Nos visitan del mundo

domingo, 26 de diciembre de 2010

Fondo de rescate para empresarios.

Sencillamente corrobora lo que una de las cabezas ha sostenido aquí.

Los gobiernos del PAN utilizan los recursos del erario, de las paraestatales, en una especie de fondo para rescatar a empresarios de sus problemas. Ordeñan cotidianamente no sólo PEMEX, Comisión Federal de Electricidad, incluso el ISSSTE y el Seguro Social. Se trata, no del fomento industrial y económico, sino del nuevo oligornegocio con el que el gobierno favorece a empresarios parásitos. Y todo a costa de los bolsillos de los contribuyentes.

Lo escuché recientemente en uno de los programas de Profirio Muñoz Ledo, dónde algunos de los especialistas invitados, señalaron con claridad que la política del gobierno es obligar a las empresas al subejercicio, para hacer cochinitos en favor de sus empresarios amigos.

En México el neoliberalismo es bastante raro. En Estados Unidos por lo menos la promesa es que el gobierno de los Republicanos bajará los impuestos. En México los contribuyentes comunes pagan el 30 % de ISR y el 16 % de IVA en sus consumos. Son los impuestos más altos en toda la región y sin embargo el gobierno reduce los gastos en salud, en educación, en prestaciones sociales y en gasto contra la pobreza, a pesar de que la pobreza es uno de los peores males del país.


No obstante el garantizar bajos salarios, nulas protecciones al trabajo, el crecimiento económico del país es el peor de América Latina. Los empresarios mexicanos no sólo no saben acumular capital, despilfarran el presupuesto público con el que "generosamente" el gobierno mexicano los protege.

El gobierno ataca a sus propias instituciones, piensa ahorrar en el Seguro Social y de hecho lo hace, concesionando las guarderías a empresarios sin escrúpulos que prefabrican guarderías sin condiciones con el subsisdio gubernamental. No hace tanto tiempo en Hermosillo, Sonora, esto provocó un incendio en el que murieron y sufireron graves quemaduras decenas de niños. Persisten en la creencia de que los trabajadores deben pagar toda la salud y aumentar la edad para pensionarlos. Más del 10 % del salario de los trabajadores se va a gastos médicos y pensiones.

Y los impuestos no disminuyen, al contrario. Los salarios suben unos pesos al día, mientras que el gobierno le otorga a todo el gabinete jugosos aguinaldos y bonos de cientos de miles de pesos. ¿En que país un funcionario gana 170 veces más que cualquier empleado?

Mientras el rey Juan Carlos de Borbón les habla a los españoles reconociendo los sacrificios que hacen por la crisis más dura de la historia del mundo industrial en los últimos 90 años, el Presidente mexicano asegura que en México estamos ya en la recuperación plena de la economía nacional. Van ganando la guerra al narcotráfico y México es el non plus ultra de la equidad y el respeto a los derechos humanos.

Los mexicanos, con toda razón no quieren saber nada, los gobernantes desde luego, están felices por ello.

En los hogares mexicanos la tristeza esta navidad fue uno de los ingredientes en la lucha por la felicidad. Los mexicanos son un pueblo alegre, aunque empresarios y gobierno coaligados buscan crean condiciones de infelicidad. Ellos son el Señor Sroooge este 2010.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Entre lúmpenes te veas

El barrio popular, la gente de escasos recursos, su comuniatriedad y su necesidad de sobrevivencia. Si se ha hablado de los yuppies, es justo hablar de la gente pobre con la que he convivido en la Ciudad de México. Un servidor no proviene de las clases bajas, sino de las clases medias de la ciudad.

Desde niño descubrí a otros niños que pertenecían a las clases bajas, con uniformes luídos de tercera generación, descoloridos por el uso y el lavado, no limpios porque quizás en su casa no había agua corriente y muy probablemente trabajaban porque asistían al turno vespertino. Existen dos tipos de gente de clases bajas, los hijos de obreros y campesinos y los que de alguna forma se ganaban ya desde entonces la vida en el desempleo de la ciudad. La gente de barrio, el muchacho de las esquinas que se reune en grupo.

A pesar de mi aspecto, no soy persona que se vea de clase baja, en mi adolescencia logré empatar con chavos de mi edad que pertenecía a las clases bajas. El trabajo popular, en el barrio de la Candelaria y luego en Santo Domingo hizo que me pudiera incorporar con chicos trabajadores en labores de organización y tejido de redes sociales.

La religiosidad en las clases bajas esta presente, frente a una vida muy dura, cualquiera se dobla a suplicar a Dios por su suerte y solventar sus carencias. Los salarios son bajos, la vida frugal y la escacés son la regla. A los niños de escasos recursos se les pretendía educar con mucha violencia. Los castigos que tenían ellos, hacían palidecer cualquier severa reprimenda de mis padres. Y sin embargo el muchacho pobre de la Ciudad es muy creativo. Recuerdo a uno de ellos inventando como sacar recursos para comprar una pelota y tener para refrescos. Fuímos a unos edificios cercanos y les pedimos a los habitantes nos regalaran periodico. En una mañana juntamos varios alteros que luego el llevó a un estanquillo cercano y se los vendió al dueño de origen español. Con eso compramos una pelota de plástico y nos disparó a cada uno refrescos con los que saciamos nuestra sed al final del juego de futbol. Este muchacho al que le decían el Pichos, se hizo mi amigo. Un Huckleberry Finn en la Ciudad de México, con fuertes problemas familiaes pero con una creatividad propia de quién sobrevive en el barrio. Yo creí que eras de esos niños sangrones que sobreprotege su Mamá, me dijo, rectificando la idea que mi aspecto de niño daba la impresión, pero eso era una rectificación porque me brindaba su amistad y me daba la bienvenida a la pandilla, yo tendré un aspecto no muy popular, pero en mi vida he sido entrón, no que no me de miedo, simplemente he aprendido a no echárme para atrás.
Y es que no siempre mis vivencias en este medio fueron tranquilas, entre ellos había quién me rechazaba y a quién no le caía bien, las trompadas y las patadas, el pleíto ha sido siempre en el barrio la forma de dirimir diferencias. Lo aprendí desde muy niño y lo reafirmé en la adolescencia. Fue quizás en este momento que aprendí este sentimiento que enuncia John Reed en la Guerra en Paterson. A pesar de que mi familia no carecía de alimentos, recursos y que no tenía problemas para mi educación, los niños que estaban a mi alrededor carecían de todos. Yo jamás me he sentido satisfecho por yo tener ls indispensable, cuando veo que los demás no lo tienen, ver la pobreza es algo a lo que jamás me ha hecho indiferente. Esta metafísica marcó toda mi vida y sigue definiéndome.
También logré definir muy a tiempo la frontera entre la honradez y el trabajo del camino fácil del robo y la delincuencia. Entre la gente de escasos recursos existe esta frontera. Recolectar periódico y venderlo es una actividad honrada, sustraer cosas que no nos pertenecen, no. Es la diferencia entre quién se convierte en trabajador y quién no trabaja.
Pero tampoco es un asunto claramente moral. Una gente que sustrae porque busca sobrevivir, no es el mismo que una persona que roba como modus vivendi. Hay trabajadores y hay lúmpenes que se convierten en ladrones. Aún en el medio académico, los lúmepenes que escalan no dejan de tener un discurso torcido no claro. No es lo mismo tener un sentido claramente comunitario, de tener un  sentido robar como modus vivendi. Y no es claramente moral porque entender a quién sustrae pasa por la pregunta ¿usted alguna vez a dejado de comer por muchos días?
La gente que no tuvo oportunidad más que de alfabetizarse, hacer cuentas, es gente que ha sido colocada de manera muy sencilla entre los oficios y las profesiones de las clases pobres de nuestro país. Sentarse con ellos, convivir, entender sus pensamientos, solidarizarse, es reconocer que los seres humanos tenemos muchas vías para hacer nuestras vidas. La experiencia de los trabajadores ha sido de las mayores riquezas que he gozado en mi vida.

lunes, 6 de diciembre de 2010

¿Por qué no debió involucrarse al ejército mexicano en la lucha antidrogas?

Las recientes filtraciones de Wikileads sobre las divisiones entre el ejército y la marina agregan un elemento más a la inconveniencia de usar las fuerzas armadas en operaciones policíacas y de combate al crimen organizado. No es que no se deba combatir a los capos de la droga, la estrategia del presidente parece ser una estrategia fallida porque no contempló con eficacia debilitar la capacidad financiera del narcotráfico, a la vez de extirpar su capacidad operativa.
El costo de hacerlo comprometería la situación de corrupción en medios oficiales, en la clase política y en la clase empresarial. Un costo altísimo que un gobierno como el de Calderón no ha pensado realizar. Para Calderón era más sencillo invocar la solución militar, ante la evidente falta de legitimidad al iniciar su gobierno. Era una distracción frente al problema político y favorecido ante el avance de las mafias, toleradas por el gobierno de Fox y cuyo crecimiento comenzaba a dar muestras evidentes de descomposición. Sin embargo, esta distracción traería un costo que no era evidente. Las fuerzas armadas son instituciones contundentes que no están hechas para labores policiacas y que infringen tal contundencia que la población civil sufre las consecuencias de un campo de guerra. El peligro no es tan sólo la violación de los derechos humanos, también lo es la posibilidad de penetración del crimen en el ejército mismo.. Las fuerzas armadas son un último recurso, no el primero.
Calderón trajo la desgracia a su partido que con toda probabilidad perderá las elecciones presidenciales de 2012. La población mexicana esta asqueada del PAN, prefiere el regreso del partido oficial como lo muestran las tendencias electorales desde 2008. Las decisiones de Calderón han traído no sólo una burocracia costosa con sueldos 75 veces más altos que los empleados de base, sino un cobro in equitativo e injusto de impuestos que recae en contribuyentes cautivos que pagan las deudas de una clase poderosa que no se hace responsable de sus quiebras. Además de expulsar a más de 15 millones de personas en los últimos 30 años, han muerto más de 30 mil personas por la táctica del gobierno de Calderón militarizada contra el narcotráfico.
Todos estos vectores confluyen en el desprestigio del gobierno panista. Aún la última joya de la corona, que presume el gobierno calderonista sobre la libertad de prensa y expresión comienza a ceder al atacar con el monopolio televisivo a su favor, a la revista independiente Proceso, contra la que ha utilizado de forma política a los testigos protegidos de su gobierno contra los narcos.
Calderón crea un enorme aparato policiaco militar y se ha gastado todo el dinero que ha podido, el cuál como revelan algunos medios ya no le alcanzan. Toda esta situación hacen  que el gobierno estadounidense considere al gobierno panista y al país como un peligro para los Estados Unidos.
Las elecciones de 2008 a 2010 han mostrado el enorme costo político que Calderón le ha provocado a su partido.

martes, 23 de noviembre de 2010

¿Cómo sabemos como gobernará la Izquierda?

