Nos visitan del mundo

viernes, 24 de julio de 2009

¿Nadie repara en la cobardía de Mel Zelaya?

Ignoro quien tiene la razón en el reciente conflicto hondureño. Lo único que puedo decir es que a mí, en lo personal, me salta de inmediato quien es quien...aún sin conocer a los dos presidentes hondureños que reclaman esa posición: Micheletti -presidente de facto, por órdenes del Congreso- y Mel Zelaya -presidente elegido democráticamente, depuesto por comportamiento antidemócratico. Yo me pregunto: Si la razón le asiste, y está seguro de ello e incluso cuenta con el reconocimiento y apoyo internacional...¿porqué Mel Zelaya está tan inseguro y comete, por la misma razón, tantas estupideces? Me explico: boicoteó con su actitud y declaraciones provocativas a la prensa, el diálogo con Oscar Arias. Todos vimos que mientras que aún estaban negociando...él asumía una actitud belica y amenazaba con iniciar su regreso a Honduras (lo cual cumplió: ya está en la frontera), al tiempo que sacaba a la gente a la calle !para que ésta defendiera el derecho del gobernante a seguir robando a su miserable pueblo! Aunque se enoje Giordano: esta es la verdad. ¿Saben cuánto gastó el tipejo sólo en ropa los 3 primeros días que pasó arrojado del gobierno? 80 mil dólares. Sólo en ropa. Con cargo a la tarjeta que le paga el pueblo, si, ese que ingenuamente lo eligió antes de que éste iniciase su tormentosa relación con Chávez viuda de Castro.
Bueno, pues éste tipejo -Zelaya, no Chávez- ya decepcionado porque naaaadie lo defiende ¿dónde quedaron las mujeres-presidentas latinoamericanas que lo defendían en lugar de resolver sus propios problemas? (en Argentina la influenza se dió vuelo, mientras que la Sra. presidenta prefería cuidarle las espaldas a Zelaya), ahora saca al "pueblo" ese comodín para las causas revolucionarias. Lo dicho: "al perro más flaco se le suben las pulgas" !Pobre Latinoamérica con estos líderes de pacotilla y éste remedo de pensamiento revolucionario!
Ló último publicado por la prensa especializada acerca del tema:
El gobierno de facto del país asegura que arrestará a Zelaya si éste pone el pie en Honduras. También se ha impuesto un toque de queda de seis de la tarde a seis de la mañana en las zonas fronterizas.
Zelaya dijo que pasaría el viernes estudiando la mejor manera de entrar a Honduras, por tierra, mar o aire. Pidió a los hondureños que se reúnan en el lugar donde él decida cruzar la frontera y urgió a los soldados que se retiren cuando le vean.
"Voy caminando hacia Honduras y espero que la mayor parte de los hondureños puedan superar a los retenes en la frontera, que caminen a la frontera, que no le tengan miedo a los soldados", dijo Zelaya durante una rueda de prensa en el hotel. "Soy fuerte, no temo pero se que estoy en peligro".
También se dirigió al ejército hondureño: "Queridos soldados hondureños, no apunten sus rifles contra el representante del pueblo, en contra del pueblo, estos rifles deben servir para defender el pueblo, no para atacar al pueblo."
Todos los gobiernos del hemisferio oeste han condenado el golpe, durante el cual soldados actuando bajo órdenes del Congreso y la Corte Suprema arrestaron a Zelaya y lo pusieron en un avión al exilio. Países en ambos bandos del espectro político dicen que el regreso de Zelaya al poder es crucial para la estabilidad de la región.
Zelaya dijo que los esfuerzos de mediación, dirigidos por el presidente de Costa Rica Oscar Arias, fallaron después de que representantes del gobierno de facto rechazaran la posibilidad de que Zelaya regrese para concluir con su término presidencial, que finaliza en enero de 2010. Estos dicen que no pueden revocar una orden de la Corte Suprema que prohibe la restitución de Zelaya.
Pero José Miguel Insulza, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, no ha perdido la esperanza de que ambos bandos puedan llegar a un acuerdo. También calificó la intención de Zelaya de volver a Honduras como "apresurada".
"Siempre ha querido regresar a su país, pero es importante hacer un esfuerzo para evitar una muy posible confrontación", dijo Insulza.