo que ella ha dicho de sí misma y lo que yo he escuchado que han dicho de ella, que no sé si es cierto o es falso. Los mandos medios como he descrito, desprecian a los de abajo, porqué no están en sus zapatos, porqué no los entienden y porqué se sienten superiores.

 

 

Conocí profundamente a los de abajo por una razón, a pesar de desempeñarme en un área técnica, profesional, pertenecí a una generación diferente a la de Nómada en tiempo y en espacio.

Cuando ingresé en la Escuela Nacional Preparatoria, el 68 estaba presente en las escuelas, mi generación vivió el post 68.

Cuando ingresé a trabajar a los 20 años, estuidaba para financiar los estudios y lo hacía encarrilado en el área de mi profesión. Me encontré con cientos de jóvenes de mi generación en el trabajo que venían de Ciencias, Ciencias Biológicas, de Antropología, de Ingeniería, de economía y de ciencias políticas. Todos formados, con cultura, con esperanza y habiendo probado la libertad en la escuela.

Cuando llegamos, los anteriores, los empleados de gobierno sólo habían vivido a dirigentes sindicales "charros", las secretarias tenían como espectativa casarse con alguién o "amarrarse" un amante entre los funcionarios, los empleados no se rebelaban, eran de aquellos que incluso veían mal si alguien lo hacía, la lambisconería y la sumisión era lo común, todos hablaban de que nada cambiaría, de que las cosas seguirían igual. Esa era la perspectiva al entrar al gobierno, ascender por medio de contactos.

Pero desde hacía dos años había un proceso de cambio. Las generaciones del 68 llegaban como profesionistas a las dependencias y en julio de 1977 se lograba un sindicato nacional no controlado.

Les platicaré pronto