Uno de los chicos, con los que trato los problemas de la coyuntura mundial actual me repetía hace algunos días la diatriba contra López Obrador. López Obrador, me decía gobernará como Hugo Chávez, su ambición de poder y su agolatría son un peligro para el país.

¿Cómo sabes eso, le repliqué? ¿Dónde sabemos como gobernará alguien? ¿En la predicción de acciones futuras de gobierno o en sus acciones pasadas? Hoy sabemos como gobernó Andres Manuel López Obrador en la Ciudad de México. ¿Qué hizo de positivo y que hizo de negativo, les pregunté a los chicos con los que promuevo la discusión? Todos ellos habitantes con derecho a voto en la Ciudad de México.

Los programas sociales como las becas a los estudiantes de educación media superior. Gracias a ello, como reconoció en su centenario la Universidad, la retención de estudiantes ha sido altisima estos últimos años. Los jóvenes no desertan como lo hacían antes.


El programa a adultos mayores, replicó otro más, lo viejos que lo necesitan sólo requieren solictar la ayuda y sin condiciones, mediante una tarjeta de débito, reciben depósitos que los ayudan a mejorar su vida y sus condiciones de dignidad personal. Muchos de los adultos mayores canalizan estos recursos a medicinas, una anciana juntó su dinero para poder comprarse un monitor de televisión.

En la Ciudad de México muchos de los jóvenes no lograban entrar a la UNAM porque su cupo es limitado. AMLO abrió la Universidad Autónoma de la Ciudad de México UACM que dio cabida a miles de jóvenes que se quedaban sin educación media superior. Ningún otro gobernante había realizado una medida tan eficiente para sacar de las calles a los jóvenes de la Ciudad de México.

El gobierno del DF ha empleado recursos para apoyar las unidades habitacionales que se estaban prácticamente cayendo por falta de mantenimiento. Se les destina dinero cuyo monto es pequeño, pero que ha ayudado para realizar obras como la pintura, el arreglo de tuberías, cisternas o bombas de alimentación de agua. Los gobiernos priístas se robaban la pintura, imponían a los jefes de manzana, ahora cada año los vecinos deciden a dónde irán a parar los recursos en obras que les benefician. Para eso es el dinero público, para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la Ciudad.

Esto y no las quimeras sobre el gobierno de Chávez son las cosas que podemos evaluar de los dos últimos gobiernos perredistas.

Existen críticas, desde luego. A muchos no nos convence la manera como se han manejado los taxis en la Ciudad de México, o la manera como las gruas de tránsito extorsionan a la ciudadanía. Ello se ha señalado muchas veces.

Algunos propietarios de inmuebles expropiados para unidades habitacionales no están convencidos de que el gobierno de AMLO haya procedido con justicia o correctamente. Pero aún ellos consideran que es mucho mejor el gobierno de izquierda, que cuando teníamos gobiernos priístas.

Así que no tenemos que esperar al futuro para saber como gobernará la izquierda al país. No será la panacea, no resolverá todos los problemas, pero reorientará la política hacia programas sociales y hacia el uso de recursos con una austeridad republicana. Los funcionarios del DF no reciben sueldazos como los de la cleptocracia panista en el gobierno federal, en los estados y municipios. La reorientación de la política económica y el Estado es básica para equilibrar los daños por los excesos de los gobiernos neoliberales de corte priísta y panista.

No debemos juzgar con la falacia de lo que los enemigos del López Obrador dicen él hará en el futuro, el pasado de Ebrard y de AMLO son lo suficientemente ilustradores de lo que harán en el futuro.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Conviviendo entre yuppies.

En México, el término yuppie designa a los jóvenes de la élite de hijos de ricos que estudian en universidades privadas y a los cuáles les forman en una ideología llena de prejuicios y menosprecio hacia las clases bajas del país. Han sido un factor clave en la propagación de la ideología neoliberal en México como intento de contrarrestar cualquier posibilidad de un pensamiento libertario distributivo y democrático. La principal tara que tenemos en las elites y las clases medias altas es precisamente la imposibilidad de encarar los problemas nacionales.



La ideología de los yuppies ha sido destructiva pues ha reforzado en la elite la idea de que sin estado, con el puro mercado y su dinámica existe una posibilidad de desarrollo nacional. Tres décadas de fracasos y la caída del crecimiento económico han sido insuficientes para que estos jóvenes formados en el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Anahuac, el ITAM, la Escuela Libre de Derecho puedan rebelarse contra las taras mentales que les enseñan y en un esfuerzo nacionalista se resuelvan a la defensa del país. Estos yuppies son incapaces de tener un razonamiento crítico acorde a la necesidad y la emergencia nacional.

El resultado de su visión inspirada en Milton Friedman, en Hayek y en una derecha recalcitrante y neoliberal tiene ya consecuencias claras contra ellos mismos. La visión de que es el mercado y no el fortalecimiento del Estado ha terminado en dos problemas centrales en el México de hoy. Por una parte, la informalización económica trae en consecuencia que la mayor expresión del mercado sin  trabas se de en el narcotráfico. Allí tienen como el mercado llevado a sus límites de la desregulación puede terminar con la legalidad y el debilitamiento del Estado.

Se lamenta mucho que jóvenes de Monterrey mueran en la acción del ejército contra narcotraficantes, pero esto es consecuencia de dos cosas. La debilidad de un Estado y sus instituciones para aislar una actividad ilícita que evidentemente ha penetrado no sólo la clase política sino a los empresarios de la elite y por ende teje redes de contratación de las generaciones jóvenes en este país.

La ideología política y económica neoliberal no ha traído en México el fortalecimiento del empleo legal, sino del desempleo y la actividad informal ilegal. Esto ya debería ser suficiente como para que empezaramos a desecharla y los profesionales de estas instituciones comenzáramos a pensar en una salida conjunta, tanto de profesionales egresados de estas universidades, como de universidades públicas.

He sido compañero de profesionales del TEC y del ITAM en la última fase de mi colaboración en una dependencia del gobierno federal, después he sido docente de universidades privadas que mantienen esta ideología. No me parece que polarizar a las clases sea una buena salida y mucho menos menospreciar a los de abajo. El país es uno solo y si se hunde, nos hundimos todos, no me gustaría jamás verme lejos de mi país, autoexiliado porque naufragó definitivamente.

El problema que tienen es que además de toda esa ideología falsa de dizque liderazgo e iniciativa empresarial, se encuentra una curricula oculta de menosprecio y esa produce el odio de los de abajo contra los de arriba.

Hace muchos años, en Monterrey, por ejemplo, se fue testigo, a inicios del siglo XX, de los experimientos de bienestar social, mucho antes de que al PRI se les ocurrieran. La estabilidad laboral y el empleo bien remunerado derivan en el acrecentamiento de la productividad y no en la volatilidad de la mano de obra. Un pensamiento que plantea que sin defensa de derechos y sin organización legal y equilibrada de los trabajadores, es posible la productividad, se convierte en enemigos dogmáticos de las asociaciones laborales y por lo tanto en enemigos de la propia productividad en favor de la inestabilidad social.

Hoy requerimos un esfuerzo mayúsculo para dar educación a millones de jóvenes sin empleo y sin escuela, un bono demográfico que tiene que redundar en el aumento de la productividad del país. Los que no pueden pagar educación requieren más escuelas públicas y quienes pueden pagarla requieren más escuelas privadas. Se requiere absorver a los millones de jóvenes que año con año se quedan sin escuela en la educación media superior y en las universidades.

La pirámide poblacional se invierte, como ya se observa en el cierre de los turnos vespertinos de las escuelas básicas, quiere decir que la oleada de jóvenes no durará mucho y que posteriormente esta mano de obra laboral será mucho menos numerosa. La inversión educativa requiere aumentar la capacidad de la educación media y superior.

La generación actual educada en el desprecio a las universidades públicas y creyente ferrea de que sin Estado y con absoluto mercado es una generación cuya ideología es muy destructiva. Las escuelas privadas sin abandonar su visión empresarial y de productividad, tienen que comenzar a revalorar el papel de la reconstrucción del Estado y de la visión de un país realmente democrático. Una enseñanza que no crea la percepción de que un país gobernado por una oligarquía no es un país democrático y por el contrario, defiende a nuestra oligarquía y a la cleptocracia nacional como la quinta esencia del desarrollo, es una educación inútil. Yo tengo por allí varios ejemplos de esta visión retrógrada, obtusa y peligrosa para el país.

No tenemos porqué confrontarnos con los profesionales de las universidades como el Tec de Monterrey, es hora de trabajar conjuntamente. No queremos más muertos de jóvenes que requiere el país.


martes, 2 de noviembre de 2010

Kratos y Ethos en Facebook

Reencuentro entre muchos de los foristas de Política y Cosas Peores y Kratos y Ethos en Facebook. Allí estamos una parte significativa de quienes debatimos en 2006 en los foros de MSN, ahora abiertamente, con identidades propias en el grupo cerrado de Facebook Kratos y Ethos. Sin dejar de expresar ideas y convicciones propias, los foristas parecen coincidir en que el escenario es distitno luego de que es evidente el fracaso del gobiernode Felipe de Jesús Calderón Hinojosa como Presidente de México.

