Nos visitan del mundo

miércoles, 15 de julio de 2009

La historiografía crítica mexicana

La historiografía que se hace en México.

Guy Rozat, fundador de la carrera de Historia de la ENAH.

Desde 1980, año en que se funda la Licenciatura en Historia de la ENAH, la orientación historiográfica de la nueva carrera se basó en los aprendizajes críticos de la Escuela punta de Historia a nivel internacional, la Escuela de los Anales francesa que en ese momento dominaba en el espectro internacional. No era para menos, alumnos de Vilar y Ruggiero Romano se integraban a la planta como profesores de tiempo completo, pero además el propio plan de estudios se conformó con las corrientes más críticas al y del marxismo en este momento. Por ello, la orientación social de la historia, estuvo presente, desde la formación de los primeros historiadores que comparativamente a los formados en la UNAM, surgían al margen de las concepciones historicistas y positivistas, que habían influenciado al pensamiento historiográfico de nuestra máxima casa de estudios. En ella surgieron destacados críticos como Carlos Aguirre Rojas que es un destacado difusor del pensamiento de anales en nuestro país y director de la revista Contrahistorias. El Dr. Aguirre tomó conocimiento de la Escuela de los Anales en las aulas de la ENAH y con su propio talento y estudio, retomó la tradición francesa y la difundió no sólo en la UNAM, sino a lo largo y ancho del país. En la propia ENAH se fortaleció la corriente de historia cultural mexicana que exportándose a la Universidad Iberoamericana y su departamento de historia, ha venido difundiendo esta corriente en la revista Historia y Grafía. En la ENAH, también tiene fuerte presencia un grupo de historiadores que se adscribe a la nueva historiografía crítica, que elabora historia contemporánea y que tiene cerca de 25 años elaborando estudios sobre la historia mexicana del siglo XX y sus problemas principales, a partir del grupo historiográfico internacional, el más grande de habla española, Historia a Debate. Por ello, los comentarios de Abel Hernández deben ser tomados con acotada reserva, pues en México desde luego existe una historiografía crítica y trabajos de construcción histórica contemporánea.

La historiografía mexicana es una activa participante de Historia a Debate.