Nos visitan del mundo

jueves, 24 de septiembre de 2009

Trabajadores ý burócratas

Ambas cabezas experimentaron al sector gubernamental como empleados. Una desde mandos medios y otra desde la contrucción técnica de conocimientos para la toma de decisiones.
Tenemos visiones distintas y ello ha sido un obrar en consecuencia. La palabra burocracia viene del francés e indudablemente del griego como etimología. No define ni etimologicamente ni en su origen al que trabaja para el Estado, sino a los funcionarios del mismo.
Así tenemos que indica a quienes tienen el poder, no a quienes no lo tienen, en este caso los trabajadores del gobierno. Desde mi perspectiva, los funcionarios no son necesariamente contratados por su talento, sino por su cercanía en términos familiares, por ser parte del equipo, dónde es más la lealtad que la eficencia, la designación para los puestos medios y altos.
Como un observador participante, presencie cosas muy interesantes. Los funcionarios no son especialistas, son todólogos y dependen de nosotros los profesionistas y los técnicos. Para ilustrar lo anterior les contaré algunas anécdtas que realmente sucedieron.

A lo largo de mi participación en un área de análisis económico del gobierno, vi ir y venir funcionarios medios y altos. Los funcionarios medios llegan por la azotea, rara vez ascenden por méritos propios. Por lo regular son parientes o miembros del equipo de quiénes los llevan. En las áreas especializadas se sirven de quiénes ya estan allí.

§ 1 ¿Qué especie es esa del chinchorro?

Llegaron un buen día y como todo el funcionariato, se repartieron a los técnicos sin consultar siquiera qué quería cada quién. El funcionario siente que debe traer mayor conocimiento que los aborigenes de la oficina, así que tratan de valerse por sí mismos, sin necesitarnos.
Uno de ellos ya no sabía que decir, daba vueltas, abría y cerraba libros, hasta que no aguantó más y llamó a una de las compañeras, "disculpe señorita, estoy confundido -le dijo- no logro identificar esta especie pesquera y quisiera preguntarle, ¿qué especie es esa la del chinchorro? Jajaja, le contestó la compañera, el chinchorro no es ninguna especie, ¡es una red, una arte de pesca!

§ 2 La abundancia del camarón...

Un día llegó un Director general a la oficina y nos concentraron en una gran reunión con compañeros que eran biólogos. El país nos dijo, tiene grandes recursos naturales, cuando uno navega en los mares del país puede hasta apreciar las grandes manchas rojas de camarón (gambas), un recurso que todos debemos aprovechar para el progreso del país. Sin más, los empleados soltaron la carcajada, el Director no entendía, el camarón (gambas) en el mar y vivo no es jamás rojo, sino gris, blanco o café, este tipo sólo conocía los camarones en coctel, un biólogo repuso desde atrás, "¡Sólo que estén cocidos!".

§ 3 Hoja sin H y girar con jota.

Una de las experiencias más incómodas me sucedió cuando un Director de área me pidió revisar los escritos de los jefes de departamento. Escribían girar con jota y hoja sin h, entre tantas cosas de la enorme colección de faltas de ortografía que venían en los escritos de estos funcionarios medios. Pero ni modo, cuando uno trabaja para alguien y desquita el sueldo, tuve que meterle la mano a estos escritos para que no se quemara la Dirección General.

Un buen día un subjefe de departamento se me arrancó, me dijo que si yo había cambiado en su "brillante" escrito la palabra mexicanos con minúscula, le dije sí, que lo había hecho a petición del Director, que me pidió revisara el oficio. Pues te ordeno que lo pongas con mayúscula porque así me gusta, me dijo, le di su escrito y le dije, pues ponlo tú, porqué escribir los gentilicios con mayúsculas es un error, me arrebató su oficio y fue decirle a la secretaria que lo pusiera con mayúsculas.

§ 4 La hoja de cálculo.

Cuando llegó la hoja de cálculo a la oficina, sólo los jefes de departamento tenían computadora, el programa de moda era el Lotus. Así que ellos, los jefecitos las monopolizaron tratando de impedir que los empleados de base las tocaran. Para su desgracia, yo jamás necesité de aprender en la oficina, pues tenía una computadora en casa. Les pidieron que calcularan una tasa media de crecimiento anual a través del Lotus y todo el séquito de jefecitos se rebeló contra el Director diciendo que no se podía sacar a través de este programa.

La fórmula de la tasa media consiste en una raiz cuadrada de n-1 y una división a la que se le resta -1 y se multiplica por cien. El problema de estos "economistas" que por cierto provenían del Tec de Monterrey y del ITAM, era precisamente en que no hallaban la forma de sacar la raíz de 10-1=9, es decir la raíz 9a. en el Lotus. El Director me habló y aplique un conocimiento de matemáticas que me enseñaron en la escuela, todo número elevado a una fracción es una raíz, así que en la fórmula puse (((a/b)-1*100))^0.1111) , cuándo las fórmulas comenzaron a dar los números que les salían en las calculadoras, por poco se mueren. Un egresado de la UNAM, una universidad de a "grapa" como ellos decían había solucionado, lo que un colectivo de jefes no había podido resolver en más de una semana.

Lo curioso es que algunos jefes de estos, acostumbraban a calcular con su calculadora, frente a la pantalla, teniendo el lotus en la pantalla. Esperame me decían, es que a mi sólo me sale así...
Como esta tengo muchas anécdota que les puedo relatar. La verdad, por eso me fui a la academia, la tecnocracia y menos la burocracia, me llenaron en lo más mínimo.