Al parecer, el PAN sale de las opciones electorales del país y ahora se reflexiona sobre el regreso del PRI o la alternativa a la izquierda. Lópezobradoristas o ebradistas están en el horizonte de la elección de un candidato electoral para la izquierda. Todos coinciden, el país requiere un cambio urgente ante la pérdida de control del gobierno de partes importantes del territorio en zonas como el norte y el occidente del país. Todos nos sentimos en riesgo y sin embargo coincidimos en la estrategia fallida, errónea del gobierno federal en materia de narcotráfico.

Twiteer, Facebook son ahora las herramientas de la Web 2.0 que al fin fueron adoptadas por foristas que actuabamos tradicionalmente. Dejamos atrás a quienes ocultan su identidad por problemas de actividad propagandistica a favor de la derecha.

Algunos foristas no se ha podido incorporar porque sus correos no están dados de alta en Facebook.

Estamos en el proyecto de diseñar una revista electrónica, plural que de diferentes puntos de vista sobre la situación del país.

domingo, 24 de octubre de 2010

Entre Marihuanos te veas

HUELGA NACIONAL DE UNA SEMANA DE CONSUMO DE MARIHUANA POR SU LEGALIZACIÓN Y PARA SANCIONAR LAS MUERTES HUMANAS POR SU TRÁFICO.

 

En los años 40 la Marihuana no era ilegal. Era una adicción muy mal vista por la sociedad, pero no era ilegal. No había ni la cantidad de adictos, ni las mafias que traficaban con narcóticos, tampoco los muertos que por todos lados se ven en México. Alguna historia escuché por allí, no sé si sea cierta o no que cuenta como Tin Tan, el cómico, salió de una función y en lo que ahora es eje central, iba a comerse unos tacos. Al final de su cena, sacaba un carrujo de marihuana y se lo fumaba.

La ilegalización de la marihuana a finales de los años 30 se extendió a México y las legislaciones mexicanas se han convertido en las más duras del continente. La Guerra iniciada con el Presidente Calderón ha costado, según cifras oficiales más de 30 mil muertos.

Pero aquí no hablaré de la legalización o no de la marihuana, ni siquiera del narcotráfico. Lo que referiré es como la marihuana ha sido algo que siempre he escuchado y observado desde que era un niño. Los adolescentes de mi barrio comenzaron a usarla desde finales de los 60, causando alarma y preocupación entre los adultos. Las historias de consumo en las esquinas, que eran como los puntos de reunión y la oposición de los adultos no solucionaron el problema, los jóvenes del barrio siguieron fumando marihuana.

Más tarde en mi propia adolescencia, la marihuana fue algo cotidiano en la escuela, dónde abundaban fumadores. Personalmente ni le entré, pero la convivencia con los consumidores me hicieron desmitificar y reconocer los ámbitos del uso y lo que se decía en torno a él como algo no congruente. Una parte importante de mis compañeros la consumieron y algunos terminaron siendo personas muy relevantes, sin que hayan sufrido daños severos.

Yo no consumí marihuana en el pasado, simplemente porque no me latía, pero creo que como otras penalizaciones de actividades que se consideran ilegales, debería pensarse ya en el beneficio de la sociedad. Si la gente no deja de fumar marihuana es por algo, deberíamos comenzar a pensar en convertir el problema en un asunto de salud y no de leyes.

Hoy tampoco consumiré marihuana, no porque me asuste o porque me trague todos los cuentos que se dicen en torno a la misma, sino porque sencillamente es una cuestión ética en este momento que en mi caso me llama a la consciencia. Consumir marihuana en este momento es hacerle el juego a los sicarios, a los traficantes, a los funcionarios que los protegen, a los empresarios que se enriquecen con ello y a los miles de muertos que entre atrocidades matan hombres, mujeres y niños. Estoy por la legalización de la marihuana, pero no estoy por la muerte de las personas, mientras la marihuana sea ilegal, tirémosles el negocio con una huelga nacional de consumo de marihuana por la legalización y en contra de los muertos. Si apagamos focos por la energía, ¿por qué no por los seres humanos?

domingo, 17 de octubre de 2010

Entre sindicalistas te veas II

Desinformación.

Uno de los rasgos de la embestida del actual gobierno mexicano es confundir a la sociedad tratando de meter a todas las organizaciones sindicales en el mismo saco. Hablan de la corrupción y del corporativismo como algo que se debe acabar, pero, al mismo tiempo, protegen organizaciones sindicales corporativas y líderes corruptos, a cambio de golpear a organizaciones gremiales que se han distinguido por ser diferentes.

Para quienes tienen memoria la lucha contra el régimen de partido hegemónico del PRI tuvo como campo muy importante de batalla la lucha por la libertad sindical en los años 70. Los propios electricistas entre 1975-1976, el sindicato minero de Cananea, los sindicatos universitarios, la huelga de Spicer, fueron ejemplos del intento de romper con el control sindical y abrir la opción de la libertad sindical y la afiliación voluntaria.

Los maestros de la sección IX, XXII, entre otras se movilizaron para acabar con el control corporativo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Curiosamente, el PAN, que tanto habla de corporativismo, de corrupción, protege de manera evidente, sabida en la vox populi mexicana a Elba Esther Gordillo, lider del sindicato corporativo más grande del país el SNTE. Este sindicato le ayudó a Calderón a obtener el poder.

El proceso de democratización nacional es impensable sin las movilizaciones sindicales de los años 70 y 80. Fue el sector de trabajadores una de las fuerzas más importantes que reclamaron democracia para el país. Cuando el PAN era una fuerza minoritaria que no amenazaba con el cambio, cuando  pactaban con el poder. Los trabajadores mantenían la demanda y la lucha por elegir las dirigencias de las organizaciones.

Pero ahora nos vienen los panistas con las mentiras más flagrantes cuando nos afirman que los trabajadores asalariados organizados en sindicatos son privilegiados y al mismo tiempo los funcionarios se asignan sueldos que llegan a los 36,202 dólares mensuales, cuando un empleando base gana no más de 483 dólares al mes.

Un electricista ganaba en promedio 724 dólares mensuales. La prensa controlada por el régimen comparaba esos más de 700 con los poco menos de 500 para salir con la cantaleta que esos trabajadores eran privilegiados. Un funcionario del régimen gana miles de dólares mensualmente y ello sin contar con sus bonos especiales.

Recientemente se secuestró a un jóven de apellido Marti, hijo de un empresario. En el secuestro estuvo involucrada una policía federal que percibía más de 5,600 dólares al mes. Ella montó un retén policíaco dónde detuvieron la camioneta del hijo del empresario.

Policías y políticos de alto nivel tienen sueldos altísimos. Ellos son los que pregonan que los sindicatos son privilegiados. Es un verdadero insulto a la inteligencia

sábado, 9 de octubre de 2010

Entre sindicalistas te veas

Sindicatos y patrones en México HOY.

Para Paty con quién discuto mucho el papel de los sindicatos.

Fue hasta que llegó un gobierno del Partido Acción Nacional PAN que comencé a escuchar de manera reiterada que los sindicatos, es decir este organismo que agrupa trabajadores para la defensa de los derechos de los trabajadores, son organismos que defienden a los flojos.

Me parece absurdo, en mi experiencia existe de todo, quienes trabajan mucho y quienes trabajan menos y buscan eludir por alguna razón sus obligaciones. Pero, no son todos, no es la flojera una situación ni mucho menos general, sino más bien acotada.

En los centros de trabajo por los que me ha tocado atravesar como trabajador asalariado observo que esto del trabajador flojo que elude el trabajo por pertenecer a un sindicato es un estereotipo, una falacia que se produce sobre todo entre los que no trabajan en muchos casos, los funcionarios medios y mayores.

Un trabajador tiene en México un horario, tiene que llegar a una hora determinada y no puede irse hasta después de una hora establecida. Son ellos los empresarios y funcionarios los que delegan a los capataces o supervisores, los que llegan mucho después y se van mucho antes que todo trabajador promedio. No saben aprovechar en muchos casos las horas de trabajo y quieren extender la jornada cuando su falta de planeación los llevó a tener que sacar el trabajo urgentemente. Los empresarios en México quieren más horas y las quieren gratis, las obtienen sobre todo cuando los trabajadores están desamparados y no les respetan sus derechos, algo muy común en nuestro país.

¿Por qué mientras en los Estados Unidos la fuerza laboral mexicana es reconocida como de mucho trabajo, en México los empresarios tildan de flojos a sus trabajadores?

Es un contrasentidoTrabajadores mexicanos, los trabajadores mexicanos son muchas veces los mismos aquí y en temporadas en los Estados Unidos. Los estudios recientes nos demuestran que los trabajadores ya no emigran por falta de empleo, sino que emigran a pesar de tener empleo. La razón son los trabajos precarios y la actitud de destrucción del trabajo que tienen los empresarios de este país, al cobijo de la ideología de la democracia cristiana (católica).

Los empresarios católicos mexicanos son los peores empresarios del mundo. Neófitos, poco trabajadores, abusivos, malos como ellos solos para acumular capital. Reprochan el dizque "populismo" del gobierno porque quieren ellos todo el pastel, no reconocen el valor del capital trabajo, ni aprecian la potencialidad del trabajo y mucho menos reconocen a los trabajadores. Los menosprecian, son racistas y prepotentes en su trato. No existe diferencia entre el trato que se da en el extranjero al trabajador mexicano y el trato que le dan los empresarios mexicanos al mismo trabajador, la diferencia es que en Estados Unidos pagan más.

Hoy los empresarios saquean al Estado, quieren subsidios, no quieren pagar impuestos, de hecho los más grandes no los pagan, quieren que el Estado les de todas las ventajas y todas las prerrogativas y quiere además que el Estado sea la palanca de eliminación del único medio de defensa que tienen los trabajadores en una lógica de empresas, el sindicato.

¿Son los sindicalistas unos flojos?

