Nos visitan del mundo

miércoles, 15 de julio de 2009

La bancarrota de la política económica del régimen panista, esbozo de una propuesta aternativa.

Crítica al "populismo económico" y crítica al "neoliberalismo económico" Acto I

Desde su aparición en los años 90, La política económica mexicana 1950-1994, el libro de Enrique Cárdenas, editado en el Fondo de Cultura Económica, Cárdenas del Instituto Tecnológico Autónomo de México ha inspirado la construcción de un imaginario político de satanización al populismo priísta, que no toma siempre, y de manera adecuada las ideas originales, y tuerce su sentido a la condena de que todo gasto social, por el mero hecho de serlo, es perjudicial. Con ello, no sólo se desvía la idea original y la riqueza de su sentido, sino que se incapacita para pensar con objetividad y eficiencia los problemas por los cuáles atraviesa la economía actual del país.

Texto de Enrique Cárdenas

Esta es la tara de la política económica del panismo , y su situación, que ha quedado en su incapacidad para enfrentar políticamente la realidad económica nacional, abandonando a la vertiente neoliberal, priísta, la conducción de la política económica. El panismo ha sido incapaz de trascender la política neoliberal zedillista, con resultados que son a todas luces, la disminución del ritmo, del crecimiento económico, provocando una situación de estancamiento que puede ser tipificado perfectamente como dos décadas perdidas en materia de economía nacional.

La crítica de Enrique Cárdenas a los periodos de Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo se basan en el análisis de las fuentes del crecimiento económico y su financiamiento. El esquema de falta de ahorro interno, se sustituyó con crecimiento mediante la aplicación de deuda externa. El gasto público, basado en el endeudamiento exclusivamente, trajo consigo la "perversion" económica de un crecimiento ficiticio que a la larga fue inmanejable, pues la deuda externa del país se convirtió en la bomba de tiempo que culminó en la crisis de 1976 y la posterior de 1982.

La propuesta de Cárdenas no es, en su libro, la disminución dogmática del gasto, el no gasto público sino el equilibrar el financiamiento con el ahorro interno, el aumento de la capatación tributaria mediante una reforma fiscal que grabe a los mayores contribuyente y el financiamiento al desarrollo a través del Estado, combinando una planeada apertura al exterior al mismo tiempo que se atiendesen sectores con focos rojos como el sector agropecuario e industrial que debían haber sido fortalecidos. Partidario de la apertura comercial, el autor también previó el mecanismo de redistribución social, a través del Estado y los impactos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Pero el neoliberalismo priísta y panista sólo acogió la idea de que ni deuda, ni gasto estatal, eran necesarios para el desarrollo, sino confió en el mercado puro. Esta visión le ha servido de pretexto, para atacar las condiciones de los trabajadores, sin construir un sistema de trabajo flexible eficiente, pues existen trabajos de las dificultades para asentar la flexibilidad laboral en el marco de la cultura laboral mexicana, basada en el fordismo. Abrió las puertas al exterior, mediante la estrategia de neutralizar la ley laboral, tolerando su incumplimiento. Es decir, no reorganizó el sistema productivo, sino que se basó en la depredación de la fuerza laboral. Lo que ha obtenido a lo largo de estos 25 años es la reafirmación de las propias tesis de Raúl Prebrisch que analizó como las economías que basan su desarrollo en la inversión extranjera y no en el desarrollo de los capitales internos y sus mercados, las conclusiones son claras, estos países obtienen a la larga depredación de sus recursos, daños al medio ambiente y una situación de pobreza peor que la que tenían al inicio. El quiebre del desarrollismo mexicano nos trajo una situación de depredación neoliberal de los recursos sin que la población mexicana haya disfrutado en lo más mínimo de las ganancias de ellos, toda esta explotación ha terminado en grupos muy elitistas de la sociedad o en el exterior.

A la crítica contra el gasto del Estado en el desarrollo, ha seguido la dilapidación de los recursos en gasto corriente por parte de los gobiernos panistas y desde luego una gran cantidad de ese gasto corriente ha terminado en los bolsillos de una clase política que es al mismo tiempo corrupta e impune. El desastre económico se traduce no sólo en las más bajas tasas de crecimiento económico, sino en periodos de recesión económica cada vez más amplia, que se agrava con la crisis financiera económica global. Ello se ha traducido en el empobrecimiento, desempleo en amplios sectores de la población y una inequitativa distribución de la riqueza y cancelación de oportunidades para amplios sectores de la población. Las tasas de desaceleracion económica de los regímenes populistas han resultado más altas y una futilidad en relación a las 6 recesiones del periodo neoliberal 1993, 1986, 1987, 1994, 2002, 2009. Cuyas tasas alcanzaron decrecimiento de - 5 % y ahora en el periodo de Calderón podría alcanzar -10%

Los propios norteamericanos nos ven así:

" ... A devaluation of the peso in late 1994 threw Mexico into economic turmoil, triggering the worst recession in over half a century. The nation had been making an impressive recovery until the global financial crisis hit in late 2008. Ongoing economic and social concerns include low real wages, underemployment for a large segment of the population, inequitable income distribution, and few advancement opportunities for the largely Amerindian population in the impoverished southern states. " CIA Fact book

A diferencia del periodo del desarrollismo mexicano, en el que México era con toda claridad la segunda economía latinoamericana, nuestro país crece hoy proporcionalmente menos que paises como Venezuela, Cuba, Chile o Ecuador, lugares dónde la posición de derecha mexicana ha satanizado por ser de izquierda. Resulta que los gobiernos de izquierda han hecho mejor su chamba en términos capitalistas, que sus colegas, los conservadores mexicanos, que han sumido al país en niveles de crecimiento francamente vergonzosos.

PaísTasa crecimiento anual 2008
Perú
9.2 %
Panamá
8.3 %
Argentina
7.1 %
Ecuador
5.9 %
Bolivia
5.6 %
Paraguay
5.5 %
Brasil
5.2 %
Venezuela
4.9 %
República Dominicana
4.5 %
Cuba
4.3 %
Chile
4.0 %
Honduras
4.0 %
Guatemala
3.8 %
Colombia
3.5 %
El Salvador
3.2 %
Costa Rica
3.0 %
Haiti
2.3 %
Nicaragua
2.0 %
México
1.8 %

CIA. Factbook

La pregunta que sigue, es: ¿Qué ha hecho Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Ortega, para obtener desde economías menos potentes, muchos mejores resultados que sus colegas mexicanos. LOS INFALIBLES PANISTAS? ¿Por qué el panismo que tanto ha hablado de empleo, crecimiento económico ha obtenido los peores resultados en materia de empleo y crecimiento económico? ¿Qué están haciendo mal? La ideología neoliberal del panismo resulta un verdadero lastre para el crecimiento económico, una irrealidad. El propio PRI deberá sacudirse de esas ideas si quiere empezar a tener resultados en el futuro. Los dogmas de abrir el mercado, no gastar en desarrollo, no regular a los actores y permitir a las transnacionales hacer lo que les venga en gana no le han dado resultados a una burocracia panista y priísta que día a día se va descubriendo es corrupta e impune, y lo peor INEPTA. Eso es lo que esta atrás de los resultados de las recientes elecciones nacionales para Congreso, el rechazo a ideas equivocadas que han llevado al país al desastre.