Nos visitan del mundo

sábado, 11 de julio de 2009

Balance del triunfo del tricolor. ¿Regreso del PRI?

En los resultados preliminares para diputados federales el Partido Revolucionario Institucional se llevó 900,739 votos más de los que había sacado en la elección para diputados del 2006. Este resultado es significativo pues nos revela que el PRI en realidad mantuvo un voto duro que se incrementó 7.7 %

Por lo tanto, por lo menos para diputados federales, el PRI no varió, los que variaron fueron los otros dos partidos nacionales, pues el PAN perdió a nivel nacional 4,203835 votantes, mientras que el PRD perdió 7,774,449 votantes. Ambos desastres, el de la derecha y la izquierda, mantuvieron al PRI como un partido invariate que de esta manera obtendrá un grupo importante de diputados para el Congreso. El PAN no sólo perdió muchas diputaciones, sino  muchas presidencias municipales y varios estados de la República. Lo preocupante es que por los resultados, el PRI puede gobernar en coalición con el Verde Ecologista y marginar de una buena parte de sus decisiones, no sólo al PAN y desde luego al PRD.

La lectura correcta, no es que el PRI incrementó su votación, sino que sus oponentes se cayeron en el número de votos. Los votos de castigo contra el PRD y contra el PAN, explican perfectamente el triunfo del tricolor, que ahora se perfila para intentar ganar la elección de 2012. Pero, para ello se debe reflexionar obstáculos importantes:

  1. Si hoy el PRI logra en la elección para diputados federales 12,520,418 votos, recordemos que en la elección de 2006, su oponente, el PAN obtuvo 13.5 millones de votos. y el PRD 11.9 millones, por lo que el sólo voto duro no será suficiente si la elección del 2012 es muy competida.
  2. Pese a los deseos de Beatriz Paredes de iniciar este triunfo con la construcción de una agenda clara, el PRI hoy no es un partido de unidad, sino un partido de gobernadores, entre los que destacan Fidel Herrera, Peña Nieto y ahora el gobernador de Coahuila que arrasó con el PAN en su entidad. Debemos estar atentos al desenvolvimiento de los grupos y si estos son capaces de alcanzar la unidad, para no repetir la salida tan lamentable que tuvieron en el pleito interno con Elba Esther Gordillo.
  3. Si bien, el PAN detuvo la crisis, en los meses siguientes se sentirán los efectos de la misma entre la población. Ello traerá una reacción aún más adversa al gobierno federal que determinará una buena parte del quehacer priísta y su posible reacción.
  4. Los medios de comunicación han ungido a Enrique Peña Nieto como el candidato que goza y gozará de promoción años antes de los comicios presidenciales. Sin embargo, a pesar de que el monopolio televisivo, retoma el control sobre los partidos, es difícil que el electorado en plena crisis tenga tanta predisposición a creerles a los medios y se vuelve un ambiente de incertidumbre.
  5. La percepción de la gente es que las cosas van cada vez peor. La visión de que la economía empeora, que el desempleo aumenta y que la inseguridad va en aumento lo sostiene más de la mitad de la población. El PRI no podrá ejecutar medidas impopulares entre la población, si desea ir más allá en sus pretensiones. Por lo que lo más probable es que mantenga una legislatura sin grandes aspavientos y sin tomar las medidas porqué puideran ser impopulares.
  6. El PAN no podrá legislar, ya comodamente, tendrá que acompañar al PRI en el proceso.