La respuesta correcta es algunos, la mayoría no e  incluso algunos son sumamente comprometidos y trabajadores. El sindicato no es sinónimo de corrupción, depende de cuál, depende de dónde y depende de su funcionamiento.

En mi vida he atravesado por trabajos que tienen sindicatos y trabajos dónde no existen. Sinceramente, sin ideología, les puedo decir que en materia de trabajo fue igual, se trabajaba lo mismo se tenían las mismas presiones, la diferencia es que dónde existe sindicato, al menos dónde  yo trabajé, no era fácil que se pasaran de listos con uno.

Por lo regular, dónde no había sindicato, la fuerza era mucho más volátil, cuando comenzaban los problemas, lo que tenías que hacer es cambiarte de trabajo.

En dónde no hay sindicato sobrevives mientras haya oferta de trabajo, cuando esa oferta no existe los trabajadores terminan en la informalidad.

Parte de los recursos de los trabajadores son la emigración. De mis vecinos, la mayoría ha chambeado (trabajado en el argot mexicano) en los Estados Unidos. Un vecino que maneja un Taxi, me llevó al aeropuerto pues tenía que viajar yo a Norteamérica a un evento. Me dio muchos tips, conocía Chicago, conocía el Canadá. Había trabajado al tu por tú, en las empresas norteamericanas y canadienses. Muchos de mis vecinos tienen estas características.

Un sindicalista no le gusta a un empresario católico panista porque no cubre el perfil de sumisión. Conoce sus derechos, no le da la razón, lo contradice, cuando el panista cree saberlo todo, cree tener la autoridad, es como el ex-presidente Vicente Fox felcitando a Vargas Llosa dicéndole que "ya son tres" los premios Nobel para las letras hispanoamericanas, el de Octavio Paz, el de Borges y el de Vargas Llosa. Son unos verdaderos incultos, unos arrogantes y sobre todo prepotentes.

Quienes tienen sindicatos tienen colectivos de compañeros que se hacen fuertes a la hora de defender sus derechos. No es que no se quiera trabajar es que un patrón debe pagar lo justo y no sólo eso debe respetar el derecho del trabajador si no lo quiere hacer.

Para un patrón o un funcionario es muy fácil manejar la vida de las personas, suprimirles sus libertades y derechos. No puedo cubrir esas horas extras porque se casa mi hijo -les dice el trabajador- pidiendo que lo dispense en esta ocasión. El empresario parloteará la falta de compromiso del empleado y el funcionario su "falta de compromiso con la patria". Porque a ambos les vale un soberano cacahuate la libertad de decisión, la existencia y la vida de las personas.

Los sindicatos no son ni organizaciones que rompan con la productividad, ni organizaciones que busquen acabar con el orden capitalista, son organismos de equilibrio y regulación del trabajo. Cuando estos organismos están ausentes se produce lo que en México es una realidad. La volatilidad y el trabajo precario.

La corrupción en los sindicatos no es que los trabajadores no trabajen, los trabajadores no se salvan de trabajar conforme a la organización y ritmos de la empresa, la corrupción sindical es más bien contra los trabajadores, pues los sindicatos corruptos omiten la defensa del trabajador cuando le dan dinero.

En México la gran molestia del capital es que ellos no quieren pagan ni siquiera sus posibilidades corrompedoras, quieren hacer de lado al sindicato, para ejercer directamente el despotismo de la empresa. En nuestra sociedad a los empresarios les gusta traer a cuenta muchos ejemplos de países lejanos. "En Japón nos dicen no hacen huelga, los trabajadores se ponen un cartel y dicen estoy en huelga" No paran la producción porque la huelga es contra la empresa, no contra el país, nos dicen orgullosos. Aaah o sea que en Japón hay sindicatos y los respetan.

 

Quiere decir que en Japón, el Japón de la flexiblidad, la base del trabajo siguen siendo los sindicatos ¿no es así?

Lo curioso es que los japoneses desde luego realizan huelgas y siguen siendo una parte indispensable en la regulación del proceso de trabajo. La Quimera del empresario mexicano no deja de ser fantástico, desea desaparecer todas las organizaciones o controlarlas él, desea suprimir todos los derechos, desea joderse a los trabajadores porque en el fondo desea enriquecerse sin trabajar el mismo.

La siguiente imagen nos muestra una huelga de pescadores japones. En nuestra próxima entrega les hablaré de mis dos experiencias en sindicatos. Me ha tocado la suerte de pertenecer a dos organizaciones que no fueron controladas totalmente por el Estado o los empresarios, pertenecí y pertenezco a dos organizaciones de trabajadores que lucharon y luchan por el principio de la libertad sindical.

 

 

domingo, 3 de octubre de 2010

Entre ultraderechistas te veas

Como he platicado en algún post anterior, el pensamiento conservador no me era desconocido cuando pude observar publicaciones provenientes de los Caballeros de Colón en México. La propaganda anticomunista llegaba a mis manos, no precisamente como algo que buscara, sino que navegaba en el medio familiar dónde me desenvolví. Esa propaganda se mezclaba con las nociones progresistas del clero católico mexicano. Ambas cosas me permitieron tener nociones de diferencias y planteamientos encontrados.
La ultraderecha mexicana como tal, apareció en mi vida hasta el momento en que cursaba la educación media superior. Tenía que tomar una materia estética en la preparatoria, pero al querer tomar guitarra, el profesor no apareció por lo que amenazaba con quedarme sin educación estética y fue entonces cuando uno de mis amigos me sugirió tomar oratoria, que era una materia que se impartía en el turno vespertino.
Me anoté y comencé a asistir con mi amigo. En un salón grande, casi un auditorio de la Preparatoria se instalaba el profesor, un abogado que sacaba una campanilla y traía consigo siempre el periodico. Algo así como lo que hacemos continuamente en los foros. Leía una noticia y luego tocaba la campanilla para que pudiéramos intervenir. Había intervenciones y aunque al principio yo no intervenía, si lo hacían muchos estudiantes de muchas orientaciones. De vez en vez el profesor nos explicaba la estructura del hablar y organizar la oratoria y las diferentes maneras de aplicarla como el Discurso, la mesa redonda, el coloquio, etc.

Había dos personajes que acudían a las clases que se decían, uno fascista y el otro nacionalsocialista. Defendían las ideas italianas y germanas contra todo aquello que consideraban comunista, que era en muchos casos casi todo. El gobierno mexicano era comunista, algunos párrocos eran comunistas y el comunismo era como una especie de peligro al que había que erradicar.
Recuerdo todavía de manera muy viva como el profesor le preguntó a un tal José Luis Lezama, al que jamás volví a ver que opinaba del alcoholismo y los alcohólicos,  Lezama pidió subir al estrado y dijo palabras más, palabras  menos que los alcohólicos eran seres patológicos, nocivos a la sociedad que la infectaban y que deberían ser remitidos a campos de concentración. Mi profesor de manera irónica le dijo que si esa era una forma de terapia y este tipo contestó contundente, es la manera de sacar lo podrido de la sociedad.
Ese año nos dividimos los estudiantes por la aparición de la huelga del Sindicato del Personal Académico de la UNAM, SPAUNAM y la Preparatoria declaró la huelga junto con muchas de las escuelas. En el curso del cierre, José Luis Lezama se presentó junto con un grupo de maestros y alumnos a tratar de romper la huelga. Es en ese momento que me di cuenta que sus discursos no bromeaban en contra de los trabajadores.

Se abrió entonces un abanico de organizaciones cuyos panfletos aparecían en la escuela, el GUIA, el grupo PUMAS que pegaban periódicos murales advirtiendo el peligro de los comunistas y de los izquierdistas a los que tachaban, como decía Lezama de una enfermedad. Por aquellos momentos, la guerra de Vietnam estaba terminando, la retirada de las fuerzas norteamericanas venía precedida de la gran ofensiva en la que el Frente de Liberación Nacional recuperaba Saigón. Aparecieron periodicos murales condenando el avance de las tropas vietnamitas, lo que fue respondido por el alumnado arrancando los periódicos, pues recordaremos que la guerra de Vietnam fue el símbolo de mi generación. Aparecieron unos tipos con tubos por varios lados y los estudiantes se enfrentaron a ellos haciéndolos correr. Atraparon a uno que tras preguntarle que quién era y a donde pertenecía, terminó acobardándose diciendo que pertenecía al PUMAS, un grupo fascista entre los muchos que aparecieron. Los estudiantes se lo entregaron a las autoridades de la preparatoria.
Un familiar en una ocasión me mostró uno de los pegotes del grupo Consejo Naciona de Estudiantes o CNE que decía Marxismo=Estatismo, Estatismo=Corrupción, Marxismo=Corrupción. Este grupo que surgió del llamado tratado del Cerro de las Campanas, una organización ultraderechista convocada en Querétaro. Me platicó que había acompañado a uno de sus amigos a una reunión del grupo y que ese amigo quería entrar a esa organización de carácter iniciático.
Todos estos organismos se organizaban en torno a la Organización Nacional El Yunque, cuya existencia ha sido documentada por los textos de Álvaro Delgado. Al leer el texto de Delgado, sus relatos coincidían con lo que observé en mi periodo de preparatoria, lo que Delgado dice coincide con lo que decía Lezama, el amigo de mi familiar y otros. Un discurso dónde ellos eran los sanos y debían sanar a la sociedad enferma por los peligros de la masonería, el judaísmo y los comunistas.
Por ello, cuando en los foros me encuentro las mismas cantaletas de odio a los masones o a los protestantes, o a los "rojillos" o a aquellos que no coinciden con ellos en esa vocación de purificar, moralizar, enseñarle a los demás lo que tienen que hacer y pensar, no me es difícil identificarlos. He convivido con ellos por mucho tiempo.
Hoy, que la Organización ha sido descubierta y de que se habla de que su dirigente es Guillermo Velazco Arzac, escucho los argumentos misógenos, anti izquierdistas y con el velo de nociones religiosas que nunca confiesan, pero que evidentemente están tras ellos.
En realidad no he podido hacer amistad con ninguno de ellos, se salen del patrón común de personas con ideas diferentes con las que puedes olvidarte un momento de hacer política y hacer amistad. Como están en su cruzada y como sólo ellos y no los demás tienen la razón, son individuos aislados. Sin duda con poder han de ser sumamente peligrosos, pues la imposición de las ideas se hará por la fuerza.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Entre masones te veas

