Nos visitan del mundo

martes, 16 de junio de 2009

Libertad: moneda falsa

Los más influyentes filósofos nos han tratado de traducir lo que pensamos, y porque lo pensamos. Es así como el famoso cartesianismo tuvo mucha influencia, hasta que a alguien se le ocurrió pensar que en lo dicho por René Descartes había un error (bueno, más bien el error estriba -dijeron para que no se sintiera el ducho Descartes- en la manera de enunciarlo, así fue como el "pienso, luego existo" pasó a ser "dudo, luego existo"), pero...ahí -para variar- los usuarios de la filosofía de importación que nos llegó de Occidente , primero vía los conquistadores y despúes nosotros por puritito gusto le seguimos, no nos actualizamos y nos seguimos de frente sin ocuparnos en algún momento (hey, intelectuales de pacotilla, les estoy hablando a ustedes), de actualizarnos. Digo, si los latinoamericanos vamos a andar de copiones, sin generar nosotros -a pesar de estar plenamente capacitados para ello- conocimiento nuevo, creo que lo menos que podríamos hacer es reciclar debidamente el conocmiento. Eso es nada más para empezar. Al tema.
Lo anterior viene a colación por el famoso concepto "libertad", el cual los filósofos nos han vendido como la panacea del mundo (empezando por la Iglesia Católica, ¿te sorprende?)
Pregúntame porqué lo digo.
Buen día,