Mi experiencia con masones es mucho más periférica, menos directa. Por alguna razón que no puedo reconstruir, los rechazaba. No sé si por haber escuchado algún comentario adverso de algún sacerdote católico, por trasmisión oral, el caso es que de adolescente les tenía un rechazo que de alguna forma no puedo entender aún hoy. Quizás por su carácter secreto, obscuro, lleno de misterio. No comprendía realmente quienes eran y cuáles eran sus propósitos. Fue curiosamente con RIUS, de adolescente cuando tuve un primer acercamiento y explicación a que era la masonería y después en las clases de historia, cuando se relataban las diferencias entre el culto escocés y el culto yorkino.
Me parece, a la distancia, que era también un problema generacional porque nunca conocí a alguien de mi edad que fuese masón.
Los masones que conocí a lo largo de mi vida fueron personas mayores que no pertenecieron a mi generación, que estabamos digamos más influidos por pensamientos de izquierda. En la vida universitaria, estaban más asociados a abogados o maestros, que a estudiantes.
Uno de mis maestros, el que me enseñó el pensamiento básico de matemáticas, física y química lo era. Era una personas cuya sabiduría se basaba en las ciencias; su enseñanza, es, porque aún vive, una de las mejores didácticas para aprender matemáticas, es un excelente maestro, que ha enseñado a generaciones enteras.
Después de él, eran más bien políticos de corte priísta, diputados, senadores, personajes que eran más bien muy distantes a mi. Gente que percibía como parte de la elite política que ni eran mis amigos, ni podían serlo, con lo que evidentemente no compartía nada, ni en lo político, ni en lo social.
Nunca se acercó nadie para intentar que yo ingresara en una logía y jamás intenté yo acercarme a una. A los que logré percibir y me constataron que lo eran, eran personas con una buena cultura general a los que les gustaba el conocimiento. Esa particularidad me agrada, porque yo soy una persona a la que le gustan los conocimientos y sobre todo los de las ciencias. Así que no puedo rechazar a personas que tienen las mismas inclinaciones que yo en ese sentido.

El último acercamiento lo tuve en el curso de un trabajo de reconstrucción de historia cristera en los años 80. Un grupo de estudiantes de historia, acudimos a la Ciudad de León, Guanajuato a hablar con los últimos vestigios del levantamiento cristero en 1926. Quienes nos ayudaron a contactar personas, fueron precisamente un maestro, director de una escuela y un policía de caminos. Ambos, me enteré por quién nos llevó, por cierto ex-miembro del PCM, eran masones. Tuvimos con ellos al final de la jornada, una muy larga charla en la que nos preguntaron muchas cosas, nos pidieron opiniones, fueron muy amables.
En la actualidad, cuando me hablan de toda esa tontería llamada la conspiración masónica, me produce un gran rechazo, Los masones no son ni esa clase poderosa o conspiradora, ni gente que sea mala, son personas que pertenecen a organizaciones que tienen mecanismos secretos de ingreso y que se dedican básicamente a aprender de las ciencias y de las artes. He allí porque son personas muy cultas, sus grados son exámenes en los que van ascendiendo y esos exámenes son precisamente de conocimientos.
También llegue a entender que su secreto proviene de épocas en que la sociedad y particularmente las Iglesias eran intolerantes en relación al pensamiento liberal. ¿Cómo preservar conocimientos y una cultura laica, si no era a través de estas organizaciones secretas? Al triunfo del Estado laico en México, parecía que la masonería era sobre todo un asunto de políticos.
Cuando comencé a ser un jóven adulto, las logias y los masones estaban ya muy disminuídos. Los últimos masones poderosos quizás fueron los adultos de mi generación, posteriormente deje de percibir que tuvieran demasiado poder. Las lógias tendrían razón de existir en el pasado, el presente se hace mediante el mecanismo de los partidos políticos. Los partidos políticos desplazaron a las logias, aunque muchos políticos conservaron pertenecer a la masonería quizás por tradición. Los políticos en México estaban asociados sobre todo al régimen de partido dominante y el partido dominante conservaba principios de defensa del liberalismo y el Estado laico. Personajes como Jesús Reyes Heroles, fueron de los últimos políticos que estuvieron ligados a la masonería, en las altas esferas del poder.
He conocido a historiadores que los han estudiado, que han concluido tesis sobre su historia reciente. Hoy los tengo más presentes en libros que en redes del poder. He escuchado que la propia Iglesia dejó, por lo menos oficialmente, de condenarlos y perseguirlos. Quienes aún lo hacen, tienen nexos con el pensamiento ultraconservador, es su antimasonería un símbolo indeleble de los grupos ultraconservadores en México.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Entre Gays te veas

La apertura hacia la diversidad sexual tomó vuelo a finales de los años 70 cuando comenzaron las marchas del orgullo homosexual en la Ciudad de México.
De niño y después de adolescente la homosexualidad me parecía algo lejano y remoto. Se hacía mofa como toda la cultura homofoba de ese periodo, pero en realidad yo jamás había visto a una persona gay. La carga de la palabra "maricón" tenía más el sentido de cobarde que de homosexual.
El primer homosexual que conocí fue un colombiano del lugar dónde yo trabajaba. Ni siquiera había sospechado que era homosexual, cuando haciendo amistad conmigo me invitó a su casa y luego a comer en un restaurante de Coyoacán. En el restaurante se comenzó a poner romántico y luego como que comenzó a tirarme la onda. No me esperaba algo así, para mi fue sorprendente. Pero me serené, pensé las cosa en lo que él seguía su discurso y le dije con franqueza que yo no tenía esas preferencias, que él me caía bien, pero que yo prefería las relaciones sentimentales con las mujeres.
Lo seguí viendo, saludando en el trabajo, conversando con él. Ya después jamás lo volví a ver. Recuerdo que cuando le respondí mi posición en el restaurante, el se sacó de onda, pero después hizo como si nada hubiera pasado. Guardé su secreto para no incomodarlo.
Alguna vez acompañé a mi novia a filmar la segunda marcha del orgullo homosexual en la Ciudad de México, puse mi cámara su equipo puso la película y salimos a filmar la marcha. Esta película aún la poseo. Hicimos entrevistas y ellas entregaron un trabajo con encuestas sobre la aceptación de los homosexuales entre los universitarios en 1979.


Más tarde he convivido con compañeros de trabajo de esta orientación y también con compañeras de trabajo que son lesbianas. He logrado con algunos de ellos amistad en el marco de un respeto mutuo de nuestras respectivas orientaciones.
Las organizaciones que surgieron a finales de los años 70 a la par de las organizaciones feministas tomaron nombres diversos como OIKABET, LAMBDA, y el Frente de Liberación Homosexual. Ha sido muy largo el camino desde que iniciaron. Hasta las bodas gay aprobadas este año en la Ciudad de México.
No quiere decir que no haya tenido diferencias con personas gays, una de ellas es que ellos piensan que todos tenemos la homosexualidad en el subconsciente y que por lo tanto todos somos homosexuales en potencia. No es así, puedo entender que ellos tengan orientación a una preferencia sexual diferente a la mía, pero yo me siento muy bien con la mía.
He tenido también diferencias y de plano he sido receptor de malas ondas por parte de algunos de ellos. Pero esto no obedece a su naturaleza homosexual, sino a que entre los seres humanos hay una diversidad y esta se expresa precisamente en que hay gays que son malas personas. Recuerdo en particular alguna vez que fui a pedir trabajo necesitado. Me había conectado una chamba, lleve mi curriculum y el que sería mi jefe era un gay que precisamente andaba con un chavito que había sido mi alumno. Cuando lo saludé, el tipo que estaba en una posición de ventaja comenzó a portarse grosero, por no decir que había algo raro. Luego me enteré que su pareja, mi ex alumno había trabajado para que él no me diese el trabajo, así que pues tuve que trabajar en otro sitio.
En realidad jamás le hice nada, por el contrario, pero esta persona dijo entre sus amistades que yo era una persona nefasta, hasta gente que era gay y que me conocía se enojó. Pero él tenía el poder y me chispó como candidato.
No obstante sigo teniendo contacto profesional con algunos de ellos con los que he debatido y compartido puntos de vista en Congresos. Me parece que ellos pueden tener, adoptar y educar hijos. Los que están inhabilitados para hacerlo tienen las mismas razones que los heterosexuales lo hacen muy mal. Convivir con gente de otras preferencias es una prueba de la madurez que tenemos como personas.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Entre feministas te veas

.
¿Son las feministas en realidad tan amenazantes como para realizar marchas como lo hace el grupo Círculo Masculino en la Ciudad de México. De niño ni siquiera entendía que existían. Asistí a las primeras escuelas de hombres y mujeres cuando muchos niños y niñas de mi generación lo hicieron en escuelas no mixtas. En mi hogar hubo puros hermanos, no tuve hermanas. Así que mi primer contacto básico con mujeres de mi edad fue en la escuela. Tuve un hogar dónde la autoridad indiscutible era la de mi Papá y mi Mamá seguí el patrón original, un mundo separado de adultos y niños, dónde los adultos vigilaban lo que era más conveniente para los menores. Un hogar tradicional
Nunca entendí hasta que ya fui adulto la crítica sesgada que Mary Poppins le hacía a la madre de los niños por acudir a mítines a favor del voto a las mujeres.
El primer contacto con feministas lo tuve en la Universidad y luego en el ambiente laboral. Mis compañeras de trabajo me platicaron en qué consistía el ideario feminista y lo que implicaba la lucha por los derechos de la mujer. Jamás me pareció ello ni tan amenazante, ni tan loco. Mis propias compañeras de escuela eran activas en este asunto y habían fundado organizaciones como el Grupo Autónomo de Mujeres Universitarias GAMU y en mi centro de trabajo en los 70 una de las primeras organizaciones ONG de asistencia a las mujeres violadas. El Centro de Asistencia a Mujeres Violadas CAMVAC.
En mi relación con las feministas siempre he podido plantear problemas derivados de la relación hombre mujer. Debatí el problema de la kramerización o el fenómeno inverso de las mujeres despojando a los padres del derecho de ser padres frente a sus hijos. También he debatido fuerte cuando se acusa a alguien de violación y la mujer que lo hizo no fue violada y sus propósitos eran muy diferentes al ejercicio del  derecho.
Pero estas son excepciones. Por lo regular no puedo dejar de reconocer que las mujeres si son mayoritariamente relegadas y marginadas no sólo de los puestos y las oportunidades, también de son victimas de maltrato intra familiar y discriminación. La violencia en el transporte público porque están solas y se les piensa indefensas.
Aunque para un servidor la liberación de la mujer trabaja en conjunto con la liberación de la comunidad humana y de la aplicación de humanismo que es necesario. Muchas de las demandas de las mujeres son impostergables.
Por esa razón me he opuesto a la penalización del aborto, a las leyes discriminatorias en materia de sexo femenino. He buscado que se impulsen los trabajos de género en el lugar dónde laboro e intento no secundar cosas que son inequitativas.
En los últimos años me he enfrentado a la ultraderecha mexicana en un duelo que lleva ya varios años por desmentir las falacias que en materia de aborto y derechos de la mujer se dicen. En este caso no es sólo una actitud de tolerancia hacia lo que me es diferente, sino de una participación activa dónde yo juego el rol de estar al lado de quienes luchan por todas estas cosas.
No he tenido parejas feministas, aunque mis parejas han sido personas pensantes muy conscientes y con una buena capacidad intelectual. Quizás eso y la transgresión de mi propia Mamá hacia la ruptura de la tradición es lo que impulsa en buena medida el esperar siempre una posición positiva de las mujeres.
Mis compañeras de trabajo, mis amigas, mis ex compañeras sentimentales, todas han sido mujeres que han aportado algo a nivel social.

domingo, 29 de agosto de 2010

Entre judíos te veas

Los judíos han sido algo normal entre la familia, han existido relaciones con ellos sin que los veamos en exterioridad. Mi padre se convirtió del libre pensamiento al catolicismo cuando era mayor de edad, pero tuvo muchos amigos judíos cuando vivió en Nueva York. En los años 30, poco antes de la guerra fue enviado con su familia al barrio de Brooklyn para evitar los desordenes de la caída de Juan Vicente Gómez en Caracas. Así que viajaron a la Big Apple con una tía de ellos, mi tía abuela y tuvieron que vivir un tiempo allí.
En Times Square tuvo un amigo judío cuya madre era muy consentidora y protectora con su hijo, además que tenía mucho dinero. Recuerdo una anécdota en la que mi Papá invitó al chico al otro lado del puente y lo llevó a una heladería. En Times Square los helados costaban entre 70 y 90 cts. de dólar mientras que en Brooklyn eran entre 40 y 60. Así que al llegar a la heladería pidieron el de 60 cts. El niño judío quedó impactado por la enorme cantidad de helado por 60 y exclamó ¡Esto por 60 centavos! El dependiente tomando exactamente al revés la frase le dijo ¿Y qué querías por 60 centavos?
Para mi los judíos eran una cosa de relato, los conocí a lo lejos cuando se presentó un grupo Scout isrealita en un evento. Más adelante los he venido conociendo como mis alumnos. Han atravesado muchos de ellos por mis aulas y más de uno se convirtió en mi amigo.
Me quedó muy claro, los judíos no son ningún grupo racial, son más bien grupos con creencias religiosas basadas en el judaísmo. Son un grupo muy endógamo, lo que quizás los convierte en blanco de un cierto rechazo social. También suelen tener éxito en sus actividades, lo que despierta contra ellos envidia, celos, rechazo. Cuando comes con ellos guardan las restricciones de los alimentos. Nada de Jamón o cerdo, nada de mariscos, es muy curioso que sentados a tu mesa no pueden comer todo, así que si les invitas ten en cuenta que tienen restricciones para comer.
En general conmigo fueron muy tolerantes y respetuosos. Alguna vez le pregunté a uno de ellos que si quisiese ser judío que pasaría.
Me respondió que tendría que pasar pruebas, la circuncisión, el aprendizaje de la Tora y la tradición. Corroboran que la conversión sea algo sincero. Los judíos no son un grupo unificado, existen por decirlo así varias comunidades, muchas de ellas radicadas en nuestro país.
En mi perspectiva, el odio a los judíos es algo enfermizo, nunca lo he entendido bien y creo que no lo entenderé. Respeto mucho los juicios en contra del Estado de Israel contra los palestinos, pero creo también que existen muchos ángulos en el conflicto, en verdad lamento mucho que ese conflicto este vivo.
El antijudaísmo católico nunca fue, digamos, algo que entendiera mucho. He escuchado entre los católicos juicios contra los judíos, per sé, sin argumentos, un odio porque sí. No son todos los católicos, son sobre todos los de la ultra derecha y la derecha que tiene fuertes tintes falangistas. Cuando alguien empieza con anti judaísmo no es un católico común y corriente, es sobre todo un católico con nexos conservaduristas.
Mucho de ese judaísmo viene precisamente de algo que he leído. Los cristianos se deslindaron de los judíos, en el momento en que los israelíes se rebelaron contra los romanos y resistieron en Masada. Los cristianos eligieron los evangelios que menos se contradecían y que daban una cierta coherencia a su doctrina. El problema también es que dichos evangelios eran críticos al judaísmo.
Por ello tampoco puedo empatar para nada con el neo nazismo, las evidencias del Holocausto son contundente, el negacionismo histórico es tan sólo un acto ideológico de propaganda que no tiene ninguna base.
El antijudaísmo produce odios, cosas que no tienen justificación. Existe judios que son buenas personas y también los existen antipáticos y prepotentes.
Sin embargo, un rasgo de una persona no puede calificar a todo el grupo social o etnico, podemos tratar de entender, debemos ser tolerantes con lo que quizás no pueda gustarnos, debemos admitir las aportaciones que los judíos han hecho al mundo contemporáneo. Las creencias no determinan necesariamente sus aportaciones al mundo.

sábado, 21 de agosto de 2010

Entre comunistas te veas (III y último)

A principios de los 70 las escuelas de la UNAM vivieron el post 68. El gobierno no tenía ingerencia abierta en ellas más que por sus agentes y sus grupos pagados, los porros. Los estudiantes sólo tenían un escollo, el porrismo. Cuando entrabas a una preparatoria siempre el problema era el primer año. Te "taloneaban"(1), te rapaban a la fuerza, tenías que soportar la humillación de la novatada, verdaderas prácticas de bullying en la Escuela, con el auspicio de autoridades y con la protección del diputado local, el agente del ministerio público o el comandante de la judicial.
El Pos 68 fue el intento del gobierno por regresar al control a los estudiantes y los grupos de choque fueron un recurso. Yo cursé en la primera preparatoria de la UNAM dónde los porros fueron expulsados por la alianza entre las autoridades y sus estudiantes. Cerraron la cafetería y expulsaron a los alumnos que ejercían estas prácticas, en 1969, tras el regreso a clases se suscitaron los últimos enfrentamientos y los porros fueron expulsados. En estos acontecimientos tuvieron papel destacado los miembros del Comité de Lucha de la Prepa 6 que vieron quemado su local por un ataque porril, a Enrique Espinoza Suñer "sólo" le tiraron los dientes de un batazo.
Así a pesar de que no había porros en Prepa 6, los porros siguieron latentes de dos formas. Llegaban de la Prepa 5, dónde los grupos porriles querían re colonizar la 6 o directores posteriores quisieron cobijar grupos que los protegieran. Como era muy impopular que lo hicieran abierto, los disfrazaron de grupos "culturales" o "deportivos".
Como he reseñado cuando ingresé al Bachillerato era más bien un católico remojado en una tradición renovadora proveniente del Vaticano II y cercano aunque no militante al Movimiento Familiar Cristiano. Un día en los años 70 vinieron porros de la Prepa 5 en camiones a amedrentarnos, yo no estuve, pero me relataron la escena de decenas de estudiantes huyendo de la agresión porril por las bardas tras la Prepa 6. Los únicos que se organizaron para evitar agresiones fueron los miembros del Comité de Lucha. Estudiantes no comunistas, cristianos, independientes nos organizamos con ellos. Mecanismos de alerta y autodefensa, organización de los estudiantes fueron la respuesta a las posibles agresiones.
En los grupos en que nos dividimos crearon la Brigada San José, estudiantes comunistas de tendencia maoísta y algunos cristianos que deambulábamos en este esfuerzo. Así que en términos de organización llegamos al primer consenso con los comunistas, ellos le decían San José por José Stalin y nosotros le decíamos San José por el padre de Jesucristo. La verdad como adolescentes nos pareció muy divertido este "consenso".
Así en la organización tomé contacto con el maoísmo. Si datamos los inicios de los 70 teníamos todo el impacto de la revolución cultura china, el conflicto chino-soviético y el maoísmo era como la ideología de moda. Como sería el neozapatismo en los 90. A los 16 años no tienes un background cultural suficiente como para distinguir demasiado y además, sinceramente, los maoístas eran mucho más simpáticos, atrevidos, organizados, valientes y emprendedores que los miembros del Comité de Lucha que pertenecían al Partido Comunista Mexicano. A la distancia puedo entender que era más un asunto de personas y caracteres que de programas. Una generación previa, al parecer habían estado militantes más abusados como Elvira Concheiro y Juan Luis, pero los militantes que yo conocí no eran brillantes para mi gusto.
Así que decidí al principio mantenerme independiente, preservé mi cristianismo, pero mis ligas con mis amigos maoístas fortalecieron mi conocimiento sobre China, sobre la Revolución cultural, sobre el planteamiento de la Nueva Democracia. El Partido Comunista en ese momento mantenía una posición de participar en los órganos de gobierno de las escuelas, lo que en la perspectiva estudiantil era más bien una posición reformista. Así que mi admiración a lo que sucedía en China (A través de Pekin informa), las personas que pertenecían en ese momento al PCM en Prepa 6 y los maoístas que se convirtieron en mis amigos, aunado al dogmatismo pro soviético del PC, terminaron por influir en la decisión de no ingresar al PCM como militante y quedar como estudiante independiente, tal y como lo había hecho desde un primer momento.

Más adelante pude hacer una crítica al maoísmo sin dejar de ver en él un movimiento antifeudal y de superación de economías pre capitalistas muy interesante. El maoísmo tiene una gran capacidad de organización y trabajo popular entre las masas. Aprendí mucho de ellos, pero el programa que proponen terminó por no convencerme. En la medida en que seguí estudiando el maoísmo, mi "maoísmo" estudiantil ligado sobre todo a amistades y simpatías cedió paso por tener mejores herramientas para el análisis social.
Lo curioso es que tengo amigos en el PC y amigos que fueron militantes maoístas muy comprometidos. Los comunistas no fueron tan amenazantes ni tan peligrosos como lo decía la ultra derecha. En realidad son un punto de vista y en consecuencia tienen una acción concreta en la realidad de acuerdo a su filosofía. Satanizarlos o combatirlos en realidad es algo que no entiendo, lo único que puedo comprender es que quienes lo hacen no los conocen.
(1) Talonear viene del slang o kaló mexicano. Se aplica a las mujeres que piden dinero en la calle, las prostitutas talonean. Entre los estudiantes se aplicaba a la acción de los porros de pedirte dinero. Todo el primer año, te quitaban el dinero.

domingo, 15 de agosto de 2010

Entre comunistas te veas (II)

Cuando era niño, mi comunidad, la sociedad en la que vivía era profundamente conservadora. La palabra comunismo o comunista no se presentó sino a finales de los años 60, cuando la vi en una publicación de corte anticomunista que emitía una de las tantas "organizaciones sociales" de la Iglesia católica. Unas caricaturas dónde hablaba que en Rusia o en Cuba estaba como encerrados todos. Mi primera impresión fue tragarme todo ese planteamiento y rechazar una ideología que significaba la idea que se me sugería, la esclavitud de las personas.

 

Yo viví en la prensa 1968, era un niño como de la edad de Kevin ARNOLD el personaje de "Los años maravillosos". Las imágenes de jóvenes atacados, golpeados por la policía, marcó como no tienen idea mi percepción de lo que era el gobierno en México y su autoritarismo "democrático". ¿Por qué los soldados golpeaban a los jóvenes? Jóvenes que eran exáctamente como mis hermanos mayores, como mis vecinos, muchachos de pelo largo que sólo se divertían, que me eran simpáticos. ¿por qué?

 

Mi comunidad barrial tenía fuerte influencia del movimiento familiar cristiano y de los misioneros del Espíritu Santo. A ellos acudían los estudiantes para que se dijeran misas por los muertos y por los presos. ¿Muertos? ¿Presos? Comencé a definir aquello que la canción minera socialista norteamericana decía ¿Y tú con quién estas? Así que si bien rechazaba a los "comunistas", lo cierto es que mis ojos de niño no dejaban de ver lo que pasaba en el mundo.

 

Al pasar a la educación media, - en México esta educación se divide en dos Media básica (que le llaman secundaria) y Media Superior (que le llaman bachillerato) - no sólo cambie de escuela, cambie de barrio y por lo tanto de comunidad. Tuve nuevos amigos, nuevas personas en un mundo diferente aunque básicamente en el mismo sector social de clase.

 

Aquí fue dónde por primera vez conocí a los "temidos" comunistas. Y no eran precisamente la gente mala y perniciosa que habían dibujado en las publicaciones que leí en mi niñez. Eran básicamente hijos de trabajadores que mantenían convicciones particulares sobre la pobreza, sobre lo que significaba el mundo del trabajo y su oposición al gobierno autoritario que teníamos en México. No eran precisamente gente excepcional, sino más bien gente común cuya diferencia era que leía, que se preocupaba por la ciencia y la cultura, por las tradiciones. Lo único que no tenía en común, era que no eran católicos, pero ello no obstara para convivir, para jugar con ellos, pues al fin y al cabo eran chamacos como yo.

 

Al comentar sobre la "prisión" rusa o cubana, con mucha paciencia me respondieron prestándome textos en los que conocí el otro extremo, la Unión Soviética, Cuba, China. Muy complicados para mi edad, estoy hablando de aproximadamente 13 años, no entendía bien lo que decían. Leí a RIUS, Eduardo del Río el que por cierto vivía no hacía tiempo en la misma zona y de la que los vecinos rumoraban había venido en más de una ocasión a molestarle la policía. No alcancé su época de Los Supermachos, más bien me tocó la segunda época con Los agachados. Eran revistas cómicas que en realidad me divertían mucho. Sus personajes como el reuter Nopalzin, Don Ruco, Trastupijes y otros me hacían reír, además de que enseñaron lo que habían sido muchas cosas de las que ignoraba sobre la realidad del país.

 

Si bien, no me sentía comunista, ya no podía tener una aversión por personas que vivían en mi comunidad, que eran realmente como todos nosotros, que estudiaban en la misma escuela, que compartían los mismo juegos y cuya diferencia era sobre todo un discurso en el que señalaban verdades, el autoritarismo del gobierno mexicano priísta, el que en mi niñez había presenciado como golpeaba estudiantes.

 

Que eran contrarios a los gringos, que eran antimperialistas. Por favor, ese no es ningún pecado, para los mexicanos, los norteamericanos han sido siempre una potencia abusiva en contra de todos nosotros. ¿Así que cuáles eran las objeciones a los comunistas? ¿Qué no comulgaban con los gringos?, ¿Qué se oponían al gobierno?, ¿Qué señalaban que a pesar de que nosotros estábamos acomodados, había muchos muchachos como nosotros que no podían seguir estudiando por su pobreza y por estar marginados?

 

No creían en Dios ¿Sí y qué? Eran iguales a nosotros en la comunidad, sólo pensaban diferente, leían la URSS informa, en la que se decía exactamente lo contrario a las prisiones colectivas que nos pintaban los periódicos que llegaban a la casa impulsados por organizaciones como los Caballeros de Colón.

 

Aún después de muchos años he conocido no sólo a los padres de mis amigos, maestra normalista y electricista de la tendencia democrática del SUTERM, he conocido a sus hermanos y hermanas, brillantes y comprometidos profesionistas que terminaron con muy buenas calificaciones sus carreras y que inciden en la realidad de sus profesiones. Médicos, pedagogas, psicólogas, economistas con estudios en el extranjero, becados, porque todos ellos mantuvieron excelentes calificaciones. Todos ellos querios y acogidos por la comunidad, he conocido a sus hijos y quizás algún día conozca a sus nietos.

 

Así que fuera de lo que decían estas revistas que lanzaban a los comunistas como agentes externos a las comunidades, el comunismo, siempre me lo ha parecido, es un conjunto de ideas paradigmáticas en torno a la realidad social. A diferencia de los periodicuchos de la ultra derecha, ellos si están en las comunidades y tienen un elemento que jamás les vi a los otros. Dialogan, discuten, entran en controversia y se comprometen con problemas que son generalmente comunes a la sociedad. En la siguiente entrega le comentaré porqué decliné la decisión de entrar al Partido Comunista Mexicano, a pesar de que muchos de mis conocido e incluso amigos pertenecieron a él

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


domingo, 1 de agosto de 2010

Entre comunistas te veas (I)

Es una deuda que tengo con Nómada escribir acerca de la muerte de Saramago y de Carlos Monsivais. A Saramago, siento desilusionarla no lo he leído y no porque no tenga ganas, sino porque algo que he tenido que sacrificar en mi vida, por la preocupación política ha sido precisamente la Literatura. A Monsivais si lo he leído y no sólo esto, coíncidimos alguna vez en la vida, nos conocimos en persona aunque no fui ni su amigo, ni su camarada, teníamos ideas distintas de la política aunque quizás teníamos coincidencias en el asunto de la tolerancia.
Así que al confiar en que usted rescató con exactitud las frases de José Saramago, la parafraseo a usted sobre Saramago:
Giordano...se preguntará a que se debe mi inesperada visita. Le responderé con una pregunta: ¿Escribirá usted algo acerca de JOSE SARAMAGO? Comunista, hijo de campesinos analfabetos, Hombre que se construyó a sí mismo y un gran ateo que, para variar, nos enseñó mucho acerca de Dios y la Responsabilidad del Hombre para consigo mismo. Nos dijo en pocas palabras: la ética es suficiente para ser buena persona, no usen el nombre de Dios como excusa. "Dios es el silencio del Universo, y el hombre, el grito que da sentido a dicho silencio"
Observo en la frase a un escritor que refiere algo que es común en la metafísica de nosotros, los ateos. Me sorprende siempre cuando los creyentes tratan de interpretarnos sobre la base de sus propios parámetros. Cuando lo que un creyente para entendernos, lo que debe hacer es pararse sobre nuestros parámetros. Lo mismo va para nosotros, no puedo entenderla si no recurro a entender sus creencias. Pero en este asunto siempre tenemos una ventaja, muchos de los ateos fueron antes creyentes, así que en alguna etapa de la vida entendimos esto de lo que es creer. Si se tiene la madurez entonces uno no es anticlerical, yo no lo soy aunque sea crítico de determinadas cosas de la jerarquía, con la doctrina, la verdad suelo no meterme, son problemas que desde mi perspectiva sólo tienen un interés antropológico y cultural.
Pues bien este asunto de si la "pérdida" de Dios nos hace naufragar en un mar en el que estaríamos perdidos por falta de referentes, es el mismo problema que plantea Nietzche en Dios ha muerto, en Así hablo Zaratustra y en otras de sus obras. ¿Desaparece la ética, porque desaparece Dios? No para nosotros los ateos, el descubrimiento de la existencia sólo conceptual de Dios es un trauma que se supera por la consciencia del universo en el que vivimos. Nuestro referente ya no es Dios, sino el soporte mismo en el que vivimos, la comunidad humana.
Así perder a Dios no es perder valores, sino concientizar el soporte mismo de esos valores en nuestra comunidad humana, en lo que es el hombre mismo. Desde hace tiempo, la propia filosofía distingue la diferencia entre Ética y moral. Entiendo la religión de mis padres, como una religión que prescribe una moral y un sistema de reglas, unas universales y otras particulares. La religión dotó de ese sistema de referentes en base o en nombre de Dios, así que no se distinguía entre que prescribía el hombre mismo y cómo era el mecanismo de "dictados" de Dios.
Nosotros los Ateos, aparecimos no en los primeros momentos de la evolución humana, sino en los periodos más recientes. Somos una aparición que requirió mucha ciencia y mucho conocimiento para que algunos decidieran dejar de tener referentes divinos. Fue una consecuencia inminente de las transformaciones del pensamiento ilustrado.
Lo que cambió con nosotros es que algunos seres humanos dejamos de ordenar el mundo en base a reglas que nos dotase la religión y preferimos asumir críticamente todo este asunto de las reglas. Unos llegaron a través del pensamiento liberal, otros por la reflexión científica y muchos más por el pensamiento socialista.
Al principio adheridos a nuestros movimientos de raíz, principalmente políticos y después poco a poco en un movimiento civil que ha tomado fuerza en los últimos tiempos. La consciencia de nuestro ateísmo es también la movilización por la tolerancia y el respeto a nuestro modo de pensar. Los ateos tenemos que ser tolerantes, porque vivimos rodeados de creyentes, somos una minoría. Pero como minoría hacemos una campaña porque los creyentes nos respeten también.
La frase del Papa Benedicto XVI de que el mundo era amoral y nada ético por el avance del ateísmo, nunca recibió tanta crítica como en el periodo de sus antecesores. Digamos los Ateos le dijimos al Papa, los Ateos somos gente decente y no tiene porqué andar por allí diciendo mentiras. El problema de la amoralidad y la falta de ética no es un problema del ateísmo. Muchos católicos son amorales y poco éticos a pesar de profesar la religión católica. Así que el ateísmo no es el referente.
Los ateos entonces han lanzado campañas muy curiosas para voltearle a los creyentes esa visión intolerante acerca de nosotros. Conquistamos nuestro derecho a expresarnos socialmente, como lo tiene todo creyente. Si ellos dicen Dios te ama, no nos molesta porque tiene buena intención, pero el creyente tiene que recibir con la misma mesura nuestras frases.
Creo que a esto se refiere Saramago, nos sostenemos en la ética, es decir los principios generales del Ethos o comportamiento humano, porque los humanos tenemos reglas inherentes para convivir, que están en nuestro funcionamiento comunitario. Cuando Aristóteles ideó la Ética Eudemediana, buscaba en el comportamiento, reglas universales que nos permitiesen a los seres humanos tenernos a nosotros mismos como referentes.
Les envío un referente curioso, experimental de un grupos de ateos tocando en casas de mormones para predicarles ateísmo. Voltear el chirrión por el palito como decimos en México.
Espero que les guste:
La parte de los comunistas se lo relato en la siguiente entrega.

domingo, 18 de julio de 2010

Programas de la Oposición.

La función y operación de los partidos pequeños en el espacio electoral mexicano.

Partidos de izquierda.

Problemática.


Es difícil entender lo que pasa en la izquierda mexicana hasta para los mexicanos mismos. La izquierda esta a la defensiva después del embate de los medios derechistas monopolizados en dos grupos corporativos: TV Azteca y TELEVISA. Desde el gobierno federal se ha conducido una campaña de división y hostigamiento con la abierta intervención del Tribunal Federal Electoral controlado por la federación, gobierno panista.
Jesús OrtegaEl tribunal impuso a Jesús Ortega en la presidencia del PRD, Ortega perdió la contienda electoral frente a Alejandro Encinas y sin el apoyo de los perredistas entró a la Presidencia por orden del TRIBUNAL ELECTORAL. El conflicto interno la división sembrada por Camilo Mouriño entonces Secretario de Gobernación (Ministerio del interior) habla de la vocación profundamente ingerencista y antidemocrática del gobierno mexicano.

La clara intención de meter una cuña en el principal Partido de Izquierda y de arrebatarle a López Obrador la fuente de financiamiento. Se trataba de reducirlo a nada y darle muerte política.
Para entender la división de la izquierda se deben tener en cuenta estos dos factores:
a) La ingerencia del gobierno en los mecanismos internos de control del PRD.
b) La situación defensiva de la izquierda legítima frente a esta ingerencia.
Alejandro EncinasPor ello, los dos partidos de izquierda han operado la función de servir de retaguardia del lópezobradorismo, lo que ha impedido por un lado la muerte política de López Obrador y por la otra han complicado las intenciones del gobierno federal panista.

Embestida del gobierno federal contra la izquierda pequeña.

En la elección de 2009, el gobierno federal trató de aniquilar al lópezobradorismo, atacando su retaguardia, con la intención de que los partidos "pequeños" de la izquierda, el Partido del Trabajo y Convergencia Democrática perdieran el registro al obtener menos del 1.5 % de la votación. Paralelamente a la propuesta ciudadana de llamado a la abstención, el panismo jugó el abstencionismo para cancelar los registros del PT y en PCD.
De manera sucesiva, la izquierda pequeña logró frustrar las intenciones del gobierno. Primero al obtener y crecer en la votación necesaria para el registro y en segundo lugar derrotando la intención del gobierno de desalojar a Clara Brugada del gobierno de Iztapalapa. (Zona más numerosa y popular de la Ciudad de México). La elección de 2009 marcó la derrota de las intenciones del gobierno federal y su ingerencia frente a los partidos.
Retaguardia política de resistencia
Mientras el agente del gobierno federal en el PRD ha celebrado alianzas electorales con el PAN, lo que ha valido muchas críticas de la población contra la "izquierda", el lopezobradorismo logró consolidar a su electorado que votó por el PRD sólo en los candidatos del Frente y desplazó una buena parte de la votación al PT y PCD evitando que se cancelara su registro.
Los partidos pequeños han sido además claves para la concertación de las reglas con vistas a llegar a un proceso electoral de manera unificada. El mecanismo se conoce como DIA, Diálogo para la Reconstrucción de México.
La izquierda llega al proceso de 2012 muy debilitada, las acciones del gobierno mexicano, que aspira a un sistema bipartidista y a eliminar a la izquierda del escenario electoral si la han golpeado.

sábado, 10 de julio de 2010

Programas de la Oposición

La función y operación de los partidos pequeños en el espectro electoral mexicano.

Partidos de Derecha

Partido Verde Ecologista de México

Es un Partido patrimonial de la familia González Torres, conocidos también por tener gran influencia en la Universidad de los jesuitas en México, la Universidad Iberoamericana.
Salvo el nombre y la postulación formal de posiciones ecologistas, este partido no es ecologista y tiene posiciones más bien extrañas y contrarias al ecologismo. Por ejemplo pugna por la Pena de Muerte para los secuestradores y se ha visto enredado en escándalos de venta de tráfico de influencias, para concesiones de impacto ambiental contra la propia ecología. Su propio Presidente actual, José Emilio González Martínez, hijo de González Torres fue exhibido en un vídeo concertando permisos a cambio de dinero para pasar impactos ambientales en el estado de Quintana Roo.
Si el "Verde" no representa a los ambientalistas mexicanos ¿qué representa? En realidad la venta de posiciones que permiten ser bisagra en el congreso y completar votos a los partidos mayoritarios a cambio de prevendas y concesiones.
El PVEM no tiene una orientación ideológica clara, esta en alianza con el PAN en las elecciones presidenciales y esta en el PRI. Apoyado por yuppies(1) egresados de universidades privadas, se ha mantenido en los primeros lugares entre los partidos pequeños gracias a un marketing político eficaz y a campañas apoyadas en los medios masivos de información, principalmente electrónicos.
Ha votado en favor de los impuestos antipopulares y en contra de la asistencia social de la población.

Partido Nueva Alianza

En 2005 el Partido Revolucionario Institucional se fracturó cuando el Presidente del Partido y la Secretaria General se confrontaron. Roberto Madrazo ganó la candidatura presidencial. La líder del sindicato de maestros SNTE, controlado
corporativamente por los gobiernos priístas, Elba Esther Gordillo fue expulsada del Partido por hacer proselitismo en favor del PAN. Gordillo se alío entonces con el PAN y fracturó la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado FSTSE y formó su propia Federación controlada por ella. A partir del control corporativo la dirigente Gordillo formó el PANAL o Partido Nueva Alianza, para jugar con los apoyos y apuntalar sus negociaciones en el gobierno. El PANAL es un partido que controla personalmente Elba Esther utilizando la estructura del Sindicato de Maestros.
Los favores de Gordillo al gobierno de Calderón han sido ampliamente pagados por el PAN al concederles posiciones en Educación Pública, con el control del sistema de salud para los trabajadores del gobierno o ISSSTE, en el sistema de Lotería Nacional. En todos estos lugares el PANAL ha colocado a sus incondicionales. El PANAL es entonces otra fuerza similar al PVEM, un partido bisagra que sirve para vender su apoyo a los partidos mayoritarios. Gordillo ha sido acusada de estructurar con el SNTE el FRAUDE de 2006 contra el candidato de la izquierda. En los cursos de funcionarios de casilla impartidos a maestros les decían: No ganan los que obtienen más votos, sino quienes los saben defender.
Ha sido responsable de las reformas a la seguridad social a cambio de una muy generosa bolsa que es el manejo de los fondos de los trabajadores.